Ir a contenido

ACCIDENTE MORTAL EN BÉLGICA

Fallece un joven campeón francés, de 22 años, en la F-2

Un accidente múltiple al final de la rapidísima recta de Spa provocó la muerte del campeón de la GP3 del pasado año

Antoine Hubert, hijo de un reconocido piloto de rallys, era una de las estrellas emergentes del campeonato de F-2

Miguel Martínez

Estado en el que quedó el monoplaza F-2 del francés Antoine Hubert, fallecido hoy en Spa.

Estado en el que quedó el monoplaza F-2 del francés Antoine Hubert, fallecido hoy en Spa. / AFP / REMKO DE WAAL

Era uno de los pilotos con más futuro de la categoría, y el segundo mejor debutante de este año en la F-2, la antesala de la F-1 que recorre todos los circuitos de Europa y algunos de Asia junto al 'Gran Circo'. Pero el piloto francés Antoine Hubert, nacido en Lyon hace 22 años, hijo de un reconocido piloto de rallys, falleció tras un triple accidente en el final de la rapidísima recta del Radillon, en el circuito de Spa Fracorchamps, donde este fin de semana se celebra el GP de Bélgica.

Así fue el accidente

Hubert, que este septiembre cumpliría 23 años, fue embestido, a gran velocidad por el coche de Juan Manuel Correa en lo alto del Radillon, tras haberse salido de pista y golpeado las protecciones del lateral derecho. Los servicios médicos del circuito se trasladaron rápidamente a la escena del accidente y los pilotos involucrados fueron trasladados al centro médico. "Hubert sucumbió a las heridas sufridas y falleció a las 18.35 horas", confirmó la FIA en un comunicado. "Correa está en condiciones estables y está siendo tratado en el hospital CHU, de Lieja. Se dará más información de su estado cuando esta esté disponible", añade. Por su parte, Giuliano Alesi fue declarado apto tras pasar por el centro médico y no sufre mayores lesiones.

Ganador de dos GP 

Hubert era piloto júnior de Renault y vigente campeón de la GP3, y estaba luchando por entrar en el top 10 cuando se vio involucrado en el terrible accidente. Había ganado dos carreras de la F-2 este año, en Paul Ricard y Mónaco, y era octavo en el campeonato, el segundo mejor debutante. Henry Surtees había sido el último fallecido en F-1, diez años atrás, en una carrera en el circuito de Brands Hatch, Inglaterra en 2009. El británico recibió un fuerte impacto en la cabeza de un neumático suelto en un accidente anterior. Esta muerte, junto a la de Jules Bianchi en F-1 tras un accidente en Suzuka en 2014, aceleró la obligación de montar de forma obligatoria el Halo también en F-2 con el fin de aumentar la protección del piloto, pero esta vez tampoco fue suficiente para salvar la vida de Hubert.