01 dic 2020

Ir a contenido

EN 3 MINUTOS

Víctor del Árbol: «En mis novelas no hay policías»

Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) ganó el premio a la mejor novela negra europea de la revista francesa 'Le Point' por 'La tristeza del samurái'. Presenta 'Respirar por la herida' (Alrevés).

ERNEST ALÓS
BARCELONA

Víctor del Árbol.

Víctor del Árbol.

-Hoy participa en una mesa redonda sobre autores que rompen esquemas del género negro.

-Si escribo novela negra, es novela negra atípica. En mis novelas no hay policías, ni detectives, ni periodistas que investigan. Lo que importa es el porqué de las reacciones de los protagonistas.

-¿Pero Respirar por la herida es algo más negra, no?

-En La tristeza... hablaba más de la memoria, la culpa. Aquí voy más lejos. Entra el juego la resiliencia, cómo podemos resistirlo todo, el miedo, la venganza. La gente espera de la justicia una compensación que aplaque el dolor. Cuando esto no sucede, llega la venganza, que es una forma de justicia primigenia.

-Su éxito en Francia le ha permitido tomarse una excedencia como mosso. ¿Volverá? ¿Le ha servido como escritor esta experiencia?

-No lo creo. Pero tras 20 años, no me arrepiento. He aprendido mucho a conocer a las personas. Cuando escribes sobre miedo y frustración y desesperación, escribes de cosas que has conocido. No escribo de hechos que haya vivido como policía, porque el trabajo real de la policía no tiene nada que ver con la ficción, que es metódica y aburrida. Pero sí de la sensaciones que experimentas. Por ejemplo, cuando llegas a una casa y el tío que ha matado a su mujer se burla de ti mientras las criaturas están llorando al lado.