El Periódico de Catalunya

Domingo 22 abril 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

BARES JUGUETONES

7 bares que te harán vibrar si eres un apasionado de los juegos

Unos apuestan por los más clásicos y otros por el ultimísimo del mercado, pero en cualquiera de ellos quien se aburre es porque quiere

On Barcelona - Juegos de mesa en bares

On Barcelona - Juegos de mesa en baresMONTSERRAT COMESAÑA


Desde que somos muy pequeños, una de las formas más efectivas (¡y divertidas!) que tenemos de comunicarnos con amigos y otros especímenes humanos es el acto de jugar. Hay miles de textos escritos sobre la importancia del juego en el mundo de los niños, cómo nos ayuda a relacionarnos con los demás, a despertar aptitudes y a aprender cosas nuevas.

601 TÍTULOS. La estantería que guarda la colección de juegos del Queimada, decano de los bares jugueones de la ciudad. JULIO CARBÓ

Por suerte, hay muchos adultos que mantienen el espíritu juguetón de su infancia y no dejan nunca de jugar, y cada vez son más los locales que han hecho de la pura diversión y el placer del juego su motivo central, la base de su negocio, el sentido de su existencia.

Hay bares que sobresalen por sus pinchos de tortilla; otros, por sus cócteles imposibles, por sus tapas deliciosas o por su decoración ultraimaginativa: estos lo hacen por su ambiente siempre caldeado, las risas constantes, las caras de concentración y felicidad, y la posibilidad de oír expresiones espontáneas («¡no puede ser!», «¡esta te la debía!·», «¡pito seis y partida cerrada!», «¡echemos otra!») que salen del fondo del alma sin filtro ni control. Bienvenidos a los bares más juguetones de Barcelona.

1. LA IGUANA

El Trivial más exigente de la ciudad

Ah, y las preguntas se proyectan sobre una pantalla, para que nadie pueda decir que no las ha entendido bien. Servidor se pudo infiltrar en uno de los mejores equipos del campeonato, los Boniatos (2 ligas y 1 copa en su palmarés), y se divirtió como un niño con las discusiones internas para encontrar la respuesta correcta a cada pregunta. Quedamos segundos, a solo un punto de los Luteranos de Arizala. ¡Emoción máxima!

Según Jesús, no solo las preguntas son top, sino también los concursantes: «Aquí tenemos gente que ha pasado por ¡Saber y Ganar!», dice con orgullo. Una de las cosas que distingue su trivial de otros que se hacen en la ciudad es el formato de Liga (12 jornadas), y que los premios son en metálico.En la Iguana hacen de todo: los martes tienen sesiones de música para bebés, los miércoles bailan swing, los viernes y los sábados hay conciertos... y los jueves albergan el quiz definitivo de Barcelona: el Trivial Molón.

En La Iguana organizan una liga de trivial con 12 jornadas y premios en metálico. ÁLVARO MONGE

Organizado por Jesús Alonso, el concurso llena el local con un centenar de participantes agrupados por equipos, que responden a 50 preguntas (5 rondas de 10) de altísimo nivel. Algunos ejemplos: ¿cuáles son los cuatro países que forman la Polinesia? ¿A quién mató Robert O’Neill en la operación Lanza de Neptuno? ¿Quién fue el rey Tlatoani de los mexicas cuando llegaron los españoles, que ejerció el cargo de 1502 a 1520?

Rosés, 46
Martes: 17.30 a 23.30 horas
Miércoles: 17.30 a 23.30 horas
Jueves: 17.30 a 1.00 horas
Viernes: 17.30 a 2.00 horas
Sábado: 12.00 a 15.00h y 20h a 2.00 horas
Domingo: 12.00 a 15.00 y 20.00 a 23.30 horas


2. QUEIMADA NIVELL Q

El padrino de los juegos de mesa

Las normas de la casa son muy claras: no póker ni juegos que tengan relación con el dinero real (sí que hay Monopoly), no tele, no tragaperras, no máquina de tabaco y no música. Solo juegos de mesa, bebidas y bocadillos. Valentí, que es todo un personaje, sitúa el origen de todo a principios de los 80, cuando era DJ en el Casino Militar de la plaza de Catalunya: se hizo amigo de un chico que trabajaba en Iberia, este le enseñó cómo jugar al Backgammon y él se hizo adicto. El detonante, sin embargo, fue La Fuga de Colditz, un juego sobre la segunda guerra mundial.

