MUNDIAL DE MOTOGP

Viñales, líder de MotoGP cuatro años después

  • El piloto catalán de Yamaha, de 26 años, no era líder de la categoría reina desde Barcelona-2017 y dejó de serlo, a los 15 días, al caerse en Assen (Holanda)

  • 'MVK', que será padre de una niña muy pronto, cree que se encuentra en el mejor momento de su carrera porque todo le cuadra fuera y dentro de la pista

  • "Ha sido una victoria de pilotaje y fruto del trabajo de mucha gente", señala orgulloso el piloto que arrasó a las poderosas Ducati en el veloz trazado de Losail

El catalán Maverick Viñales (Yamaha) celebra, en el podio de Losail, su primera victoria del año.

El catalán Maverick Viñales (Yamaha) celebra, en el podio de Losail, su primera victoria del año. / ALEJANDRO CERESUELA

Se lee en minutos

Los deportistas que ganan, aquellos que aspiran al más alto nivel y logros en sus disciplinas, en sus especialidades, cuentan que han de tenerlo todo en su sitio, fuera y dentro de la pista, del boxe, del ‘paddock’, en este caso de MotoGP, para poder hacer bien su trabajo.

No hay duda que Maverick Viñales, que lleva un montón de años en el Mundial de motociclismo (debutó en Catar-2015), que siempre ha sido, corriese donde corriese, uno de los grandes favoritos a la victoria, a perseguir el título, nunca ha tenido todo en su sitio, ni fuera ni dentro de la pista.

Ahora hay quien dice, incluso él, pues así lo aseguró al hacer pública su próxima paternidad en la celebración de su primera victoria en el Mundial-2021 (Raquel, su esposa, espera una niña a la que pondrán de nombre Nina), que ‘MVK’ está ante la gran oportunidad de su vida. Otra más.

La felicidad completa

“Cuando todo está bien a tu alrededor, cuando sientes que estas rodeado de la familia, los amigos y el equipo ideal, te sientes más fuerte que nunca”, dijo Viñales antes de subirse al podio tras abrazarse con su padre, Ángel, con quien ha recuperado una relación antes muy distante.

Viñales, que fue capaz de llegar al domingo de Losail (Doha, Catar) con la moto a punto sin haber contado en los días precedentes con la ayuda de su técnico Esteban García, con algún problema de salud solventado ya el domingo, se sintió muy orgulloso de haber “completado un duro trabajo en test y entrenamientos con una victoria, fruto más de mi pilotaje, lo que aún me deja más satisfecho, que de cualquier otra cosa”.

El catalán Maverick Viñales (Yamaha), ya en solitario, en sus últimas vueltas en el GP de Catar.

/ ALEJANDRO CERESUELA

El nuevo líder de Yamaha, a quien le colocaron, nadie sabe si para motivarlo, en el boxe de al lado al ‘Diablo’ Fabio Quartararo (“Maverick ha corrido hoy como un extraterrestre”, dijo el francés al acabar la carrera) y que se ha desprendido ya de la sombra del mítico Valentino Rossi, ‘descendido’ por la firma de los diapasones al equipo ‘satélite’ de Petronas, se siente ya el líder de una fábrica que, para satisfacción del piloto de Roses (12 de enero de 1995), cambió a Jorge Lorenzo por el británico Cal Crtuchlow como piloto probador. “Este triunfo también es obra de Cal, pues, ahora, con él como probador, sabemos que lo que no funciona no tenemos ni que probarlo, se descarta y punto”.

Eso sí, cuando decimos que Viñales es siempre favorito es porque ha perdido, en efecto, un montón de oportunidades de demostrarlo. Hay quien dice que, en el pasado, veremos si también este año, siempre ha estado obsesionado con Marc Márquez o con ser el ‘antiMárquez’. Tiene muchos motivos para estarlo, desde luego, como el resto de 20 pilotos de la parrilla.

El dominio de Márquez

Después de cuatro años, después de cinco temporadas, después de 62 grandes premios, Viñales ha vuelto a ser líder del Mundial de MotoGP. Ha tenido que pasar todo ese tiempo, para que ‘MVK’ lidérela clasificación Mundial. En ese periodo, es decir, los últimos 62 grandes premios, MM93 ha sido líder del campeonato en 43 ocasiones; Andrea Dovizioso, en 7, las mismas que Fabio Quartararo y Joan Mir tuvo suficiente con ser 5 veces líder, el año pasado, para adjudicarse el título.

La última vez que Viñales lideró el Mundial de MotoGP fue el 11 de junio del 2017 tras el Gran Premio de Catalunya. Dos semanas después, en la ‘catedral’ de Assen (Holanda), el mismo día que Valentino Rossi consiguió su último triunfo hasta hoy, el 115, Viñales se cayó y dejó de ser líder hasta ayer, tras su magnífica, trabajada y autoritaria victoria en la noche catarí.

Te puede interesar

“Hacía tiempo que arrastrábamos el problema de no poder adelantar en carrera, pero parece que hemos encontrado la solución y eso es muy reconfortante”, explica Viñales. “Eso sí, tenemos que mantener los pies en el suelo y ver cómo vamos este domingo en la segunda carrera en Catar, pues este es un circuito, un ambiente, una pista, un clima, unas condiciones muy especiales. Donde tiene que ir bien la moto es en Portimao y Jerez”.

Y, por supuesto, lo que tiene muy claro el primer y nuevo líder del Mundial de MotoGP es que “tenemos que encontrar algo para que no nos arranquen las pegatinas en la salida. Todas las Ducati salieron ayer como cohetes. Jorge Martin me pasó como un misil y, la verdad, pasar el sexto la primera vuelta cuando arrancabas el tercero, es duro”.