Ir a contenido

En el nombre de Gonzalo

La muerte de un niño burgalés de 11 años conduciendo un kart genera un debate sobre los peligros que corren los menores al competir en deportes de motor

Emilio Pérez de Rozas

Gonzalo Basurto, junto a su padre Fernando.

Gonzalo Basurto, junto a su padre Fernando. / EL PERIÓDICO

Ha habido, sí, mucha gente que se ha llevado las manos a la cabeza tras el fallecimiento de Gonzalo Basurto, un niño burgalés de 11 años, en el karting de Fernando Alonso, en Oviedo. «Es evidente que ha sido una desgracia», dice Carlos Sainz, padre del piloto de Toro Rosso y dueño de dos kartings, en uno de los cuales se crió Carletes. «Fue, tal y como ha demostrado la investigación de la Federación Española, pura mala suerte, un infortunio, porque los karts nunca vuelcan boca abajo», añade el bicampeón de rallys.

El último accidente mortal en el karting infantil data de hace dos años, cuando el escocés Keir Millar, de 11 años, falleció en una carrera en el circuito de Lochgelly. El kart de Gonzalo se montó encima del kart que le precedía. Su rueda delantera derecha se subió sobre la rueda trasera del otro kart y dio una voltereta hacia atrás, impactando con su casco en la pista.

Pedro M. De la Rosa

PILOTO DE F-1

"Mi hija Luna, de 9 años, corre en karts y lo vive con enorme pasión. Ella y yo asumimos el riesgo y compartimos momentos maravillosos en la pista"

ANTE TODO, UNA FATALIDAD

«Ha sido una fatalidad que nos ha consternado a todos y que nos recuerda que los deportes del motor tiene un punto de riesgo, pero no más que muchos otros, por ejemplo, el ciclismo o el esquí. Me gustaría que, incluso en estos momentos, no olvidásemos que el karting aporta mucho más de lo que nos quita, pues contribuye a la formación de nuestros jóvenes», insiste Sainz, muchos de cuyos karts llevan cubiertas las cuatro ruedas, tiene cinturón de seguridad para los niños e, incluso, arco de seguridad.

«A todos nos duele lo que acaba de ocurrir, pero de ahí a criminalizar los deportes de motor va un abismo, entre otras razones porque yo, que pertenezco a la Asociación de Federaciones Deportivas, puedo asegurar que hay deportes que sufren muchas más muertes que las motos o los coches, entre otras razones porque se practican sin las medidas de seguridad y protección que desplegamos nosotros», comenta Ángel Viladoms, presidente de la Federación Española de Motociclismo.

«Yo tengo amigos con los que voy a esquiar, que bajan, con sus hijos de nueve años, por pendientes en las que alcanzan los 80 kms/h., equipados con cascos homologados que yo tengo prohibidos en la Copa Polini para niños de 6 años. Y los padres van tan felices», indica Viladoms, que recuerda que «la fatalidad se puede producir en cualquier momento, pues ahí está Michael Schumacher, debatiéndose entre la vida y la muerte desde hace cuatro años, tras sufrir un accidente de esquí, estando de vacaciones. Él, que había corrido 301 grandes premios».

EL RIESGO EXISTE SIEMPRE

"Sería muy ignorante decir que el motociclismo o el automovilismo tiene el mismo riesgo que el tenis de mesa, no voy a decir eso, no», señala Josep Font, psicólogo del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat, especializado en el deporte del motor. «Pero a lo que sí me niego es a prejuzgar que hay un riesgo mayor que en otros deportes. Porque, por ejemplo, se matan bastantes más ciclistas y alpinistas que pilotos, y nadie se echa las manos a la cabeza». Según Font, «la edad no es un factor limitante para practicar el karting. Lo que sí es un factor limitante es la falta de destreza y estos niños no conducen un F-1 y su destreza es pasmosa, prodigiosa».

Font cree que tanto los deportistas como sus familiares asumen, entre otras cosas porque empiezan muy jóvenes, el riesgo que suponen los deportes de motor. «Se aceptan, pero esos riesgos, lo siento, no son superiores a los que asumes cuando sales a la calle». Eso sí, Font reconoce que los niños que se inician en el mundo del motor suele ser por tradición, deseo o afición de los padres. Evidentemente, no hay ningún niño que, cuando salga al patio de un colegio, y diga que él quiere ser piloto.

