Ir a contenido

ENTREVISTA

New Order: «¿Un disco nuevo? Quizás»

Histórico grupo dance-rock, que actúa esta noche en el Sónar

Juan Manuel Freire

EL PERIÓDICO entrevista a la mítica banda británica New Order, que esta noche cerrará el Sónar con su último concierto en Barcelona. / EDU SOTOS

Si echamos un vistazo a la cronología de New Order, la línea es cualquier cosa menos recta. El histórico grupo dance-rock surgido de las cenizas de Joy Division ha pasado por varios paréntesis; el último, desde el 2007, cuando Peter Hook dejó el grupo, al 2011, cuando el resto de miembros siguió sin él y añadió a la antigua teclista Gillian Gilbert. EL PERIÓDICO pudo hablar con su líder, Bernard Sumner, y la reactivada Gilbert sobre segundas juventudes, algunas cuestiones legales y qué hace de New Order un grupo tan querido. La banda actúa hoy en SonarClub (23.00 horas), tras haberlo hecho el jueves en la fiesta inaugural del festival promovida por Estrella Damm.

-¿Daba miedo, cinco años después de su último concierto, volver a tocar como New Order con una nueva formación?

-Bernard Sumner: Pues sí. El primer concierto que hicimos fue en Bruselas. Y fue un poco terrorífico. No sabíamos si la gente iba a aceptar la nueva formación del grupo. Pero a los diez minutos supimos que todo iba a ir bien.

-Gillian Gilbert: Para mí fue también terrorífico. Llevaba unos doce años sin tocar en directo.

-B. S.: Pero es un poco como montar en bicicleta....

-Uno de los momentos más celebrados de la reunión llega cuando Gillian se cuelga la guitarra para su primer single, Ceremony.

-G. G.: Es una canción tan emocionante de tocar. Y te lleva a los viejos tiempos, realmente.

-B. S.: Es una pena que no sea la misma guitarra. Me gustaba más la antigua (risas).

-Han pasado años diciendo que no había posibilidad de una reunión. ¿Cuándo encajó todo?

-B. S.: Bueno, no es una reunión, es continuación, porque nunca rompimos. En nuestras mentes es más continuación que reformación. Dije que probablemente no continuaríamos por todas las cuestiones legales que había detrás. Antes de seguir teníamos que pisar tierra legal firme.

-¿Y lo están pasando mejor ahora comparado con, digamos, el 2005?

-B. S.: Sí, es divertido. Todo es más fácil.

-G. G.: Tampoco quisimos planear una gran gira antes de dar algunos conciertos. No sabíamos cómo iba a responder la gente.

-B. S.: Pero los primeros fueron realmente bien y decidimos seguir.

-G. G.: Lo mejor era que no teníamos nada que promocionar; todo era por diversión.

-Hablando de discos. Hay un nuevo disco de Bad Lieutenant [grupo paralelo de Sumner con, de hecho, todos los otros miembros masculinos de los actuales New Order] en camino…

-B. S.: He empezado a trabajar en ello, pero esto es algo que está en segundo plano; no puedo hablar de nada de Bad Lieutenant.

-Principalmente me interesaba saber si, además de esto, es posible que haya nuevo disco de New Order.

-¿Un nuevo disco? Creo que sí. Quizás. Pero este año tocamos hasta noviembre, así que será complicado. Quizás entonces podríamos plantearnos algo.

-En los directos están recuperando material no muy habitual como Age of consent y 5-8-6. ¿Algún motivo particular para estas elecciones?

-B. S.: En lugares como Viena hacía tiempo que no tocábamos, y la gente tenía derecho a escuchar los temas conocidos: Blue monday, Temptation, etcétera. Pero también queríamos satisfacer al fan hardcore y tocar algunos números algo más oscuros.

-¿Escuchan música actual? ¿Intentan estar al día de lo que se hace?

-B. S.: Me hacen mucho esta pregunta y siento defraudar, pero no escucho mucha música. Trabajo todo el día con ella y cuando desconecto, prefiero coger un libro, o ver la tele, o hacer algún tipo de trabajo manual. Me gusta Arcade Fire.

-G. G.: Yo solo escucho música de niños; es el problema de ser madre. Pero me gusta Lana Del Rey.

-Supongo que saben que su banda resuena en uno de cada cinco nuevos grupos.

-B. S.: Es mejor ser recordado que olvidado. Y además, seguimos ahí, todavía dando conciertos.

-¿Qué los hace tan queridos? Sus canciones son una experiencia trascendente para mucha gente.

-B. S.: Yo creo que el hecho de ser muy humanos…

-G. G.: No somos nada pretenciosos; todo el mundo puede entrar en nuestro concepto.

-B. S.: Además, en el pasado la hemos cagado muchas veces, y eso nos hace humanos.

0 Comentarios
cargando