LA VERSIÓN DE UN EXPERTO

De la Rosa: "No entra en mi cabeza que este Mundial se decida en un choque"

  • El expiloto catalán de F-1 considera que, tras el triste espectáculo de Arabia Saudí, tanto Verstappen como Hamilton saben que la FIA "no les permitirá hacer tonterías" en Abu Dhabi

  • De la Rosa considera que estamos ante uno de los finales más apasionantes de la historia, que podría decidirse, no solo en la salida, sino en la entrada en la primera curva de Yas Marina

Pedro Martínez de la Rosa, en Portocolom (Mallorca).

Pedro Martínez de la Rosa, en Portocolom (Mallorca). / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

7
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Pocos saben tanto como él de F-1. Muy pocos. El catalán Pedro Martínez de la Rosa (Barcelona, 24 de febrero de 1971), 50 años, nueve temporadas en la F-1, 105 grandes premios, segundo en el GP de Hungría del 2006 a los mandos de un McLaren-Mercedes, está convencido de que, el domingo, veremos un final tan espectacular “o más” que el Mundial que nos han deparado, a lo largo de 21 carreras, el neerlandés Max Verstappen (Red Bull-Honda) y el campeonísimo británico Lewis Hamilton (Meredes).

Le veo frotándose las manos ante el final que nos espera. Una cosa está clara, estamos viviendo una temporada alucinante, increíble, inimaginable en todos los sentidos. Es la segunda vez en la historia, en 72 años de F-1, que dos pilotos llegan igualados a casi todo, después de 21 carreras, 21 peleas por la ‘pole’, donde no solo puntúa ganar o subirse al podio sino, incluso, hacer la vuelta rápida y, aún así, dos tipos de la capacidad monstruosa de Max Verstappen y Lewis Hamilton llegan empatados a 369,50, es decir, incluso en decimales, a la última carrera.

¿Cuál es el motivo de tanta igualdad? Que Verstappen y Hamilton son dos pedazos de pilotos, impresionantes los dos y, por tanto, puede ocurrir todo y ganar cualquiera. Y, lo mejor, que el que gane será justo vencedor. Y cuando digo igualados, me refiero en calidad, en manos, en habilidad, en pilotaje, que es lo primero en lo que nos tenemos que fijar y, también, en coches y equipos.

¿Dónde rádica, a su entender, lo más llamativo de este duelo? Pues, por ejemplo, que es la primera vez, en mucho tiempo, que el duelo lo protagonizan pilotos de dos equipos diferentes, pues hasta ahora casi siempre han sido los dos pilotos de Mercedes los que peleaban por el título, no había otros rivales.

"Hamilton no pelea por su octavo título, pelea por el título que lo convertirá en el más grande de la historia"

Pedro Martínez de la Rosa / Expiloto de F-1

Y de generaciones distintas ¿verdad? Son de edades distintas, sí, y generaciones diferentes, cierto, pero son idénticos en pilotaje, manos, saber poner el coche a punto, velocidad punta, agresividad en la ‘quali’, gestión de neumáticos…muy completos, pero, sí, de generaciones distintas.

¿Qué significa para usted que Max y Lewis representen diferentes generaciones? Como hablamos de F-1, la diferencia entre Hamilton, de 36 años, y Verstappen, de 24, es evidente: Max es un loco y se entrena continuamente, sin cesar, con los Esports, es decir, con la videoconsola, con el sofisticado juego virtual de la F-1, que permite a los pilotos todo tipo de entrenamiento y, sobre todo, conocer mejor los trazados, nuevos y viejos, la puesta a punto, las trazadas y demás trabajos, compitiendo con otros pilotos jóvenes, coche contra coche, como pueden ser, por ejemplo, Lando Norris o George Russell, mientras que Lewis no sabe lo que son los e-Sports, siendo mucho más tradicional en su preparación. Lewis ni se entrena ni compite ‘on line’, es de la vieja guardia, no es un ‘gamer’.

Es decir, si la final del domingo fuese ‘on line’, en e-Sports, en la videoconsola, ganaba Verstappen ¿no? ¡De calle! ¡De paliza!, fijo. La pasión, el interés y dedicación de Verstappen por ese tipo de preparación es tremenda. Y, en ese sentido, Max llegará a Abu Dhabi conociendo mucho mejor que Lewis las modificaciones que han hecho en el trazado de Yas Marina, con retoques importantes en algunas curvas y más amplitud de pista, lo que cambiará la trazada. La diferencia generacional, pues, es que Verstappen ha incorporado el mundo virtual de la F-1 a su entrenamiento y Hamilton, no.

¿Está de acuerdo en que Hamilton lucha por el título que lo convertirá en el más grande de la historia y Verstappen por lograr el primero de muchos cetros? Los dos tienen muchísima presión. Los dos saben que el rival les hará jaque mate en cuanto el otro cometa el más mínimo error. Los dos saben que un mal día, les arrebata el título. Y, sí, Lewis está a un pasito de ser el mejor de la historia, superando los 7 títulos de ‘Schumi’ (Michael Schumacher), pero es que Max está a un pasito de iniciar, con solo 24 años, una cuenta que nadie sabe hasta donde le llevará, pues tiene 12 años menos que Lewis. Los dos están tocados por una barita mágica. Los dos tienen mucho a ganar y perder.

