Ir a contenido

DE LA ESCUELA AL MUNDIAL

La 'universidad' Monlau Repsol gradúa a 36 nuevos ingenieros de competición

Uno de los mejores centros europeos de formación de técnicos y mecánicos para la alta competición culmina el trabajo de su décima promoción

El mundo de Motorsport, tanto en coches como en motos, lleva toda una década nutriéndose de alumnos de la escuela barcelonesa Monlau Repsol

Emilio Pérez de Rozas

Dos de los nuevos 36 ingenieros explican los dos grandes proyectos realizados durante este curso.

Dos de los nuevos 36 ingenieros explican los dos grandes proyectos realizados durante este curso. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

No estamos hablando de una escuela cualquiera, estamos hablando de una de las mejores escuelas europeas de formación, no solo de mecánicos y técnicos para el mundo laboral, para el mundo del motor, sino para el mundo de la alta competición, tanto de las dos como de las cuatro ruedas. Y si uno acude a cualquiera de los grandes campeonatos de España o del mundo, el que sea, siempre, siempre, encontrará ingenieros y mecánicos, en todas las especialidades, surgidos de esta magnífica 'universidad' del mundo del motor. Monlau Repsol Technical School acaba de graduar, en una emotiva ceremonia celebrada en Barcelona, a la 10ª promoción de su prestigioso Máster en Ingeniería de Competición. Los 36 miembros de la nueva edición de profesionales recibieron sus diplomas tras haber completado con éxito una intensa formación de diez meses y acreditar los conocimientos necesarios para dar el salto a la élite del motorsport.

Estos reconocidos estudios de postgrado están acreditados por su innovadora metodología formativa, que combina 350 horas lectivas en las instalaciones de Montcada i Reixac con prácticas en el circuito. Y es que, como es habitual, a lo largo del curso los estudiantes tuvieron la posibilidad de completar sus estudios en los diversos campeonatos de motociclismo y automovilismo en los que participa la escuela cada temporada.

Dos grandes proyectos

Los 36 graduados de la promoción más numerosa de la historia de Máster han culminado sus estudios con la realización de dos proyectos finales, uno de automovilismo y otro de motociclismo, con el apoyo imprescindible de Repsol. Durante la ceremonia, los alumnos presentaron y expusieron ambos trabajos delante de familiares y amigos, así como del claustro de profesores y todo el staff técnico de Monlau Repsol.

El proyecto de automovilismo afrontó el difícil reto de preparar un kart de competición con el que participar al máximo nivel en campeonatos de resistencia. Para conseguirlo, se basaron en un modelo diseñado para disputar carreras al sprint, con motor Iame X30 y chasis FA Victory V2. Después de mucho trabajo virtual en el ordenador y mecánico en el taller para adaptarlo a la modalidad de endurance, lo sometieron a examen durante una exitosa práctica que movilizó a estudiantes, profesores y técnicos de Monlau Repsol Technical School en el karting Vendrell.

Iban Ventura, director general del Grupo Monlau, cierra el acto ante los nuevos ingenieros. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS


Por su parte, el proyecto de motociclismo consistió en el diseño de un nuevo airbox (caja de admisión de aire de la motocicleta) y en modificar el depósito de combustible, con el objetivo de optimizar las prestaciones de una Moto4 oficial. El proceso necesitó de varios meses de trabajo, simulaciones en clase, un test previo y una práctica final en el circuito de Calafat (Tarragona) que deparó excelentes resultados. Fue la culminación de un trabajo conjunto con BeOn, que incluyó desde el diseño hasta la fabricación de las piezas, pasando por la elección de los materiales y el trato con los proveedores.

Un auténtico privilegio

Durante la ceremonia, el director general del Grupo Monlau, Iban Ventura, destacó que “formarse en algo que os gusta es un privilegio que está al alcance de poca gente”, y en este sentido afirmó que, a partir de ahora, se enfrentarán a un sector muy apasionante pero también exigente: “Con buena actitud, ganas de aprender cada día y humildad conseguiréis todos los objetivos que os fijéis”.

Carlos López, director de Estudios de Monlau Repsol Technical School, también dedicó unas sabias palabras a los recién titulados: “Muchos de vosotros sois expertos en vuestra materia pero además, sois amantes del motorsport, y esa suma multiplica. Tenéis ilusión y las ganas de trabajar. Aprovechadlo e insuflaros de autoconfianza, no tengáis miedo de lanzaros”, les recomendó.

Por su parte, Adrià Castilla, coordinador del Máster, resaltó la importancia de estos estudios para todos los ingenieros que quieren especializarse en el motorsport: “Este postgrado es una de las claves para entrar en el sector. Es uno de los másteres mejor calificados, tanto en España como en el resto del mundo, y por lo tanto supone un empujón sin el cual difícilmente se puede entrar en la élite”, asegura.

Las becas Repsol

Un año más, uno de los momentos culminantes del acto fue la entrega de las becas Repsol que premian a los cuatro mejores expedientes académicos. Estas ayudas, que sufragan casi la mitad de los estudios, reconocen el talento, el esfuerzo y la perseverancia de los alumnos a lo largo de todo el curso. 

Sergio García, responsable de patrocinios de Repsol, fue el encargado de entregarlas y quiso aprovechar para felicitar a todos los ingenieros “no sólo por la graduación, sino también por el privilegio que habéis tenido de poder formaros en vuestra pasión”. Asimismo, recalcó la labor de Monlau en la formación de profesionales del motorsport: “Marcáis la diferencia por vuestra capacidad de trabajo en equipo, adaptación y motivación. Ese es un sello propio de la escuela y un valor añadido”.

El valor de trabajar en equipo

Los cuatro mejores expedientes fueron Alejandro Prieto, Nicolás Viqueira, Núria Ramoneda y Jordi Pardo, éste último como nº 1. El barcelonés agradeció “a los profesores y a las personas que han valorado mi trabajo por haberme calificado como el primero de la promoción, puesto que tengo muchos compañeros que también están muy bien preparados”. Por otro lado, recalcó que el Máster ha representado un antes y un después en su formación: “El Máster aporta conocimiento técnico, que es lo que yo buscaba, pero también valores como el trabajo en equipo, el compañerismo, el querer aprender cada día, que se pueden aplicar en éste y en cualquier otro ámbito de la vida”.

Jordi Pardo, primero de la décima promoción de ingenieros de Monlau Repsol. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS


La número 2 de la promoción, la también barcelonesa Núria Ramoneda, explicó su historia de cómo acabó cursando el Máster: “Todo empezó con un hobby, que es la Fórmula 1. Veía las carreras por televisión y me decía: yo quiero eso. Me apunté y creo que ahora tengo un buena base, quizás no para ir directamente ahí pero sí para seguir mi camino y trabajar en el mundo de las carreras”.

Una vez más, el Máster en Ingeniería de Competición de Monlau Repsol Technical ha acogido alumnos de provincias de toda España e incluso de países extranjeros como Andorra, Argentina y Colombia. La undécima edición del Máster arrancará en febrero de 2020 con una nueva promoción de jóvenes talentos dispuestos a convertir su pasión en su profesión.

Temas: Automovilismo