DRAMA

10.000 KM El amor por Skype

10.000 KM El amor  por Skype
1
Se lee en minutos

Vehiculada casi por completo a través de sesiones de Skype, mensajes de texto e incluso consultas en

Google Maps, esta atípica historia de amor entre David Verdaguer y Natalia Tena ofrece una pertinente y certera actualización del viejo conflicto de los amantes separados por la distancia geográfica: en este caso, entre Barcelona y Los Ángeles.  El director catalán Carlos Marqués-Marcet la usa para criticar los poderes y limitaciones consustanciales a la tecnología, que en la nueva era pueden unir a las personas pero en ningún caso pueden unirlas lo suficiente, en tanto que no pueden ser sustitutas de la presencia física.

El director, debutante -aunque no se le nota-, se sirve de un imponente plano-secuencia inicial que ilustra a la perfección el férreo vínculo que la pareja comparte al principio del viaje, y lo opone a la serie fragmentada de momentos y conversaciones mediados por lo tecnológico que vienen después, y que denotan interrupción y separación.

En conjunto, en todo caso, 10.000 KM funciona como mucho más que un mero aviso antitecnológico o un recordatorio de como, en las relaciones a larga distancia, el calor y el entusiasmo iniciales están condenados a ceder ante la frustración y, finalmente, el vacío.

Noticias relacionadas

Evadiendo en todo momento el exceso melodramático, la película de Marquès-Marcet alcanza a ofrecer una intrigante explicación sobre el sentido mismo del amor. NANDO SALVÀ

Carlos Marqués-Marcet