EL INICIO DEL MUNDIAL DE MOTOGP (3)

El imperio Honda contraataca con una moto revolucionaria

  • Pol Espargaró, el mejor piloto de la pretemporada, agradece a Honda haber creado una moto "fácil de pilotar, menos peligrosa que la del 2021 y ganadora"

Marc Márquez (Honda), en primer término, observa a su compañero Pol Espargaró, trazando una curva en Sepang.

Marc Márquez (Honda), en primer término, observa a su compañero Pol Espargaró, trazando una curva en Sepang. / ALEJANDRO CERESUELA

3
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Lesionado, y mucho, Marc Márquez, Honda ha dejado de dominar el Mundial de MotoGP. A Márquez le sucedió Joan Mir y su Suzuki y al mallorquín le robó la corona Fabio Quartararo y su Yamaha. No deja de ser curioso: cuando ganaba Marc, la mejor moto era la Ducati; cuando vencía Mir, también y, ahora, que ha triunfado el ‘Diablo’, todos coinciden en que la ‘Desmosedici’ de Borgo Panigale y su genio Gigi Dall’Igna continúa siendo la que tiene mejor motor, mejor aerodinámica, una manejabilidad ideal y mejores prestaciones de cara a la nueva temporada.

Cuentan que Aprilia ha dado este año un paso importantísimo. Explican que Suzuki ha mejorado con respecto a la pasividad demostrada en el 2021. El ‘Diablo’ dice que a su Yamaha la falta potencia, pero es el ‘Diablo’. KTM sigue siendo una incógnita después de haber ganado ya carreras. Y, eso sí, quien ha dado, dicen, un golpe sobre la mesa ha sido Honda y su departamento de competición Honda Racing Corporation (HRC), que ha diseñado y fabricado una moto que no tiene nada que ver con sus últimos siete modelos anteriores. El imperio ha decidido contraatacar.

Una moto diferente

“La moto va muy bien, sí, no tiene nada que ver con las anteriores, ¡nada!”, explica Pol Espargaró, el ‘tapado’ del MotoGP y ganador de los ensayos de pretemporada. “Es distinta a todo lo que Honda ha puesto sobre la pista en los últimos siete años y tiene un potencial increíble. Y, además, es fácil y agradable de pilotar. Se deja llevar”. ‘Polyccio’ no lo dice pero el gran cambio es copiar a Ducati y trasladar el peso y la tracción a la rueda trasera, lo que hace tambalear un poco el tren delantero, que es, según ellos, con lo que se pilota la moto.

“Al tener más agarre atrás, entras mejor en curva, tienes mejor aceleración. La tracción te da más seguridad entrando en curva, patina menos, derrapas menos y desgastas menos las gomas, vital. Antes, era imposible jugar con el freno trasero al entrar en la curva y, ahora, tenemos que utilizar otros trucos para conseguir más freno. Ahora puedes ser más agresivo, más bestia, si quieres, porque la moto es menos peligrosa y eso es fundamental cuando tienes 21 carreras y debes evitar caídas y lesiones”, añade el pequeño de los Espargaró.

"Ahora podemos ser más agresivos, más bestias y, a una vuelta, seremos mucho más eficaces"

Pol Espargaró / Piloto oficial del Repsol Honda

Otra cosa que ofrece la nueva Honda RC213V es la posibilidad de ser veloz, muy veloz, a una vuelta. “Todos los pilotos Honda les pedíamos a los ingenieros que se centrasen, también, en eso. En el actual MotoGP, es vital salir en las dos primeras filas, de lo contrario es casi imposible ganar. Y, ahora, con esta moto podemos ser bestias y arriesgar a una vuelta, lo que nos ayudará el sábado en la ‘quali’”.

El piloto, decisivo

Noticias relacionadas

‘Polyccio’ elogia y agradece “infinitamente” el tremendo esfuerzo que ha hecho HRC para proporcionarles una nueva arma con la que pelear en la parrilla de MotoGP. “Las motos ahora están muy igualadas, mucho. Como dice Marc, hay 10 o 12 motos que pueden ganar, luego el Mundial nos pondrá a cada uno en nuestro sitio. Pero lo mejor es que Honda también ha copiado la idea de Ducati de proporcionar a distintos equipos, distinto pilotos con diferentes estilos de pilotaje la misma moto, la oficial, lo que supone un trabajo extra enorme para las fábricas, pero abre la posibilidad de conseguir éxitos con varios pilotos, de ahí que, en los últimos años, nunca sepas quién ganará”.

“Es evidente”, termina comentando Espargaró, “que, a igualdad de mecánicas, la influencia del piloto en el triunfo es mayor, que es lo que tiene que ser. Al final, es el piloto quien marca la diferencia”.