CAMPEÓN DE ESPAÑA A LOS 9 AÑOS

Roc Piñera, el alumno aventajado de Fernando Alonso

  • Roc, de 9 años y que imita a su hermano Aleix, que a los 11, también vuela bajito con el kart, acaba de ganar el campeonato de España que organiza el bicampeón de F-1

  • "Aquí, en la F-1, el bueno es Verstappen, pues Hamilton siempre ha tenido el mejor coche", cuenta este estudiante de 4º de Primaria de La Salle de Sant Celoni

Roc Piñera Rusiñol, de 9 años, en su clase de 4º de Primaria, de La Salle de Sant Celoni.

Roc Piñera Rusiñol, de 9 años, en su clase de 4º de Primaria, de La Salle de Sant Celoni. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

4
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

¡Qué gente más maravillosa, Dios! Tú entras en La Salle de Sant Celoni, donde estudian, se preparan y son educados casi 700 niños y niñas, nuestro futuro, y con lo primero que te tropiezas es con una escalera en cuyo primer escalón está escrito ‘in this school’ (en esta escuela) ocurren, defendemos y cumplimos estos requisitos. Y las siguientes cláusulas están escritas en los peldaños que dan acceso a las clases: ‘On se respecte’ (nos respetamos), ‘compartim vivències’, decimos lo siento, ‘we work hard’ (trabajamos duro) y ‘on es courageux’ (somos valientes).

Esa escuela, que destila bondad, cariño, profesionalismo, dedicación, amor por las futuras generaciones y mimo, mucho mimo, tiene maestras como Teresa Lozano, que quería ser periodista y sueña con que alguno de sus alumnos de esa ruidosa, simpática, variopinta clase B de 4º de Primaria, le salga reportero.

El campeón mudito

Por eso les enseña, no solo a leer, sino también a escribir. Por eso tiene una especie de taller de periodismo. Por eso acepta de buen grado que entre un periodista a entrevistar, compartir y hacer una foto divertida a uno de sus niños. “De este momento, de esta charla, de este reportaje vamos a sacar un montón de cosas buenas”, cuenta Teresa, que convierte cualquier vivencia en materia educativa.

Y ahí, en mitad de la clase, mudito, casi asustado, está el tigre del karting. Tiene 9 años, como todos sus compañeros de clase. Se llama Roc Piñera Rusiñol. Papá Josep es electricista; mamá Cristina, abogada. Tiene un hermano, Aleix, de 11 años, que también vuela bajito con el kart, pero el que ha ganado el campeonato de España que organiza Fernando Alonso, con kártings que fabrica el bicampeón de F-1, es el ‘peque’ de la casa.

Ni el cole, ni Teresa, ni papá, ni mamá pueden estar más orgulloso del chaval. El cole porque lo vive, cómo no, con naturalidad. ¿Quién sabe, verdad, qué será de Roc? Teresa porque asegura que es “un maravilloso chaval y un buen estudiante”. Papá, porque, aunque cree que podría sacar mejores notas, es más feliz cuando Roc se divierte en la pista que “casi cuando gana”. Y mamá porque no para de coger casos y casos para ver si puede llegar a final de mes y poner su granito de arena en esa hucha tan costosa que son las carreras de karts. De la cantidad de reparaciones que hace papá, ni hablamos.

Roc Piñera, sentado en su kart, atiende las explicaciones de su mecánico, Marc Hibern.

/ EMILIO PÉREZ DE ROZAS

El caso es que Roc, que afirma que “el bueno es Max Verstappen porque es muy, muy, valiente y agresivo y Lewis Hamilton lo que tiene es el mejor coche”, acaba de ganar un atractivo campeonato de España donde todos los karts son iguales y, encima, se sortean antes de cada carrera. Cochecitos con motores de 60cc y que alcanzan en recta los 100 kms/h. De ocho carreras en Campillos (Andalucia), Zuera (Aragón) y Recas (Toledo), ¡vaya, ninguna en Catalunya!, donde el karting se ha venido abajo, cuenta Josep, Roc ha ganado tres, con tres podios más y dos cuartos puestos.

La marmita de Obélix

“A mí me gusta arrancar y tratar de escaparme, pero eso no es nada fácil. No es que no me guste la pelea, que me gusta, es que prefiero evitarla, aunque nuestras carreras suelen ser muy divertidas”, cuenta mudito Roc. “Es muy fino pilotando, como lo es su hermano Aleix, que ¡ojalá! pueda ir, el próximo año, becado al CAR del circuito de Cheste, pues a nosotros ya no nos alcanza el dinero para seguir ayudándole. Los dos, insisto, son muy finos y tienen muy buenas manos”, añade Josep Piñera, que no sueña con nada “simplemente con que ellos disfruten y estudien. Mucho”.

Piñera lamenta que el kart se haya venido abajo en Catalunya. La fuerza que tenía esta especialidad hace algunos años en tierras catalanas se ha desplazado a Valencia. Aleix y Roc nacieron para las carreras en la cuna de Lliçà d'Amunt, donde surgió, mira, el gran Àlex Palou, reciente ganador de la Indy norteamericana. La marmita de Obélix donde cayó Roc es, dicen, el equipo Kids to win (niños para ganar) de José Luis Bermudez, el ‘jefe’ de Sallent.

"A mi me gusta arrancar y tratar de escaparme, pero eso no es nada fácil"

Roc Piñera Rusiñol / Campeón de España de karting de 9 años

Mudito Roc tiene claro que los circuitos son “mi otro patio del colegio, donde voy a pasármelo bien y donde, por supuesto, si puedo ganar no dejaré de intentarlo”. Papá Josep no quiere más, de ahí que se niegue a hacer locuras para poder seguir sufragando la carrera de sus hijos, que son buenos pero que, si no cuentan con ayuda externa, sus padres no van a hipotecar sus vidas para que ellos sigan corriendo. “Haremos todo lo necesario para conseguir ayudas y, si no llegan, llegaremos hasta donde podamos, pero no más”.

Noticias relacionadas

De momento, como son los campeones del campeonato del bicampeón del mundo, están invitados (todos los gastos pagados) a tomar parte en la carrera de campeones que el propio Alonso organiza en su circuito de Asturias (Llanera) el próximo 28 de noviembre. “Y allí estaremos para disfrutar de un fin de semana de carreras”, señala Piñera. “Sería guapo ganar”, dice mudito Roc. “Mejor nos lo pasamos bien”, añade papá.

Nos vamos. Teresa, nuestra maravillosa profesora, reflejo de una escuela modélica, se asoma en lo alto de la escalera y, pisando el peldaño de ‘somos valientes’, se despide de nosotros. Yo volveré. Tengo una colega en el aula B de 4º de Primaria.