El Periódico de Catalunya

Martes 25 septiembre 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

dos gemelos al cuadrado

Así será el nuevo restaurante de los hermanos Torres

El restaurante Cocina hermanos Torres ocupará un antiguo taller de coches de 800 metros cuadrados en Les Corts

Así será el nuevo restaurante de los hermanos Torres

Los hermanos Javier y Sergio Torres, en las obras de su futuro restaurante, Cocina hermanos Torres.CARLOS MONTAÑÉS

El sueño que han tenido durante toda su vida está a punto de hacerse realidad. A finales de mayo o principios de junio, los hermanos Torres abrirán Cocina hermanos Torres (calle del Taquígraf Serra, 20), acaso el restaurante más ambicioso que abrirá este año en Barcelona. Porque es un gigante que mide 800 metros cuadrados y porque nace con unas pretensiones gastronómicas ilimitadas. "Queremos conseguir aquí las tres estrellas", anuncia Sergio Torres. Avisados están los gurmets.

Pero hay que ir paso a paso. Aún no han abierto el establecimiento, que en su día fue un taller de coches y una empresa de producciones audiovisuales. Ahora será un restaurante que contará con una barra a la entrada donde poder comer de manera informal, una bodega acristalada con un rinconcito para hacer catas de vinos, una sala para 60 comensales que estará presidida por tres 'pianos' (islas donde los chefs irán preparando los platos), un salón privado ¡con chimenea!, un aula de cocina, una pastelería, un espacio para I+D, salas acristaladas para la preparación de los ingredientes antes de cocinarlos (limpiar, cortar...)...

Simulación por ordenador de la sala con las tres islas de cocina del futuro restaurante Cocina hermanos Torres. OAB

En definitiva, "un pepino", según Javier Torres. O "una bomba", en palabras de su hermano. Ambas expresiones, probablemente, se quedan cortas sobre su futura "casa madre". "Estamos muy ilusionados y creemos que es el momento idóneo porque estamos en nuestro mejor momento personal y profesional. Es ahora o nunca, aunque a veces sentimos algún que otro escalofrío y nos preguntamos si somos unos inconscientes", explican los chefs del programa 'Torres en la cocina' (La Primera).

UNOS DOS MILLONES DE EUROS

Y es normal que así lo sientan porque han invertido unos dos millones de euros ellos solitos en este proyecto, el primero que poseen al 100% y al que han dado forma con la ayuda de los arquitectos Carlos y Borja Ferrater, de OAB, y el despacho Sánchez Guisado y el iluminador Pete Sans. La idea era hacer "una cocina con restaurante, y no un restaurante con cocina". Un poco como sucedía en casa de su abuela; allí comían alrededor de los fogones. La fachada promete ser espectacular: pintada por Regina Saura, irá cambiando de color en cada estación del año gracias a unos filtros.

La oferta gastronómica mejorará y ampliará, si cabe, la línea que han desarrollado en el aclamado Dos Cielos, con dos estrellas Michelin. "De hecho, este restaurante nace hace casi dos años, cuando hicimos una carta nos dimos cuenta de que no podíamos desarrollarla en Dos Cielos porque nos faltaba espacio, infraestructuras; no podíamos crecer allí y decidimos que había que volar para descubrir todo nuestro potencial", recuerda Sergio.

Ahora podrán en Cocina hermanos Torres. Cada partida (carnes, pescados, verduras...) se desarrollará de manera independiente para descubrir todas sus posibilidades por separado, y los Torres le sacarán partido a los hallazgos a través de su menú degustación y de su carta, que servirán al mediodía y por las noches. La filosofía no cambiará: "Productazo, cocina de sabor y nuestro toque personal". Ya se puede reservar mesa en www.cocinahermanostorres.com.

DOS ESPACIOS EN EL AEROPUERTO DE EL PRAT

Los proyectos de los Torres no acaban en el restaurante de Les Corts. En verano tienen previsto abrir un par de espacios gastronómicos en el aeropuerto de El Prat. "Será una propuesta más sencilla pero con mucha calidad y muy divertida", promete Javier. Cierto, los gemelos han decidido volar alto.