Ir a contenido

Los floristas esperan mantener las ventas de rosas por Sant Jordi

Mercabarna-Flor confía en que se vendan seis millones de rosas, las mismas que el año pasado

Flores en las paradas de Sant Jordi de la Rambla de Barcelona, el año pasado.

Flores en las paradas de Sant Jordi de la Rambla de Barcelona, el año pasado. / DANNY CAMINAL

Los catalanes regalarán con motivo de la Diada de Sant Jordi seis millones de rosas, fundamentalmente de la variedad Freedom, la rosa roja típica de esta festividad, en la que los productores esperan que se mantengan las ventas del año pasado.

Los responsables de Mercabarna-Flor han informado este martes en rueda de prensa de que de ese mercado central saldrán dos millones de las rosas que se venderán en Catalunya, una cifra similar a la del pasado año, ha augurado el presidente de la Asociación de Empresarios Mayoristas (AEM), Miquel Batlle, que ha asegurado que, teniendo en cuenta la situación económica actual, es una buena noticia.

El representante de los mayoristas ha recordado la importancia de la Diada de Sant Jordi para el sector, "ya que en esta época se vende el 30% del total de las rosas que se venden durante todo el año" y ha destacado que la buena producción de rosas de este año permitirá que los precios se mantengan durante el año anterior.

El precio medio de una rosa adquirida en una floristería, según Miquel Batlle, debe de rondar los cinco euros, aunque el precio final se incrementará "en función del valor añadido, de la composición o de la creación que haga el florista".

Más flores en día laborable

La presidenta de Mercabarna, Sònia Recasens, ha destacado la importancia para las ventas el hecho de que el día de Sant Jordi caiga en laborable, "porque de esta manera la venta de rosas sale del entorno familiar y se extiende a comercios, el ámbito laboral, restaurantes y equipamientos sociales o culturales".

Este año se comercializarán un centenar de variedades diferentes de rosas y entre ellas, una de las novedades, es la Rosa Mediterránea, una flor que evoca frescor, vitalidad, intercambio cultural, relación entre personas y fusión de pueblos.

"La Rosa Mediterránea tiene una base de rosa roja y los floristas hacen arreglos que evocan el mar Mediterráneo con la colocación de conchas, tonos azules o redes", ha explicado Recasens, que ha destacado que "el diseño, la innovación y la creatividad también tienen que estar presentes en la creación de rosas en una ciudad como Barcelona, referente en diseño en todo el mundo". El rojo seguirá siendo este año el color más solicitado y se espera que el 90 % de las rosas que se venderán sean de ese color.

Importada de Ecuador y Colombia

"Las rosas de color van variando constantemente e introduciendo novedades, pero la más vendida continúa siendo la roja", ha dicho Batlle, que ha asegurado que "la rosa roja es tradicionalmente la que se regala a la pareja y la de color la que se reserva para otros ámbitos, como por ejemplo el laboral o los comercios".

La rosa Freedom, que se caracteriza por sus pétalos rojos y su tallo largo y que se importa de Ecuador y Colombia, es la rosa más vendida en Sant Jordi y este año supondrá el 60 % de las ventas. La segunda rosa más vendida es la Red Naomi, que representa el 20% de las ventas, una variedad que se comenzó a comercializar en 2009 y que se produce mayoritariamente en Holanda y en pequeñas cantidades en la zona barcelonesa del Maresme.

Los floristas también trabajan en la recuperación de la variedad Chrysler, "que es la tradicional rosa de Sant Jordi, una rosa de tallo corto y que se caracteriza por su aroma", ha dicho Miquel Batlle, que ha recordado que "esta variedad se ha ido perdiendo y tratamos de recuperarla poco a poco, pero la cantidad de venta es todavía muy pequeña".

Temas: Rosas Sant Jordi

0 Comentarios
cargando