Ir a contenido

Santi Baró gana el premio de literatura juvenil Gran Angula de Cruïlla

El jurado declara desierto el Vaixell de Vapor de literatura infantil

EFE / BARCELONA

El escritor de Olesa de Montserrat (Barcelona) Santi Baró ha ganado hoy el XXIV Premio de Literatura Juvenil Gran Angular, convocado por Cruïlla y dotado con 15.000 euros, con la obra 'Fario', protagonizada por Andrea, una adolescente rebelde y conflictiva de dieciséis años.

El jurado, formado por el profesor Joan Bustos, la bibliotecaria Nati Calvo, los escritores Marc Donat y Pau Joan Hernàndez, y la editora Dolors Ortiz, ha destacado que la trama mantiene siempre la atención del lector, con unos personajes "muy bien dibujados" en una "historia dura, nada azucarada, donde no todos los conflictos terminan bien".

Por otra parte, la XXX edición del premio de literatura infantil El Vaixell de Vapor ha quedado desierta al considerar el jurado que "no se había presentado ninguna obra con suficiente entidad para ganar", de las 27 que concurrieron.

Santi Baró, que en 2011 ya obtuvo el Gran Angular y que ha ganado en dos ocasiones el premio Barcanova, ha explicado en rueda de prensa que ha creado una protagonista que tiene que ver con una joven que conoció hace unos años en una charla que ofreció en un instituto a estudiantes de cuarto de ESO.

Se trataba de una chica rebelde, enfrentada a su padre y a su madre, que bebía y fumaba.

La Andrea de 'Fario' es expulsada del instituto y su madre, que ya no sabe que hacer con ella, la envía a pasar una temporada a casa de los abuelos en el pirenaico pueblo de Boldís Sobirà, donde se enfrentará a los secretos de la familia.

Baró ha comentado que la madre de Andrea lleva años sin tratar con sus progenitores y la joven en esta estancia acabará descubriendo por qué.

A la vez, se inmiscuirá en el mundo de la naturaleza y, especialmente, en el de la pesca, al que el escritor también es muy aficionado.

Precisamente, ha dicho que fario es el nombre que se da a la trucha auténtica de río, que "desgraciadamente ahora sólo se encuentra a ciertos niveles de altitud". "Los aficionados -ha apuntado- la veneramos como si fuera un dios".

Baró, que desde hace unos años vive de la literatura, entiende que la obra, aunque aparezca en una colección juvenil, puede ser leída por todo tipo de público.

Nacido en 1965, ha reconocido que se siente identificado con Andrea porque a los dieciséis años también fue un chico rebelde que decidió suspender todas las asignaturas del curso. "Suerte -ha subrayado- que mi padre y su mejor amigo me mostraron cómo amar la naturaleza".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.