Ir a contenido

EL GP DE RUSIA DE F-1

Leclerc también quiere ganar a los Mercedes en Sochi

El monegasco domina los libres en la fantasmagórica ciudad que ha visto victorias de Mercedes en sus cinco ediciones

Miguel Martínez

El monegasco Charles Leclerc ha sido hoy, en Sochi, el más rápido con su Ferrari.

El monegasco Charles Leclerc ha sido hoy, en Sochi, el más rápido con su Ferrari. / AFP / DIMITAR DILKOFF

Tan sólo los galácticos niveles de egocentrismo, derroche y corrupción de Vladimir Putin propiciaron la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, la localidad de veraneo del mandatario ruso a orillas del Mar Negro. Se gastaron 51.000 millones de dólares  —los anteriores juegos de Vancouver costaron 8.000— y cinco años después Sochi es solo un mausoleo de pabellones y avenidas que solo revive, un fin de semana al año, con la llega de la  F-1. Parece que este puede ser el último año como sede del GP de Rusia, que podría mudarse a San Petesburgo (la ciudad natal de Putin) y ser también el fin del dominio Mercedes en esta aburrida pista.

Leclerc vuela con el Ferrari

Las flechas de plata han monopolizado los triunfos en las cinco ediciones disputada —incluidos tres dobletes—, pero Charles Leclerc (Ferrari), quién si no, amenaza con acabar con ese dato. El monegasco venció en Bélgica e Italia y solo una decisión táctica de su equipo le privó de enlazar en Singapur su tercera victoria consecutiva. El joven talento de 21 años ha dominado las tres últimas carreras y no afloja en su llegada a Sochi: marcó el mejor tiempo en la primera sesión de entrenamientos libres, y solo cedió ante Max Verstappen, en la segunda. Pero su rival generacional no cuenta, en principio, para el podio ya que Red Bull ha decidido penalizar en esta carrera para instalar un motor Honda de nueva especificación.

Leclerc no fue solo el más rápido a una vuelta entre los favoritos al triunfo, sino que resultó el más consistente en tandas largas, lo que augura un gran ritmo en carrera. El pronóstico meteorológico anuncia lluvia persistente para la jornada del sábado en la que se celebra la última sesión libre y la clasificación, mientras que se espera un día seco y soleado para el domingo de carrera. Y en la práctica, eso supone que los equipos tendrán que quedarse con los reglajes que han obtenido el viernes.

Problemas en Mercedes 

Ni Lewis Hamilton ni Valtteri Bottas se mostraron satisfechos con el equilibrio del coche y ambos cometieron errores en pista. Tampoco se libró de los sustos Sebastian Vettel, que baja sensiblemente su rendimiento, cuando el coche no se adapta como un guante su estilo de conducción. Pero el Ferrari sí es rápido y consistente en manos de Leclerc. Lástima de los 100 puntos que separan al monegasco del liderato de Hamilton a falta de 150 puntos por disputarse en seis carreras.  Con esa diferencia, Hamilton puede ser campeón casi sin sumar en cuatro de los seis grandes premios que restan y eso tranquiliza mucho a Mercedes ante el arreón de Leclerc y los ingenieros de Maranello. Porque no hay que olvidarlo, las novedades introducidas en Ferrari para el último gran premio de Singapur supusieron una mejora de más de medio segundo por vuelta, algo pocas veces visto en los últimos años, pero que llega tarde para luchar el título.

Temas: Ferrari