¿La experiencia de Hamilton puede ser decisiva? Lewis tiene una ventaja grande, enorme, sobre Max: ya ha ganado y perdido títulos en la última carrera. Ha perdido el del 2007, en Brasil, en la última carrera, ante Kimi Raikkonen (Ferrari) y perdió, en el 2016, precisamente en Abu Dhabi, otro título, en el último GP, ante su compañero de equipo Nico Rosberg. Pero, por otro lado, también ha ganado un título, ¡el primero de siete!, de forma espectacular, en la última curva, de la última vuelta, del último GP, en Brasil-2008, frente al brasileño Felipe Massa (Ferrari).

"Si Verstappen y Hamilton se jugasen el título en la videoconsola, en los e-Sports, ganaría Max de calle"

¿Puede que la parafernalia que rodea la F-1, industria, patrocinadoras, imagen, marcas, constructores, fabricantes, presupuestos…le suponga una presión añadida a ambos? ¡Ni hablar! Eso no cuenta, cero, nada. Cuando tú llegas al nivel que han llegado Max y Lewis todo eso, tal vez, aparecerá en tu mente al acabar la carrera, cuando ganes o pierdas, y pienses en la felicidad que has provocado en esas 1.000 familias que forman parte de tu fábrica, equipo y patrocinadores o en la decepción que les puedes generar. Antes, esa responsabilidad no te incomoda. Has llegado tan arriba porque has sabido controlar todos esos elementos exteriores. En la parrilla de salida, cuando sueltas el embrague, lo único que ves es un monstruo al lado tuyo al que quieres ganar.

¿Qué es lo que más le gusta de Hamilton y lo que menos? Me gusta, y mucho, y me produce admiración, que lleva, desde el 2007, ganando carreras, lo que me parece brutal. En todo tipo de circuito, ambientes y clima, contra todo tipo de rivales, con coches distintos, diferentes neumáticos, reglamentaciones y épocas. Me sorprenden que algunos le critiquen “porque comete errores”, ¡pero cómo no va a cometer errores si lleva 15 años, 15, ganando! ¿Algunos errores tendrá que cometer, no? Para mi es una bestia, un animal, es un ‘hammer’, un martillo, pasan las décadas y ahí sigue. ¿Qué no me gusta?, no le encuentro ni un solo ‘pero’. ¿Uno?, que debería haberse acostumbrado, insisto, a los e-Sports, al mundo virtual de la F-1.

¿Y de Verstappen? Me encanta, pero mucho, su explosividad. Me gusta lo impredecible que es, lo inconformista que es y que ha aportado aire fresco a la F-1, porque es capaz de hacer realidad cosas que nunca se habían visto en la F-1 o que, a ojos de cualquiera, resultaban imposibles. Y, dicho esto, ¿qué defecto le veo?, intentar controlar esa explosividad, esa agresividad, ese ‘champán o suero’, que lo hace único.

"Lo que más admiro de Hamilton es que lleva ¡15 años! ganando y de Verstappen, me encanta su explosividad, lograr lo imposible"

¿Qué fin de semana visualiza? La ‘quali’ del sábado será vital, al igual que la salida y la primera curva. Todo lo demás puedo imaginármelo. El sábado se vivirá una tensión tremenda, única, inigualable, porque tanto Mercedes como Red Bull van a tratar de que Valtteri Bottas y ‘Checo’ Pérez se metan delante en parrilla para ayudar a sus jefes. Es evidente que la salida y quien trace delante la primera curva tendrá muchísimo ganado. Hamilton necesita que Bottas le evite una confrontación, directa, con Verstappen, necesita evitar el toque con Max en la primera curva.

Noticias relacionadas

¿Descarta un accidente entre ambos, provocado o no? No entra en mi cabeza, no ya en mi mente de piloto, ni siquiera de observador que este Mundial acabe, se decida, con un toque, en un choque, en un accidente entre ambos candidatos. Me parece imposible y lo digo de corazón. Y estoy seguro que los dos serán advertidos en este sentido, sobre todo después del ‘show’, del espectáculo, del último domingo en Arabia Saudí. Es evidente que la FIA les dirá, nada más verles, que no se les permitirá ninguna tontería. La F-1 es un ejemplo para los jóvenes que están empezando a competir.

¿Tiene argumentos la FIA para evitar una maniobra antideportiva? El reglamento, las sanciones. Me gustaría recordar el deshonroso final del Mundial de 1997 cuando, en Jerez, precisamente, Michael Schumacher, sí, sí, el gran y admirado ‘Schumi’, golpeó a su rival por la corona, Jacques Villeneuve, que, finalmente, pudo seguir en carrera y ganar el título. La FIA no solo sancionó a Schumacher, sino que le desposeyó del subcampeonato y de todos los puntos por su comportamiento “antideportivo”.