LA ESTRELLA DEL MUNDIAL DE MOTO3

Acosta: "La gente cree que esto de ganar está 'chupao'"

  • El 'tiburón de Mazarrón', de 16 años, ha escrito ya una nueva página en el libro de la historia al lograr cuatro podios en sus cuatro primeras carreras como 'rookie' en el Mundial

  • Acosta le comentó a Márquez que cuando va a Mazarrón todo el mundo le dice que eso de ganar es muy fácil. "Yo no sé qué piensa la gente que es esto, pues cuesta horrores".

Pedro Acosta (KTM) se abraza, en Jerez, a su entrenador Paco Mármol.

Pedro Acosta (KTM) se abraza, en Jerez, a su entrenador Paco Mármol. / ALEJANDRO CERESUELA

Se lee en minutos

El mundo de las dos ruedas está boquiabierto. Sí, posiblemente, como lo estuvo con la aparición de Valentino Rossi y, posteriormente, con el nacimiento de Marc Márquez. No hay duda. Todo el mundo, todos los que saben de carreras en el ‘paddock’ del Mundial, piensan que estamos ante el nacimiento de una nueva estrella. Y, sí, todo el mundo teme que, como ha ocurrido en otros muchos casos, sí, cierto, ninguno de ellos con el brillo y la determinación de Paco Acosta, de 16 años, el primer novato, debutante y ‘rookie’ que consigue subirse al podio (un segundo y tres primeros) en los cuatro primeros grandes premios de su vida, se pueda perder su talento si el ‘tiburón de Mazarrón’, hijo y nieto de pescadores, despega los pies del suelo.

Seguir aprendiendo

No parece que vaya a ser este el caso. Tanto su familia como su entrenador y ‘hermano mayor’, Paco Mármol, están tranquilos en ese sentido. Es más, Acosta acaba de reconocer, tras ganar en Jerez, que empieza a sentirse algo agobiado por la persecución de los medios de comunicación (“no paro de ver cámaras a mi alrededor y eso me incomoda, no sé cómo comportarme”) y confesó, en una pequeña entrevista en DAZN, que, tras el primer entrenamiento de su vida en el Mundial (fue primero el viernes del GP de Catar, que inauguraba el campeonato y su trayectoria en el Mundial) “cometí el error de querer saber qué decía la gente de mí y me volví loco. Allí aprendí que no quiero saber nada de cómo cuentan los medios lo que estoy haciendo porque esto es muy largo y, ahora, voy muy bien pero, seguro, que vendrán circuitos, algunos nuevos para mi, donde no me irá tan bien y quiero estar preparado para afrontar esas dificultades”.

Pedro Acosta (KTM) cruza la meta, en Jerez, como ganador.

/ ALEJANDRO CERESUELA

Paco Mármol comparte la visión de su pupilo y, en ese sentido, también está muy tranquilo. “Pedro sabe lo mucho que nos ha costado llegar hasta aquí y él lo único que quiere es seguir escuchándonos a mí y a Aki (Ajo, el finlandés dueño del equipo donde corre, el hombre que hizo campeón a Marc Márquez en 125cc, también con una KTM) para mejorar, pues aún puede ser mejor de lo que es”. El propio Acosta sabe lo que cuesta destacar en el Mundial, subirse al podio y ganar. Es más, en una escena, medio robada, pero muy graciosa del pasado jueves, previa a la conferencia de prensa oficial del GP de Jerez, en la que Acosta fue introducido por Márquez, el de Mazarrón le comentó al campeonísimo de Cervera (Lleida) que una cosa que le había llamado mucho la atención es que “cada vez que voy a Mazarrón, la gente se me acerca y me dice ‘¿qué, esto del Mundial está ‘chupao’, no?’, ¿’chupao’? ¿pero qué se cree la gente que es esto, verdad Marc?, aquí no regalan nada y es muy difícil ganar”.

Líder en solitario

Noticias relacionadas

Acosta, líder del Mundial con 51 puntos de ventaja sobre el italiano Niccoló Antonelli, insiste en que “este inicio de Mundial está siendo demasiado bonito para que sea verdad”. “La verdad”, explica este ‘rookie’ de leyenda, “es que, desde que llegue, en noviembre, al equipo de Ajo, que me trata y me enseña de maravilla, vi que podíamos hacer un gran trabajo. Yo, desde luego, sin Paco (Mármol) y el equipo no soy nada”. Eso sí, Acosta tenía hasta ahora muy atragantado el trazado de Jerez “pues, hasta ahora, nunca había podido puntuar por A o por B. Es más, me he pasado el fin de semana sin brillar el viernes y el sábado, pero, en carrera, todo ha cambiado”.

Y, por supuesto, Acosta parece haber copiado el pensamiento de Márquez, de quien le encanta el 90% de las cosas que hace, en el sentido de que “el objetivo ahora es seguir creciendo, no mirar los resultados ni las clasificaciones, seguir trabajando duro, pelear por el podio y hasta por la victoria y, eso sí, si no se puede subir al podio, sumar puntitos”.