Lo descubrió en el bar donde trabajaba antes de tener el Queimada, y había colas para echar partidas.El Queimada, lo sabe todo el mundo, es el templo de los juegos en Barcelona. Fueron los primeros (aunque Valentí Díaz, su propietario, no lo confirma, y, en cualquier caso, le quita importancia) y son los que más juegos tienen en la ciudad: ahora mismo, 601.

JULIO CARBÓ 

Llevan 32 años repartiendo tableros y abriendo cajas para clientes de todas las edades y procedencias, repartidos, según Duli (la mujer de Valentí) entre hombres y mujeres al 50%.

En un momento delicado en el que las cosas no le iban bien, decidió jugárselo todo (nunca mejor dicho) y convertir un pub de toda la vida en un bar de juegos. ¡Eureka! El local no ha cambiado demasiado desde entonces: sencillo, cero glamur, mesas de las de siempre y un enorme mostrador tras la barra donde están todas las cajas amontonadas unas sobre otras. Y cuando la clientela empieza a ocupar sus puestos (casi siempre reservados) el Queimada deja de ser un simple bar para convertirse en un mundo de fantasía e infinitas posibilidades.

Independència, 323
Lunes, miércoles y jueves
: de 18.00 a 2.30 horas
Martes y domingo: de 18.00 a 00.00 horas
Viernes y sábado: de 18.00 a 2.30 horas


3. VULCANO

Historia y carisma

¡El dominó es pura psicología!», explica Merche, y luego añade: «Siempre nos han dicho que nuestro bar tiene mucho carisma». No exagera. El Vulcano es punto de reunión de gente de todas partes de la ciudad, muchos jubilados que vienen a pasar las horas enlazando fichas sobre la mesa, maquinando jugadas maestras con ases y reyes, y tratando de leer los ojos de sus contrincantes para saber qué tienen entre las manos.

Es poner un pie en el Vulcano y sentir  inmediatamente el peso de la historia: son más de 100 años de vida, primero como bodega de barrio, y desde hace 22 primaveras como uno de los bares más populares de la parte baja de Gràcia. Está capitaneado por Merche y Loli, que son primas, a las que se añade Meritxell todas las tardes.

JOAN CORTADELLAS

En el Vulcano siempre hay gente, y siempre están jugando: principalmente al dominó y a cartas (mus, remigio y butifarra). «Tenemos dos equipos de dominó propios que han participado en campeonatos de Catalunya y España.

También presumen de clientes ilustres habituales: Josep Maria Minguella, representante de futbolistas (el Vulcano es un bar muy culé, siempre con el fútbol puesto en sus cinco pantallas), el exdiputado y líder de la CUP David Fernández o los miembros de la formación de ska Dr. Calypso, que hasta tienen su propio reservado. Y atención a la comida casera, cocinada toda por Merche, con un plato estrella que reina sobre los demás: las croquetas de jamón.

Llibertat, 43
Lunes a jueves
: de 8.00 a 23.00 horas
Viernes: de 8.00 a 2.00 horas
Sábado y domingo: de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 23.00 horas

1. La Iguana. Lleno total para jugar a su trivial molón.

2. Queimada. En 31 años, han acumulado 601 juegos.

3. Vulcano. Partida de dominó. Un clásio en otro clásico.

4. Firefly. En la onda del Triángulo Friqui barcelonés.


4. FIREFLY

Nivel avanzado

Hace cinco años, Esther y Alberto lo vieron claro: faltaba un bar donde todos los friquis de los juegos que se reunían en la parte baja del paseo de Sant Joan pudieran seguir con su hobby cuando cerraban las tiendas. Dicho y hecho: el Firefly tiene ahora mismo 95 títulos en vitrina, todos ellos juegos actuales, muy diferentes de los clásicos (aquí no hay Monopoly ni Cluedo ni Scattergories).

