El Periódico de Catalunya

Lunes 23 abril 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

MÁS QUE LOCALES DE ENSAYO

La Sexta Baja, 'La Rue del Percebe' de la música

No te imaginas el guirigay del edificio donde ensayan, graban discos y compran instrumentos Elefantes, Sidonie, Love of Lesbian o Utraplayback

La Sexta Baja, 'La Rue del Percebe' de la música

FRANCINA CORTÉS

Para que os hagáis una idea, en poco más de una hora en la planta baja del bloque de pisos de la calle de Pallars, 84 presenciamos el parto de una nueva banda electro-rock, Trezor, con Mar Orfila (Mürfila) como voz cantante. "Habéis escuchado algo que ni mi mujer conoce", ríe su batería, Robert Gibiaqui.

Esto pasa en el local con más superpoblación: está alquilado por seis grupos -el camamarote de los Hermanos Marx es un chiste a su lado-. Ahí mismo asistimos a dos ensayos de formaciones de estilos antagónicos (aunque algunos músicos sean los mismos).

Vídeo ID:
3980903

Y, a pocos metros, animamos a un nervioso teclista que se presenta al 'casting' convocado por The Tutsies (el oficial acaba de ser padre), después de que la banda aclare que va a reinventarse: dejará de cantar versiones en inglés para hacer temas propios en castellano. Todo esto es solo un 'flash' de la actividad que hay en La Sexta Baja.

Bajo este nombre se aglutinan 15 locales de ensayo, el reclamado estudio de grabación Blind Records de Santos & Fluren, así como su versión de bolsillo, Mini Blind (a cargo de Roger Marin) y La Resistencia (con escaparate en la calle), mucho más que una tienda de instrumentos.

Sí, en nuestra versión musical de la maravillosa '13, Rue del Percebe' de Francisco Ibáñez nos tomamos la necesaria licencia de repartir a las formaciones por distintos pisos cuando en realidad están al mismo nivel.

Trezor: Jordi Via, Robert Gibiaqui y Mar Orfila, creando. XAVIER GONZÁLEZ

En la prehistoria de La Sexta Baja estaba La Sexta Planta, con un mismo empresario detrás, Paco Salazar. "Tenía un grupo de punk con mi hermano y los locales que había eran tan infames que montamos uno. La Sexta Planta estaba en un destartalado pero molón edificio de la calle de Ciutat de Granada que en los 90 fue la cuna del indie y del underground de Barcelona, con, entre otros, Sidonie, Los Negativos, Dr Love, The Tea Servants, Minema, Peanut Pie, La Rabia del Milenio, Something, Selenitas, Los Fresones Rebeldes y Maika Makovski, la última que dejó el local".

Paco Salazar, copropietario con Alberto González de La Sexta Baja. XAVIER GONZÁLEZ

"Tuvimos que irnos porque nos llegó una denuncia por ruido del edificio de al lado, que era de vivendas. Y en octubre del 2012 abrí con un socio, Alberto González, este nuevo en otra ubicación, pero con la misma filosofía; instalaciones mejoradas; cámaras de vigilancia; acceso con tarjeta personalizada, 'bucks' aislados y acondicionados acústicamente, zona de relax, wifi, acceso a vehículos para carga y descarga...", se enorgullece Salazar.

PIQUES Y GUIÑOS

A Jordi Via (alias 'Way') lo vemos ensayar como integrante de la muy recomendable banda Ultraplayback (Leticia Dolera protagoniza su último videoclip, 'Tejados de Amor') y dándole forma al futuro material de Trezor.

Way es uno de los músicos que ha sido cliente tanto de La Sexta Planta como de La Sexta Baja. "La primera estaba mucho más perdida, aunque también en Poblenou. Era más pequeña, punkie y oscura". Y aparte de curtido instrumentista, resulta que es "el encargado de la parte audiovisual del equipo de fútbol del Espanyol" y, cómo no, perico hasta la médula.

"Cuando me encuentro con Santi Balmes [Love of Lesbian], él tan culé, siempre nos lanzamos alguna pullita. Coincidir con ellos, en este hervidero de tantos grupos, es un placer. De hecho, le dedicamos una canción, 'Gas', que va sobre una persona que termina una relación y acaba diciendo: 'Escucharé canciones pop de Love of Lesbian'".

Ultraplayback toca para nosotros 'Tejados de Amor', bailando el repetitivo y contundente estribillo que reza 'Vete a la mierda...' La pieza la tocarán en el Carnapop de la sala Apolo que organiza precisamente Love of Lesbian.

