El Periódico de Catalunya

Viernes 21 septiembre 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

ciudad on

Sobrevive a San Valentín en 5 pasos

Te damos consejos básicos para superar el 14 de febrero sin que te confundan con un extra del 'San Valentín sangriento'. Sé original y hazte selfis románticos por encima de tus posibilidades

Sobrevive a San Valentín en 5 pasos

A media mañana, el emoticono de los ojos con forma de corazón ya se habrá ido a vomitar de tanto traqueteo. Llega el día D, por la Desgana que te da solo de nombrarlo: 14 de febrero. Esa fiesta con tantos corazones que empacharían hasta al vampiro de 'Crepúsculo'.

Cualquier barcelonés -los solteros, los emparejados, los de Tinder- renegará de San Valentín en público con la misma convicción que Rajoy de la subida de la luz. Pero un año más seguirán apareciendo de la nada hordas de parejas felices por Enric Granados saliendo a cenar en-plan-romántico con su palo selfi. Habrá hasta quien te proponga escuchar los grandes éxitos de Kenny G. Puede que incluso mires sin querer un tutorial para aprender a hacer guirnaldas con forma de Cupido.

Aquí te damos 5 consejos básicos para llegar al 15 de febrero sin que te confundan con un extra del 'San Valentín sangriento'.

—1—

Trágate el día antes la trilogía del amor verdadero ('Dirty dancing', 'Ghost', 'Pretty woman') o estudia de memoria las 50 mejores frases de amor de película. Estarás preparado para cualquier pregunta que te planteen el 14 de febrero. Que alguien te dice: «¿Qué haces en San Valentín?», tú sueltas la excusa universal de 'Dirty dancing': «He traído una sandía». ¿Que tu pareja te pregunta qué le vas a regalar? Tú le das un beso y le respondes a lo 'Love story': «Amar significa nunca tener que decir lo siento».

—2—

«Haz un regalo original», te bombardeará Twitter todo el día entre 'packs' de bombones, rosas rojas y peluches con la original forma de un corazón. «Sorprende a tu pareja», te diría hasta un extraterrestre recién aterrizado en Montserrat. ¿Cuál es el mejor antídoto? Sorprenderla de verdad. El último grito (literal) de San Valentín: hacer un pastel (hay un tutorial en YouTube) con forma de corazón, sí, pero humano, con sus aurículas y sus ventrículos (teclea en Google «human heart cake»). Si eres 'single', puedes sorprender a la pareja (de otro) imitando a unos chinos solteros que compraron un 14 de febrero todas las butacas impares de un cine.

—3—

¿Lo más romántico que te han dicho últimamente es «hola, corazones»? ¿Te entran ganas de terminar San Valentín cantando a Céline Dion mientras bebes vino a morro? Saca barbilla y di que tú eres de Sant Jordi. Que esto de San Valentín -replica con gesto de repugnancia- es un invento de El Corte Inglés. O di que tú celebras el 14 de febrero al estilo 'Star wars': a lo Han… Solo. En cualquier momento te podrás sumar a la avalancha de tuits que preguntan al universo cuándo es #SanSolterín. Hay tantos planes anti-San Valentín en Barcelona (Gruppit, MeetUp…) que hasta Cupido dejará esa noche el arco en algún guardarropía.

—4—

Siempre nos quedará París. Que es una calle, sí, pero se pueden encontrar unas croquetas de la abuela que derretirían a Humphrey Bogart (en el número 168, en el restaurante Carlota). Puedes seguir tirando de romanticismo local en la calle de los Enamorados, que cruza en diagonal Aragó, entre Lepant y Rogent, y te servirá para hacerte selfis románticos por encima de tus posibilidades. Cuidado: te incitará a llevar a alguien al huerto. Tiene un huerto urbano en un lateral. Hay que completar la ruta romántica en la calle dels Petons (es una bocacalle de la vía del Comerç), que no tiene nada de romántica, pero se ajusta bien al nombre: es un callejón sin salida. Termina echándote flores a discreción en la rosaleda del parque de Cervantes.

—5—

Y come perdices. Sí, puedes hacer realidad tu final de cuento de hadas comprando una simple lata de perdices en escabeche en el colmado de la esquina. Instagraméalo con un filtro 'vintage'. Quizá ningún enamorado te regale su corazón por San Valentín, pero todos los 'foodies' te declararán amor eterno.