Ir a contenido

FESTIVAL CULTURAL

Las letras 'indie' se citan en el Primera Persona

ELENA HEVIA
BARCELONA

La importancia del yo. El que soy de verdad y el que proyecto frente a los demás. Si hay algo que caracteriza la literatura de finales del siglo pasado y principios de este es el partido que se le ha sacado a la primera persona del singular, yo. Ahí están la memoria, la autoficción, pero también la urgencia confesional de los blogs y el tuiteo compulsivo...

Un festival que adopta precisamente ese concepto, primera persona, reúne hoy y mañana en el CCCB a los escritores Jonathan Ames, Ben Brooks y Stewart Home, los dibujantes Juanjo Sáez y Manolo Vázquez (hijo del gran Vázquez) y los músicos Antonio Luque (Sr. Chinarro) y Jota (Los Planetas) para intentar un nuevo formato de encuentro con el público, que se presume bastante joven dado el carácter indie de los participantes. «Se trata de alejarse del vómito confesional de las redes sociales, con una visión personal y un enfoque cómico con el que muchos pueden sentirse identificados», explica el periodista y escritor Miqui Otero, quien con Kiko Amat ha trazado las líneas maestras del encuentro. Otero destaca la voluntad de huir de la tradición «hegemónica» -Vila-Matas, para entendernos, no está invitado- y sí autores poco conocidos que han publicado su primera obra. Sus intervenciones no serán al uso. Nada al uso

Es el caso del chico-maravilla Ben Brooks (Crezco, en Blackie Books), 19 años, que ha prometido tatuarse las piernas en público, y del británico Stewart Home

-última adquisición de Alpha-Decay, donde ha publicado Memphis Underground-, que hará su lectura literalmente cabeza abajo, sí, haciendo el pino. Pero quizá el más esperado de todos sea el neoyorquino Jonathan Ames, creador de la serie de culto de la HBO Bored to death, a punto de dejar de ser inédito en castellano con la novela Despierte señor. La vara de medir el perfil de los participantes tiene que ver con una frase que pronunció Salinger antes de aislarse del mundo: «Me interesan los escritores con los que podría tomarme una cerveza». Pues eso.