30 may 2020

Ir a contenido

LETRAS. GALARDÓN

El Llibreter premia el brutal relato de David Vann

Los libreros apuestan por Blanca Busquets en literatura catalana

ANNA ABELLA
BARCELONA

«Obra tensa, implacable, terrible, hermosa, dolorosa, vital y contundente, que arrastra al lector en una corriente onírica donde la naturaleza interviene como un personaje más». Así valoró Sukkwand Island (Alfabia / Empúries) el jurado del Premi Llibreter para recomendar la ópera prima del estadounidense David Vann, uno de los cinco títulos imprescindibles del 2010, según los críticos de EL PERIÓDICO, y premio Médicis en Francia. El escritor se mostró «impresionado» ayer en Barcelona por la acogida europea de esta demoledora novela corta inspirada en el suicidio de su propio padre siendo él un niño y del que se sentía «culpable». «En Estados Unidos la gente no quiere leer dramas ni tragedias y el tema del suicidio suele provocar rechazo», explicó Vann, cuya nueva novela, Caribou Island, llegará a España en septiembre.

En literatura catalana, el Gremi de Llibreters distinguió La nevada del cucut, una novela de la barcelonesa Blanca Busquets (Rosa dels Vents) sobre el coraje de una bisabuela y su bisnieta, unidas por la escritura, que muestra, dijo, «la vida dura y áspera de la Catalunya rural de principios del siglo XX». «Por primera vez escribí sobre el bullying que yo misma sufrí de joven -confesó la autora-. El libro es un llamamiento a que la gente maltratada rompa el silencio».

En la categoría de álbum ilustrado el Llibreter se lo llevó el alemán Peter Shössow, por Mi primer coche era rojo (Juventud / Joventut).