Mar Orfila y Jordi Via, por el pasillo de La Sexta Baja. XAVIER GONZÁLEZ

Bueno, los lesbianos utilizan aquí el pseudónimo de uno de sus éxitos, Los Niños Imantados. Es lógico que inviten a Ultraplayback a esta carnavalera fiesta del próximo 24 de febrero: el cantante va siempre con careta o antifaz de cerdito y el resto, con la cara pintada o gafas de sol.

Y el otro conjunto que completa el cartel es Puto, precisamente el que comparte local con Love of Lesbian. "Leo, el cantante, es nuestro backliner", explica Juli Saldarriaga, el guitarrista de los lesbianos.

Love of Lesbian, en el montacargas de La Sexta Baja (no podía faltar). FERRAN SENDRA

Love of Lesbian lleva dos años en La Sexta Baja y al principio usaban el local también como almacén de su atrezo. Su traslado fue un movimento lógico. "Grabamos todos los discos arriba, en Blind Records, conocíamos a Paco, y para 'El Poeta Halley' necesitábamos ensayar ¡de verdad! antes de entrar en el estudio, algo que no hacíamos habitualmente".

"TU REALIDAD HACE QUE TE OLVIDES DE LO QUE SUCEDE"

El cambio les beneficia por más motivos. "En Sant Vicenç dels Horts estábamos aislados, mientras que aquí estamos conectados con el resto de grupos, lo que hace que tengamos una imagen más sensata de la escena, un mapa más fiel. A veces, tu realidad hace que te olvides de lo que sucede, de lo que se lo curran las bandas que empiezan, de lo que necesitas para sonar bien en el estudio y en los directos".

En ocasiones, en la zona comunitaria, se les acercan músicos para preguntarles sus trucos. Y el aprendizaje es recíproco. "Les escuchas hablar de salas que no conoces, porque son de otros circuitos. Hay bandas de rumba, funk, rock progresivo... También es bonito ver cómo los músicos se mezclan en distintos proyectos, o intercambian canciones e instrumentos".

LA DOBLE VIDA DE UNA BATERÍA

El percusionista de Ultraplayback, el venezolano Robert Gibiaqui, es un ejemplo: también toca en Trezor y fue quien le vendió la batería a Axel Pi, de Sidonie. "Hace unos días me vio y me hizo entrar a su local, pletórico, para que la viera", relata. "Se la compré en el 2000 -explica Axel-, cuando él tocaba en Somaraza. Me la vendió con mucho dolor: deseaba que tuviera una buena vida, que se tocara muuucho. Y así ha sido".

Sidonie, en su luminoso local de ensayo. MÒNICA TUDELA

Sidonie son los mimados de Paco Salazar. "Si no nos corrige, somos el grupo que más tiempo lleva en sus bucks: estuvimos en La Quinta Planta, otro que tuvo en la calle de Pallars, en la famosa La Sexta y, no sé si por antigüedad o cariño, aquí nos dejó ser los primeros en elegir local". Total, que se quedaron con el mejor. "Al estar en la esquina, tiene dos entradas de luz, lo que lo hace excepcional".

"MARAVILLOSO PICADERO"

Axel recuerda que entraron por primera vez en La Quinta Planta el mismo día que conocieron y le hicieron la prueba a su bajista, Jesús Senra. "Entonces, teníamos el local en Sant Just Desvern, donde yo vivía, y no sé cómo se lo hizo que nos convenció para que cogiéramos los bártulos y nos trasladáramos donde él ensayaba con La vaca multicolor. Fue entonces cuando conocimos a Paco".

En un arranque de sinceridad, Axel admite que cuando eran "unos chavalines" y no tenían estabilidad económica, "en pleno desenfreno, no solo musical", se llevaban a los ligues al local. "Se podría decir que era nuestro maravilloso picadero".

"¿QUE, YA HAS VISTO A TU CANTANTE?"

Elefantes se instaló en La Sexta Baja porque Paco Salazar era entonces su road manager (en el 2000). "Nos resulta muy cómodo porque grabamos en Blind Records y aquí todo es muy profesional: las bandas van a trabajar –subraya el cantante, Shuarma–. Es una pasada coincidir con grupos amigos como Sidonie, Love of Lesbian, Seward... Además, Marc Sospedra, de La Resistencia, nos ha hecho de 'backliner' en muchas ocasiones".

