Ir a contenido

LA CARRERA MÁS MÍTICA DE TODAS

24 Horas de Le Mans: Alonso atacará en la oscuridad

El asturiano no renuncia a una segunda victoria en la mítica carrera de resistencia, aunque su principal objetivo es el campeonato del mundo

El expiloto de F-1 reconoce que, si conquista el título (ha de acabar entre los siete primeros), la gesta habrá sido más difícil de lo previsto

Miguel Martínez

Fernando Alonso, hoy, durante el paseo por Le Mans de los participantes en las 24 Horas.

Fernando Alonso, hoy, durante el paseo por Le Mans de los participantes en las 24 Horas. / AFP / JEAN-FRANCOIS MONIER

Fue durante la noche, con la bajada de temperaturas, cuando Fernando Alonso cuajó una brillante actuación que catapultó a su equipo, el Toyota nº 8, al triunfo hace un año en las 24 Horas de Le Mans, su segundo triunfo en el Mundial de Resistencia. Fue durante la noche, y con lluvia, donde completó un excepcional relevo que allanó el camino de su victoria en otro campeonato diferente, el IMSA americano, con otro coche, el Cadillac, en las 24 Horas de Daytona. Y ese es el plan para certificar el título en el Mundial de Resistencia a partir de las tres tarde de mañana, en una de las tres carreras más míticas del automovilismo, con 62 coches en pista, 300.000 espectadores y más de 90 años de historia que aconsejan cautela.

24 son muchísimas horas

“Son 24 horas, puede pasar cualquier cosa, un fallo mecánico, un despiste o enredarte en un adelantamiento…”, advierte Alonso. “Si podemos, iremos a por la victoria, pero sin olvidarnos que el objetivo es acabar entre los siete primeros y conseguir el título”, avanza el asturiano. Su plan es atacar en la noche, en la oscuridad, cuando la temperatura baje y los neumáticos dejen de ser eficientes. “Hemos hecho unos reglajes en el coche enfocados a sacar el máximo rendimiento dando temperatura a los neumáticos”. Un juego de gomas aguantan cuatro relevos. “Nos hemos preparado para ser lo más rápidos posible desde el segundo al cuarto, con la goma ya desgastada, por eso no somos muy rápidos con el neumático nuevo, y por eso no hemos luchado por la 'pole'”.

Las predicciones meteorológicas que manejan los equipos no contemplan lluvia, “pero eso tampoco quiere decir que vaya a ser más fácil. Es una carrera larguísima en la que puede pasar de todo. Tenemos que estar preparados para no venirnos abajo si nos ocurre algún incidente, y para no creer que está todo hecho si algo le pasa a nuestros rivales”, añade el bicampeón del mundo de F-1, que el domingo podría añadir un nuevo título mundial a su palmarés, el de resistencia, en la que será su última carrera en el campeonato.

Campeonato por victoria

"Parece que ha sido más fácil de lo que en realidad ha sido. Cuando firmé un papel con Toyota para hacer el campeonato no sabría si iba a adaptarme al coche, al pilotaje, a la forma de enfocar carreras de 24 horas después de tantos años en pruebas de menos de dos horas. Ha sido mucho más complicado de lo que parece, por mucho que hayamos liderado el Mundial desde la primera carrera a la última”. Sebastian Buemi y Kazuki Nakajima forman el equipo con Alonso en el coche nº 8.

"Habrá que tener un ojo en la victoria y otro en el campeonato”, dice el 'Nano' para resumir la vigilancia que ejercerán sobre el otro Toyota, el nº 7, de Kamui Kobayashi, José María López y Mike Conway. Además, los dos Toyota han sufrido más restricciones para igualar las prestaciones con el resto de coches de la categoría LMP1: más peso, y menos flujo de combustible.