El legado de tres grandes fotoperiodistas

Crónica indignada de los campos franceses

Crónica indignada de los campos franceses

robert capa / © ICP / MAGNUM / COLLECTION ICP

1
Se lee en minutos
ERNEST ALÓS / Barcelona

En enero y febrero de 1939, Robert Capa retrata la penosa huida de civiles y combatientes hacia la frontera francesa. El mes de marzo regresó para documentar la situación de cientos de miles de exiliados en los campos de concentración dispuestos por el Gobierno francés. Muchas de esas imágenes son conocidas (como la del traslado de una columna de soldados republicanos en Argelers, de la que se ha hallado el negativo y loa secuencia completa) pero entre las casi 300 imágenes conservadas se encuentran otras muchas imágenes inéditas que dan fe del humillante trato dispensado por la república francesa. Capa hizo un recorrido exhaustivo (Argelers, Barcarès, Sant Cyprien, Bram y el recinto para intelectuales situado junto a este) y en sus negativos se puede percibir su técnica de partir de planos generales hasta detectar a una persona concreta de la que consigue finalmente un primer plano expresivo En Bram coincidieron de nuevo las miradas de dos de los grandes fotógrafos de la guerra civil. Agustí Centelles fotografió el campo como interno, mostrando la desolación de los internos desvariados y la miseria de dormitorios y letrinas, y Capa acudió como periodista guiado por las autoridades. A pesar de ello, las diferencias de los dos enfoques no es tan grande, fruto sin duda de la empatía que sentía con los presos.