De hecho, Marc tiene una anécdota relacionada con Shuarma: "Mi socio, Marc Moreno, viene del mundo de la electrónica y es un neófito en el tema indie. Un día yo estaba dentro hablando con Hugo, el guitarrista de Elefantes, vino Shuarma preguntando por mí y le dijo: ‘Me parece que está con tu cantante’. ‘Ah, de acuerdo’, se resignó Shuarma. Ahora es una coña bastante recurrente. Le preguntamos: ‘¿Qué, ya has visto a tu cantante?’".

Marc dice que siempre ha pensado que La Sexta Planta es como 'la rue del Percebe', con tanto guirigay: "Imagínate el ambiente entre los músicos de los locales, los del estudio, los que vienen a la tienda, y la vida que hay en el propio edificio [hay hasta un establecimiento que vende artilugios sexuales]. ¡Somos como una gran familia!".

La inauguración de La Resistenica, el 14 de abril, ha animado aún más el cotarro. "A todos les va de puta madre que existamos. Me llaman y me dicen: ‘Oye, Marc, que en el último bolo se me ha estropeado el ampli’. Entonces, voy al local, lo cojo, lo arreglo y lo devuelvo, sin que se den ni cuenta. La Sexta Baja es nuestra parroquia".

Y en el altar están, sin duda, los productores Santos & Fluren, fundadores de Blind Records y que estos días andan enfrascados en el próximo disco de Rafa Pons. "Nos enamoramos del local de inmediato", rememora Santos. La casa se empezó por el tejado: los primeros en instalarse fueron ellos. Y, gracias a ellos, en Pallars, 84 han entrado bandas de fuera de Catalunya y de indudable tirón como Izal.

JÓVENES Y SALVAJES

Entre sus momentos más memorables, Santos destaca la grabación del album Shell Kids, de Sidonie. "Fue la más salvaje. Éramos jóvenes y alocados, lo que daba pie a todo tipo de juergas". También habla con especial cariño de la de Maniobras de escapismo, de Love of Lesbian. "La primera vez que trabajamos juntos". Y pide hacer mención del Mini Blind que hay abajo, "más pequeño, más asequible, y donde los grupos graban sus maquetas. ¡Ahí se encuentra nuestra cantera!".


Sergio Mora, en su mágico estudio de Pallars, 84. XAVIER GONZÁLEZ

SERGIO MORA Y SU GRAMMY 'LESBIANO'

En este mismo edificio tiene el ilustrador Sergio Mora un mágico y espacioso local que comparte con su pareja, la ceramista Lusesita. Mora guarda aquí el Grammy que ganó con la colorista carátula que hizo para el disco 'El Poeta Halley', de Love of Lesbian. Son vecinos del grupo, pero no se conocieron por eso.

"Los tenía vistos del barrio, aunque quien nos presentó fue Javier Ortega, de la editorial Lunwerg, porque quería que Santi Balmes escribiera para la contra de mi cómic 'El Niño Rock'". La relación continúa: el cantante/escritor de Love of Lesbian le ha pedido a Mora que haga las ilustraciones del libro que publicará en primavera.

Sergio Mora, que tiene su pasado como músico -"toqué en un grupo hardcore"-,  dio con este estudio "por casualidad". "Una amiga de mi mujer le dijo que estaba vacío y ¡vaya si lo estaba!: la primera vez que entramos, la puerta estaba abierta". Lleva ya seis años en Pallars, 84. Le flipan "la actividad y el ambiente" que hay en todo el bloque.


OTROS LOCALES DE ENSAYO EN BCN

MUSICODROM. Seguimos en el barrio (Ramon Turró, 133): 24 bucks que se alquilan por horas o meses. Acuden muchos grupos que empiezan. Este año celebra su 20º aniversario.

LA NAU. En el mismo Poblenou (Àlaba, 30) se encuentra este estudio bien equipado, con seis locales y una pequeña sala de conciertos que utilizan algunas de las formaciones del Primavera Sound.

FABRA I COATS. La fábrica de arte de Sant Adrià combina salas a gran escala para teatro, danza y circo con locales intermedios para músicos y un escenario polivalente. Ensayan Mishima y Za!

TOP MUSIC. En la calle de La Avançada (La Verneda) hay 2.000 m2 dedicados a locales, dotados con instrumentos e insonorizados a prueba de volúmenes atronadores (es nido de metaleros).

LA UNIVERSAL. En L’Hospitalet está este clásico que en abril hará 21 años que abrió sus puertas.

MOODFACTORY. También en L’Hospitalet. Alquila salas por horas y con instrumentos. Tiene un escenario para que las bandas noveles se fogueen ante el público. Aquí ensayaron Los Santos Inocentes, el grupo de Enrique Bunbury, y su guitarrista, Jordi Mena, se quedó con un local.