Ir a contenido

FALLO DEL JURADO

John Banville, Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2014

El autor irlandés consiguió notoriedad con su obra 'El mar' al ganar el Man Booker Prize 2005, y amplió su público con las novelas negras firmadas como Benjamin Black

John Banville, en Madrid, el pasado febrero.

John Banville, en Madrid, el pasado febrero. / JUAN MANUEL PRATS

El escritor irlandés John Banville ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2014. El jurado ha dado a conocer al mediodía de este miércoles el fallo en el hotel de La Reconquista de Oviedo. El autor, que se desdobla para firmar sus obras estrictamente literarias con su propio nombre y las del género negro con el seudónimo de Benjamin Black, se ha mostrado "muy emocionado" por ser reconocido en el país de Miguel de Cervantes, el padre "de la novela de ficción moderna". "España es un gran país con una extraordinaria historia y cultura. Es un honor", declaró a EFE el autor, quien se refirió a Cervantes como el "primer gran novelista" de la era moderna.

"Creo --ha dicho-- que la novela comenzó con Cervantes. Ciertamente fue el primer gran novelista de la era moderna. Por eso estoy encantado de lograr un premio aquí, en un país con una historia cultural extraordinaria". La candidatura de Banville (Wexford, Irlanda 1945), propuesta por el vicedirector de la Real Academia Española, José Antonio Pascual Rodríguez, y por el embajador de España en Irlanda, Javier Garrigues, se impuso en las últimas rondas de votaciones a las del japonés Haruki Murakami y el inglés Ian McEwan. En este sentido, el escritor irlandés destacó el "gran esfuerzo" efectuado por el diplomático español para "intentar" que él "ganase este premio", uno de los "más importantes a nivel internacional". "Me invitó una noche a cenar con él y su encantadora mujer en Dublín y me cayó muy bien. No es habitual conocer a diplomáticos que entienden tanto de literatura como él", dijo el autor de 'El mar' (Anagrama / Bromera), novela que le dio el Man Booker Prize 2005, el galardón literario más codiciado del Reino Unido y que abrió su obra a los mercados internacionales.

Sin embargo, Banville solo llegó a un círculo mayor de lectores con su seudónimo Benjamin Black, con el que ha escrito siete novelas negras desde el año 2007. Una decisión que tomó para evitar tener que vivir de la enseñanza ante la evidencia de que su éxito de crítica no iba acompañado de unas ventas comparables. En la última de ellas, 'La rubia de ojos negros' / 'La rossa dels ulls negres' (Alfaguara / Bromera) se ha puesto en la piel de Raymond Chandler para escribir un nuevo caso del insvestigador privado Phillip Marlowe, un reto del que ha salido más que airoso.

En una autoentrevista publicada en este diario en el año 2007, Banville conversaba con Black. Y este la respondía así, para definir las diferencias entre las obras de ambos: "Usted dedica páginas y páginas a especular sobre el porqué de que tal o cual personaje hicieran tal o cual cosa, sin dar nunca, naturalmente, una respuesta. Yo procedo por medio de la acción. Mis personajes son lo que hacen. O al revés: lo que hacen es lo que son. Sus libros piensan; los míos miran. Miran e informan". 

Hace un par de años, hablando en Madrid de su último libro publicado como John Banville, 'Antigua luz', el escritor reincidía en las diferencias de sus dos personalidades literarias: "No hay confusión posible, ni conflicto. Black es el artesano que trabajo rápido y de manera fluida. Banville es el artista que pelea, palabra por palabra, para dar con la frase perfecta. Todo está en las frases. Más que escribirlas, yo las construyo". En otra ocasión definió al Banville literario como un "estilista que escribe prosa poética, poesía disfrazada".

Impacto en España

"Me encanta estar en España. La primera vez que viajé a España fue en 1963 ó 1964, cuando era un país muy diferente al de ahora. Era un país oscuro y muy pobre desde el punto de vista espiritual y económico, motivos por los que me sentía como en casa, me recordaba mucho a Irlanda". Las cosas, ha dicho, han cambiado mucho para ambos países. Los dos "han sobrevivido a sus crisis" y, al fin y al cabo, "es solo dinero", ha apostillado.

Banville opina que el Premio Príncipe de Asturias tiene, seguramente, mucha más repercusión en España que en Irlanda, pero se declara "maravillado" por el hecho de que su trabajo "haya tenido tanto impacto" en un país donde su obra se lee mayoritariamente en castellano. "Es muy difícil traducir mi estilo, pero me dicen que lo han hecho muy bien, que soy muy afortunado porque los traductores trabajan muy, muy duro para tratar de comunicar algo que he dicho", celebró el escritor, quien espera concluir una nueva novela este año. "Es lo que hago, escribo, escribo y escribo", dice Banville, famoso también por sus novelas negras escritas con el pseudónimo de Benjamin Black

Candidaturas

A este premio optaban un total de 24 candidaturas procedentes de Argentina, Cuba, Chile, China, Egipto, Estados Unidos, Grecia, Irlanda, Italia, Japón, Mozambique, Reino Unido, Uruguay y España.

El jurado está integrado por las siguientes personas: Xuan Bello Fernández; José Manuel Blecua Perdices; Amelia Castilla Alcolado; Juan Cruz Ruiz; Luis Alberto de Cuenca y Prado; José Luis García Martín; Álex Grijelmo García; Manuel Llorente Manchado; Rosa Navarro Durán; Carme Riera i Guilera; Fernando Rodríguez Lafuente; Fernando Sánchez Dragó; Ana Santos Aramburo; Diana Sorensen; Sergio Vila-Sanjuán Robert y José Luis García Delgado.

0 Comentarios
cargando