Ellos están al día de las novedades que se presentan en ferias como la de Essen, en Alemania, y lo viven tan a fondo que además del bar también tienen una tienda y, desde hace un año, una editorial propia, 4 Dados, junto con dos socios más, que les ha permitido publicar juegos creados por ellos mismos.

ÁLVARO MONGE

El bar siempre está lleno de jugadores de todo tipo: roleros (jugadores de rol), troneros (fans de Juego de Tronos) o los que prefieren los juegos de guerra y estrategia, muy presentes en las mesas del local. Algunos de los más populares entre la clientela son Los Colonos de Catán (¡un clásico!), Dixit, Carcassone, Zombicide, King Of Tokyo y King Of NY, pero los favoritos de Esther son el Twilight Imperium (como un Risk, pero mucho más complicado) y el Twilight Struggle (sobre la Guerra Fría).

Atención a los paneles tamaño XL de Star Wars, Mad Max, El Señor de los Anillos y, lógicamente, Firefly, la serie de ciencia ficción de culto creada por Joss Whedon que da nombre al bar.

Bailén, 43
Domingo a jueves
: de 16.00 a 23.00 horas
Viernes y sábado: de 16.00 a 2.00 horas
Lunes cerrado


5. LA NENA

Un suizo, un parchís y muchos niños

En On Barcelona hemos hablado otras veces de La Nena por su exquisito chocolate caliente o por las deliciosas tartas caseras, incluso porque es de los pocos locales de la ciudad donde no sirven alcohol. Pero hay otro detalle fundamental que explica por qué absolutamente siempre está a rebosar y los clientes se pelean por una de sus mesas: en la granja del barrio de Gràcia siempre han apostado por los juegos de mesa.

Estamos hablando de clásicos como el parchís, el Trivial, el Scrabble, el Tabú o el Intelect, y otros incluso más clásicos y muy aptos para jugar con los más pequeños como el Mikado, todo tipo de puzzles o mapamundis para consultar y pintar.

Porque, claro, esta es otra de las características fundamentales de La Nena, como ya permite aventurar su nombre: ¡el local está siempre a tope de niños! Un detalle que a Pep Cañameras, su principal responsable, le gusta mucho: «¡Los niños están bien, el problema a veces son los padres!», asegura sonriendo.

El ambiente es muy familiar y agradable, los niños y los padres con frecuencia juegan juntos, y nadie se asusta si en un momento determinado una pareja se pelea medio en broma porque ella le está dando un buen repaso a él en el parchís o un grupo de amigos no se pone de acuerdo con la respuesta que les debería dar el último quesito de su pieza de Trivial. ¡Ah!, y aquí no hay wifi: «Internet no es un juego», dice Cañameras, de nuevo con una sonrisa burlona. 

Ramón y Cajal, 36
Todos los días
, de 9.00 a 22.00 h


6. BLITZ BAR

Manos ocupadas y pantallas de impacto

Dicho y hecho. El Blitz Bar funciona tan bien que solo abren cuatro de los siete días de la semana, y siempre está lleno de gente joven (y no tan joven, como dice Marina) concentradísima en sus mandos y en alguna de las seis pantallas del local.

Lógicamente estas seis pantallas, y sus seis consolas correspondientes, son las reinas del bar (juegos preferidos: Smash Bros, Tekken, Just Dance y Soul Calibur), pero en el Blitz hay mucho más donde elegir: muchos de quienes están ahí el día en que nos acercamos al local están jugando con cartas de rol creadas especialmente por los dos chavales que llevan el local, Nando y Dani, que no para de contestar preguntas de clientes mientras habla con nosotros y sirve cervezas tras la barra.

