11 jul 2020

Ir a contenido

MOTOGP

Doctor Charte: "Controlaremos, a diario, a los 1.200 miembros del 'paddock'"

El máximo responsable médico del Mundial de MotoGP asegura que "los dos primeros grandes premios de Jerez son vitales y no podemos cometer errores"

Cada miembro del 'paddock' deberá facilitar al equipo médico del circuito, a las siete de la mañana, todos sus datos médicos antes de empezar la jornada

Emilio Pérez de Rozas

El doctor Ángel Charte, a la derecha, en un simulacro de accidente, en Misano.

El doctor Ángel Charte, a la derecha, en un simulacro de accidente, en Misano. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

“Me da igual que falte aún un mes para el primer GP, me da igual que ya no exista el estado de alarma, que hayamos superado las tres fases, que estemos viviendo ya la nueva normalidad, me da igual que la gente esté en la playa, en los dos primeros grandes premios de Jerez, el de España y Andalucía, del 19 y 26 del próximo mes de julio, vamos a ser tremendamente rigurosos. Nos vamos a encerrar en una burbuja, vamos a controlar al máximo a las 1.200 personas que nos citemos en el ‘paddock’ del Mundial de motociclismo y los vamos a tener controlados al minuto ¡al minuto! a todos. En estas dos primeras carreras no queremos sorpresas. No podemos fallar. Nos jugamos demasiado. El coronavirus sigue ahí y continúa siendo un peligro. Dentro de un mes, también”.

Control diario de las 1.200 personas

El doctor Ángel Charte, que ha atendido a más de 600 enfermos de coronavirus en el Hospital Universitario Dexeus, de Barcelona, y es el responsable médico del Mundial de motociclismo, lo tiene ya todo absolutamente estudiado, pactado y cerrado. Reducido a la mitad el aforo del ‘paddock’ de un gran premio, los presentes, casi todos ellos miembros de los distintos equipos de Moto3, Moto2 y MotoGP, así como organizadores, televisiones y demás (aún no se sabe cuántos periodistas y fotógrafos podrán acudir a las carreras), deberán pasar los test y las distintas pruebas para demostrar, antes de viajar a Jerez, que están limpios del virus.

“Si la primera carrera es el 19 de julio, todos los miembros del ‘paddock’ deberán pasar esas pruebas el viernes 10 de julio, quedarse en su casa ese fin de semana, y viajar el lunes a Jerez. Y, a partir de ahí, estarán en nuestras manos, sumamente controlados”, relata Charte a El Periódico de Catalunya. “No queremos ni tonterías ni indisciplinas, en el sentido, que queremos que todo el mundo sea sumamente disciplinado. Lo sé que lo serán. Insisto, nos jugamos mucho. Demasiado. Hemos creado una APP, una base de datos, donde cada día, a las siete de la mañana, los responsables de cada equipo volcarán los datos de todos los miembros de su escuderia para que yo los repase, dé el visto bueno y empecemos la jornada sabiendo que todos estamos sanos. A esa hora, yo tendré la temperatura de cada habitante del ‘paddock’ y sabré si tiene o no síntomas de tos, gastroenteritis o dolor muscular, que son los cuatro parámetros que nos alertarán sobre su estado”.

"El Mundial no se detendrán aunque aparezcan algunos contagiados, pues tenemos capacidad para aislarlos y seguir con la competición, que es lo importante"

Ángel Charte

Médico responsable del Mundial de motociclismo

Charte asegura que Carmelo Ezpeleta, máximo responsable de Dorna Sports, organizadora del Mundial, como su hijo Carlos, que se ha cuidado durante los últimos meses de la preparación de un “estricto y durísimo protocolo”, podían haber suavizado las reglas a compartir por las 1.200 personas presentes en estos dos primeros grandes premios “pero no lo hemos hecho porque seguimos pensando que el peligro es aún evidente y, sobre todo, porque no creemos que extremar las condiciones de control médico provoque problemas a los equipos y pilotos. Nos estamos jugando mucho, ya habrá tiempo, si estas dos primeras carreras nos salen bien, de abrir la mano”.

Llamamiento a la responsabilidad

En ese sentido, Charte anuncia sanciones “severísimas, muy duras, sí”, para aquellos que pretendan hacer su vida fuera del circuito, “pues no podemos fracasar por la irresponsabilidad de una, dos, cinco o diez personas”. Ni que decir tiene que, junto a ese control diario, el equipo médico del doctor Charte y la compañía Quirón Prevención, contratada como soporte del Mundial en los circuitos, se reservan la posibilidad de hacer test diarios aleatoriamente para estar tranquilos.

“Una cosa está clara también: el Mundial no se detendrá, ni se suspenderá, por la aparición de uno o dos casos en el ‘paddock’. Esperemos que no suceda, confiamos que no ocurrirá y apelamos, insisto, a la responsabilidad de los escogidos para que no pase, pero si detectamos algún caso se aislará, se estudiará, se le harán las pruebas pertinentes, a él y a los miembros de su equipo o compañeros de trabajo, y se decidirá si pasa la cuarentena en el hotel o se le ingresa en un hospital, pues ya hemos establecido acuerdos con todos los hospitales de los circuitos a los que acudimos y, sí, muy especialmente con el hospital de Jerez”.