Ir a contenido

Fallece en Barcelona el payaso Joan Montanyès 'Monti'

El 'clown', de 48 años, recibió en el 2001 el premio Max especial de circo en la cuarta edición de estos galardones de las artes escénicas

'Monti', o lo que es lo mismo Joan Montanyès, uno de los tres grandes payasos de la escena catalana (Tortell Poltrona y Leandre completarían esa Santísima Trinidad ahora trunca) falleció el pasado viernes en Barcelona, víctima de un cáncer, que le diagnosticaron recientemente.

Tenía 48 años, pero tuvo tiempo de renovar y devolver la dignidad perdida a la figura del 'clown', gracias a un conocimiento casi enciclopédico de la tradición del mundo del circo y a los distintos montajes que realizó dentro y fuera de la compañía que montó en 1996, Monti & Cia. En esos espectáculos, que le depararon más alegrías profesionales que crematísticas, se cuentan su debut con Monti & Cia, 'Classics', en el que ya apuntaba maneras; el divertidísimo 'Klowns', inspirado en su amada película 'Los clowns' de Felllini, que pudo verse en el Lliure de Gràcia, y 'Utopista', su creación más ambiciosa estrenada en el TNC en el que mezclaba el mito de Fausto con los de los dioses del Olimpo, convertidos aquella vez en todo tipo de payasos. En el 2009 estrenó en la Sala Muntaner la muy oscura, pero no por ello menos divertida, 'Petita feina per a pallaso vell'.

Monti llevaba el mundo del teatro en la sangre. Era hijo del también desaparecido Josep Montanyès, recordado director del Lliure y sobrino del actor Jordi Martínez, que trabajó con él en varios de sus montajes. Monti, fascinado por el mundo de circo desde niño, era un augusto de nariz roja y zapatones delicado e ingenuo y había aprendido la profesión con Tortell Poltrona y en su paso por la compañía Comediants. Y aunque no se hizo rico -¿qué payaso lo hace?- tuvo numerosos reconocimientos: como el Premio Especial de la Crítica de Barcelona para 'Klowns' y un Max en el 2001. También vinieron a buscarle desde Madrid para que fuera el primer director artístico del renovado Circo Price.

El viernes por la noche sus amigos se reunieron en el Hospital de la Vall d'Hebron para tributarle un emocionante homenaje. El último adiós a un gran payaso.

0 Comentarios
cargando