25 oct 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

El Gobierno insiste en que "Nissan tiene futuro en España"

La ministra de Industria reitera que el plan de inversiones presentado a la marca japonesa es atractivo para la compañía

La salvación de Nissan Barcelona pasa por la adjudicación de un nuevo vehículo eléctrico de la alianza con Renault

Xavier Pérez

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. / JAVIER OTAZU ELCANO (EFE)

El Gobierno de España mantiene su apuesta por las fábricas de Nissan en nuestro país. Tal y como avanzó ayer El Periódico, el ejecutivo de Pedro Sánchez considera que la inversión por parte de la compañía japonesa de 300 millones de euros sería suficiente para incrementar la rentabilidad de las plantas que tiene en España.

De no hacerlo, el coste en despidos y demás supondría un gasto de más de mil millones de euros, algo que según la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, no le interesa a la multinacional nipona.

Hoy, tras ser preguntada por Nissan la titular de industria en la rueda de prensa al finalizar el Consejo de Ministros, destacó que "estamos trabajando en reforzar ese plan de inversiones para que el futuro de las plantas de Nissan en España esté garantizado y creemos que definitivamente podemos dar una tranquilidad a los trabajadores". Maroto insistió en afirmar que "Nissan tiene futuro en España".

La apuesta del Gobierno se basa en ese plan trasladado a Japón, apoyado por la Generalitat de Catalunya. Su último interlocutor fue el responsable de asuntos gubernamentales, Osamu Goto, aunque el que a buen seguro lleva la voz cantante en el futuro de la restructuración de la marca es un 'ex' de Renault (se estrenó en la compañía en 2006), concretamente Ashwani Gupta, que fue responsable de la división de vehículos comerciales de la marca del rombo y que ahora es el jefe de operaciones de Nissan. 

Desde el Gobierno consideran que la operación que se propone a Japón es buena. La ministra ha insistido en que el plan propuesto a Nissan contempla inversiones y la petición de que la empresa adjudique a su planta de Barcelona con un nuevo modelo de coche eléctrico, una apuesta que supondría el mencionado coste de 300 millones de euros.