Ir a contenido

FÓRMULA 1

Bottas sorprende con la pole en Estados Unidos

Mercedes no era primero un sábado desde antes del verano, pero un cambio en la normativa ha acabado con el dominio de Ferrari a una vuelta

Miguel Martínez

Bottas, después de lograr la pole en EEUU.

Bottas, después de lograr la pole en EEUU. / AP / DARRON CUMMINGS

El Circuito de las Américas no conoce otro “poleman” que un Mercedes desde que los motores híbridos llegaron a la F-1 en 2014. Y por séptima vez una flecha de plata se llevó el mejor tiempo del GP de Estados Unidos, aunque pocos esperaban que fuera Valteri Bottas y no Lewis Hamilton. 

El inglés, quinto, se quedó a tres décimas de su compañero, pero por el medio se colaron los dos Ferrari y el Red Bull de Max Verstappen. De todas formas no altera mucho las posibilidades de que el chico de Stevenage selle su sexto titulo mundial en carrera. Tan solo necesita un octavo puesto.

Nueva normativa

Mercedes no lograba la pole desde el GP de Alemania, antes del verano, y en su regreso al primer lugar de la parrilla tiene mucho que ver una nueva normativa de la Federación Internacional sobre motores que parece haber acabado con la ligera ventaja que disfrutaban los coches de Maranello. “Ha estado muy ajustado. Charles ha tenido ese problema y creo que Sebastian podía haber hecho mejor tiempo”, dijo tajante Matria Binotto, director de Ferrari, quien negó que la nueva normativa de la FIA influyera en el resultado.

Hamilton conquistará su sexto título mundial si acaba la carrera entre los ocho primeros

“La primera vuelta es importante, pero la carrera es muy larga y ya hemos visto que todos está muy igualado”, explicó Vettel, una reflexión que compartió Verstappen: “Han sido solo unas milésimas de diferencia y nosotros somos más fuertes en carrera, así que todo puede pasar”.  

Tensión no resuelta

Leclerc arrancó la clasificación sin haber completado ni una sola vuelta en los libres de la mañana tras un problema de presión de aceite en su motor. Sus mecánicos hicieron un gran trabajo para sustituir el propulsor, pero le colocaron una especificación anterior, con menos potencia que el montado, por ejemplo, en el coche de su compañero Vettel. Arrancará en la segunda línea que comparte con Verstappen y en la que hay mucha tensión no resuelta entre los dos compañeros de generación.

Lewis Hamilton partirá quinto después de haber cometido algunos errores en los dos intentos de vuelta rápida, pero que no le resta ninguna opción para ganar la carrera, subir al podio, o finalizar entre los ocho primeros, la única condición para sellar de forma matemática la consecución de su sexta corona.

Sainz, a por su 100º GP

Y justo por detrás del ya casi hexacampeón, arrancará Carlos Sainz. “Las condiciones de la pista han cambiado y mejoramos los reglajes del coche. Es un buen punto de partido para quitarnos el mal sabor de boca de México. En carrera volverá a cambiar la dirección del viento, volverá a ser como la del viernes, y no me digas por qué, pero no nos va bien”, explicó el madrileño, que en Estados Unidos cumple su gran premio número 100. 

"Estoy orgulloso de estos 100 Grandes Premiso, y con la confianza de que lo mejor está por llegar”, añade el español que ha pasado por Toro Rosso, Renault y McLaren. "Tengo muy buenos recuerdos de los tres equipos en los que he estado, de todos los circuito en los que he corrido. Lo importante es que estoy mejor que en la primera carrera , que soy mejor piloto y que la posición ha mejorado”.