Ir a contenido

Las citas musicales del verano

Chucho Valdés: «Nuestra música es para escuchar y bailar»

El pianista Chucho Valdés presenta hoy en el Poble Espanyol su premiado 'Chucho's steps' con The Afro Cuban Messengers.

MARTA CERVERA
BARCELONA

-Participa en el primer festival Salsa & Latin Jazz con La Sucursal S.A. y Rubén Blades. Bonito combo cubano, colombiano y panameño...

-Es un festival muy interesante, con La Sucursal, que tiene un ritmo con  mucho sabor, y con un un gigante como Rubén Blades, quien yo creo que es uno de los grandes de la música. Será una cita fantástica.

-La música es el arte más universal.

-Es el idioma universal. Se entiende en cualquier lugar, traza todos los sentimientos y llega a todas partes.

-Y si es latina, el baile está asegurado. El jazz latino es el único que se puede bailar. ¿Por eso triunfa?

-Y por más cosas. El baile en el festival está más que asegurado con Rubén. Yo pondré la parte más instrumental de jazz afrocubano y afrolatino, pero también incluiré una parte que hay que bailar. El ritmo de la conga se sigue muy bien. Nuestra  música para escuchar y bailar.

-Viene a Barcelona con su premiado Chucho's steps. ¿Cómo ha planteado el concierto?

-Aparte del último disco, también tocaré algún tema histórico de Irakere como la Misa negra, un clásico. Y podría presentar algunas cosas nuevas que no he estrenado aún... Llevo conmigo un joven músico que toca los tambores, baila y canta. Les daremos una canción bailable totalmente.

-¿Competirán con Rubén Blades?

-Eso es imposible. No hay competencia posible. Rubén es insuperable.

SEnDChucho's steps incluye muchas influencias. ¿Cuánto costó hacerlo?

-Costó como siete años de experimentación y búsqueda. Salió poco a poco, sin prisas ni apuros. Dediqué siete años a prepararlo mientras iba haciendo mis conciertos y mis colaboraciones con Pablo Milanés, Concha Buika, Omara Portuondo... Solo grabé cuando estuve convencido.

-¿Cómo logra reinventarse?

-Primero hay que escuchar mucho. No para imitar nada, sino para estar al día de lo que está pasando, de lo que están haciendo los demás, y ver qué puedes hacer tú más allá de eso. La inspiración es necesaria, la música no es una cosa mecánica. Has de tener una idea: expresarla, escribirla, ensayarla y después decidir.

-Con la experiencia acumulada, ¿innovar cuesta cada vez menos?

-Es más difícil porque, cuantos más recursos tienes, más opciones también. El problema es que llegas a tener muchas ideas buenas, pero solo puedes elegir una y has de tener puntería para dar en la diana.

-¿Habrá que esperar otros siete años para el próximo disco?

-No, para nada. En estos siete años hemos hecho acopio de ideas para varios discos. El primero saldrá a principios del año que viene. Esta búsqueda ha dado de sí. Hay material para varios volúmenes.

-¿La rutina es el peor enemigo de un músico?

-El peor enemigo es perder la voluntad, la emoción, el deseo y la espontaneidad. Eso te mata. El mejor amigo de un músico es pensar que tiene mucho que aprender y darse cuenta de lo que le falta.

-¿Y qué le falta a usted?

-¡Uf! Tengo una lista de cosas que redondear, mejorar y aprender. Hay mucho por experimentar y   necesito tener años por delante.

-Pues si es tan longevo como su familia tendrá tiempo...

-Dios quiera que así sea y que no pierda el deseo de seguir avanzando en esta vida.