Ir a contenido

EL MÚSICO AFINCADO EN BCN CANTA EN CATALÁN, CASTELLANO, NAPOLITANO E ITALIANO

Alessio Arena. El instrumento de la palabra

El cantautor y escritor italiano presentará mañana en La 2 del Apolo 'Bestiari(o) familiar(e)'

NÚRIA MARTORELL
BARCELONA

Alessio Arena interpreta en acústico La maleta de perdida de Daniel González. / ANAHÍ GALLARDO

Con Alessio Arena hemos topado. Un premiado escritor napolitano e inspirado músico autodidacta que canta en catalán y tiene una vida de culebrón. El ganador en el Festival Musicultura del 2013, uno de los más importantes de canción italiana de autor de su país, presentará mañana en La 2 de Apolo 'Bestiari(o) familiar(e)'. "Un diario íntimo con texturas líricas de un pop neobarroco", describe, que abordará arropado por chelo, contrabajo, guitarra, percusión, el piano de su aliada Clara Peya, y con Hugo Arán como artista invitado.

Arena traza constantes puentes ente la literatura y la canción. "En realidad no soy cantante. Nunca estudié. Ni músico. Cuando toco me tiemblan hasta las uñas de los pies. Pero mi instrumento no es la voz. Ni la guitarra. ¡Son las palabras! -exclama-. En mis canciones hay párrafos y frases de mis novelas. Porque cuando empecé a escribir no tenía suficiente. Necesitaba dejar que fluyera la tinta de sus páginas".

El encuentro con su padre

La historia de su primer libro, 'L'infanzia delle cose' (2009), transcurre en Madrid. "Es la historia de un violinista obsesionado por conocer a su padre. Le dicen que está muerto pero él lo ve por todas partes". Este último detalle es importante. La novela ganó el premio Giuseppe Giusti. Se puso a escribir la segunda -"para seguir reconstruyendo mi identidad", dice-. Y fue entonces cuando Arena conoció a su propio progenitor, el intérprete de canción popular italiana Gianni Lamagna.

"Me crié en Nápoles con mi abuela. Fui hijo de madre soltera, que nunca le dijo a él que yo era su hijo. Ahora somos uña y carne. Y es el productor de la segunda parte de mi disco". Arena ha acabado afincado en Barcelona, donde su madre se fue a vivir con su pareja y él pasaba estancias de niño. Una ciudad muy presente en su música.

Su epé 'Autorretrato de una ciudad invisible' es una crónica de sus primeros años aquí, con títulos como 'El mar sobre Barcelona', así como otro dedicado al escritor y activista Jean Genet y su época en el Raval. Fue su primera incursión en la música. Cantaba en castellano. Y homenajeó al Serrat de 'Paraules d'amor'. "Fue todo muy intenso. Conocí a mi padre, salí del armario y empecé a vivir feliz con mi homosexualidad", recuerda.

Con 'Bestiari(o) familiar(e)' Arena despliega su talento como vibrante cantautor. En catalán. En napolitano e italiano. Con sensibilidad.