Marina, cocinera y propietaria del Blitz Bar, explica que en su familia siempre han sido muy emprendedores, y que a su hijo Nando se le metió en la cabeza una idea completamente innovadora que él solito empezó a sacar adelante hace dos años y medio, cuando acababa de cumplir los 18 y aún trabajaba en su antiguo bar, el Caleta, también en Nou Barris: abrir el primer bar de videojuegos del Estado.

ÁLVARO MONGE

Y para los nostálgicos de las maquinitas de bar de las de antes, cuentan también con una Arcade construida especialmente para ellos con, atención, 520 juegos diferentes (¡!), con clásicos como el Tetris, el Pang, el Street Fighter o todas las ediciones posibles del FIFA de fútbol. Pura adrenalina y excitación.

Paseo de Valldaura, 262
Jueves
: de 17.00 a 23.00 horas
Viernes: de 17.00 a 00.00 horas
Sábado: de 17.00 a 1.00 horas
Domingo: de 17.00 a 22.00 horas
Lunes, martes y miércoles, cerrado


7. BUTYKLAN

Imposible aburrirse

Paco explica que todo ha sido por petición de los clientes, que iban sugiriendo cambios y nuevas distracciones para pasar las horas. Cuando abrió, solo tenían un billar a tres bandas, del que aún conservan la caja para guardar las bolas colgada en la pared; y durante mucho años, en las décadas de los 80 y 90, abrían hasta las seis de la mañana, y el local se llenaba de camareros de otros bares que se acercaban a tomar la última copa y a jugar al billar o al futbolín.

JULIO CARBÓ

El Butyklan es uno de los bares nocturnos de copas con más solera del Eixample. Lleva más de 40 años abierto, siempre con Pepe Gil y Paco Ruiz al volante. Pero, además de su look de pub de los 80 (taburetes de terciopelo, reservados oscuros, barra larga revestida de piel) y sus enormes dimensiones (más de 200 metros cuadrados), el Butyklan tiene todo lo que un bar puede tener para hacer imposible el aburrimiento: futbolín, billar americano, dardos y juegos de mesa de todo tipo, desde ajedrez y dados hasta el Mentiroso y el Scattergories.

No es raro entrar cualquier día de la semana (solo cierran la noche de Fin de Año) y encontrarte a la entrada a un grupo de jubilados jugando al dominó; más allá, cuatro amigos con el Trivial en otra sala y, al fondo, gente jugando al billar y los dardos, mientras las diferentes pantallas del local proyectan vídeos de música comercial actual. Tanto Pepe como Paco están prácticamente en edad de jubilarse, pero no tienen ganas de dejar el bar: hay Butyklan, pues, para muchos años más.

C/ Aragó, 343
Todos los días, de 18.00 a 3.00 horas


NOSTALGIA DE LAS MÁQUINAS DE MARCIANITOS

Antes, en los bares, entre el final de la barra y las tragaperras, había máquinas con juegos de los de matar marcianos, conducir coches (¿alguien se acuerda del Out Run?) o exterminar monstruos verdes. Uno de esos juegos, mítico para muchos aunque quizá desconocido para otros, se llamaba PANG, y lo protagonizaba un pequeño muñequito armado con flechas que tenía que ir deshinchando unas bolas de agua que se iban haciendo cada vez más y más pequeñas.

ÁLVARO MONGE

Dicho así parece raro, pero el juego –al menos al principio– no reviste especial complejidad… hasta que, claro, van pasando las pantallas, las bolas se hacen cada vez más numerosas y se va todo enredando de mala manera.

Si queréis saber de qué os hablo, buscad en Google Images y veréis. O, mejor aún, acercaos al Blitz Bar de Nou Barris y pedid a Dani que lo busque en la maravillosa Arcade que tienen al lado de la puerta. Aviso: no vais a querer salir del local en toda la tarde.