No solo Font cree, por ejemplo, que el ciclismo es, ahora, más peligroso que las motos o los coches, también lo cree uno de sus grandes mitos, Miguel Induráin, que hoy, en Manacor, donde participa en una prueba de cicloturista, reconoció que «el ciclismo se ha convertido en un deporte de riesgo, cosa que me decía mi madre cada vez que salía a entrenarme. En la carretera hay que poner los cinco sentimos y pedir al automovilista que nos respeten». Solo hay que recordar la muerte por atropello, aún reciente, del ciclista italiano Michele Scarponi.

Josep Font

PSICÓLOGO DEL CAR DE SANT CUGAT

"Los riesgos del mundo del motor no son superiores a los que asumimos, cada día, cuando salimos a la calle"

SITO, AXEL Y EDGAR PONS

Sito Pons, bicampeón de 250cc y padre de dos hijos, Axel y Edgar, que corren en Moto2, pide no recibir lecciones y, mucho menos, de alguien que nunca ha estado en su piel. «No pretendo que me comprendan, ni siquiera que me entiendan, pues solo los padres que viven una situación parecida a la que viví yo, cuando Axel y Edgar eran niños, están capacitados para comprenderme. Durante ¡ocho duros años!, intenté convencerles de que no corriesen. Es más, cuando cumplieron los 12 años, los envié a estudiar a Inglaterra, porque allí no corren en moto; si acaso, en karts. Y los dos cuando volvieron me dijeron: ‘Papá, eso de los karts es una bobada. Mi pasión es la moto, lo siento’. Y, a partir de ahí, les ayudé a cumplir su sueño».

Pedro Martínez de la Rosa, uno de los mejores pilotos de F-1 que ha dado España, tiene el corazón destrozado por lo ocurrido en Oviedo, «el circuito más seguro que existe en el mundo del karting, te lo digo yo que he llevado a mi hija Luna, de 9 años, a correr allí». A De la Rosa le duele que la gente empiece ahora a maldecir la práctica del deporte del motor a muy tierna edad. «Solo diré una cosa: es muchísimo más peligroso ir en moto por Barcelona que pilotar un F-1 a 350 kms/h.»

LUNA, LA HIJA DE MARTÍNEZ DE LA ROSA

DLR tiene tres hijas, Georgina, Olivia y Luna, que es una apasionada de las carreras. «Yo no sé si Luna querrá seguir o no corriendo, me importa poco. Yo solo sé que lo escogió ella y se lo pasa en grande. Yo estoy viviendo, gracias a ella, momentos preciosos, impagables. Porque yo lo que quiero, como padre, es que mis hijas sientan pasión por algo. Me da igual que sea la pintura, la música, bailar o correr en kart. Luna ha escogido este deporte, que tiene su riesgo, claro que sí, pero lo practica con seguridad y sabiendo lo que comporta».

Ángel Viladoms

PRESIDENTE DE LA FEDERACÓN DE MOTOS

"La fatalidad existe. Solo recordaré que Michael Schumacher, que corrió 301 grandes premios en F-1, se debate entre la vida y la muerte tras un accidente esquiando cuando estaba de vacaciones"

El propio Pedro Martínez de la Rosa, en compañía, cómo no, de Fernando Alonso, el tetracampeón del mundo alemán Sebastian Vettel y el austriaco Alex Wurz, se han comprometido a asistir, el primer fin de semana de mayo, a la prueba del Campeonato de España de karting en la que debía competir Gonzalo Basurto, para dar su apoyo al automovilismo de iniciación.

Manuel Aviñó, nuevo presidente de la Federación Española de Automovilismo, confirmó ayer que la investigación llevaba a cabo demuestra que el accidente que ocasionó la muerte de Gonzalo fue pura mala suerte. Aviñó y Alonso acordaron constituir el Instituto para la Investigación y Desarrollo de la Seguridad en el Karting Infantil, que llevará el nombre del jovencísimo piloto burgalés.

0 Comentarios
cargando