25 nov 2020

Ir a contenido

PREMIOS QUIM REGÀS DE PERIODISMO

Cotrina o la necesidad de reinventar la fotografía

El fotoperiodista de EL PERIÓDICO recogió el galardón de manos de la presidenta del Parlament, Núria de Gispert

EL PERIÓDICO / Barcelona

Nunca antes se había llenado tanto ese inmenso patio del Parlament ni con tanto cariño, con tanta admiración, con tanta devoción, con tanta amistad como este lunes, cuando Núria de Gispert, presidenta de la institución, ha entregado el quinto Premio Quim Regàs de Periodismo al fotoperiodista de EL PERIÓDICO Jordi Cotrina por desempeñar su trabajo, su profesión, su religión, su cruzada, su entretenimiento preferido "con tanta pasión, exigencia e innovación".

Todo lo que ha ocurrido allí durante más de una hora ha sido un cántico, no solo a la profesionalidad, originalidad, calidad y entrega de Cotrina, capaz, como ha dicho Santi Nolla, presidente del jurado, "de congelar, captar, una historia diaria, su historia diaria, en una imagen", sino una defensa de la imagen fija, de la fotografía, frente a la imagen en movimiento, llámese vídeo, móvil o televisión.

Cotrina, que, por fin, ha reconocido "ser un agonías", fruto de su obsesión por encontrar la perfección en cada clic, ha reivindicado la imagen fija ("todos retenemos en nuestras mentes aquellas fotos que nos marcan, que nos transmiten algo, nadie guarda vídeos en su cabeza") frente a la imagen en movimiento, incluso en movimiento en cámara superlenta.

De Gispert ha agradecido, en los tiempos que corren, un acto así "porque te permite ser feliz, muy feliz, por un momento y dormir sin pastillas por un día". "Porque hoy premiamos, no solo a un fotoperiodista, sino al periodismo de calidad, al buen periodista".