Ir a contenido

MUNDIAL DE MOTOCICLISMO

Márquez quiere ganar en Austria, donde nunca lo ha logrado

Spielberg, trazado de Red Bull, es el único circuito del Mundial donde el heptacampeón catalán no ha podido imponerse

Márquez, vencedor 10 veces seguidas en Alemania y en 12 ocaciones en EEUU, quiere romper el maleficio de Austria

Emilio Pérez de Rozas

Marc Márquez, en Spielberg, la segunda semana de agosto del 2019.

Marc Márquez, en Spielberg, la segunda semana de agosto del 2019. / ALEJANDRO CERESUELA

Dicen que uno de los últimos mensajes que ha visto Marc Márquez (Honda), heptacampeón del mundo y líder del Mundial de MotoGP con 63 punto de ventaja (más de dos victorias, 50) sobre el doble subcampeón del mundo, el italiano Andrea Dovizioso (Ducati), es el que reza “el éxito de la vida no está en vencer siempre, sino en no rendirse nunca”. Y eso es lo que ha convertido al muchacho de Cervera (Lleida) en un piloto perseverante, regular, constante, determinante y peleón.

Desde que empezó a correr (Portugal-2008), desde que empezó a ganar (Italia-2010), Márquez ha ganado en todos los circuitos que han integrado el calendario del Mundial menos en el trazado de Spielberg (Austria), donde este fin de semana se corre por cuarta vez consecutiva. Bueno, Austria y China (Shanghai), donde solo se corrió un año (2008), curiosamente, el de su debut y, por tanto, no debería tenerse en cuenta y, en realidad, nadie lo tiene en cuenta.

El récord de Alemania

Todos saben, porque así se destacó hace algunas semanas, que Márquez, por ejemplo, estableció, cuando ganó por décima vez consecutiva en Sachsenring (Alemania), un nuevo récord, superando las nueve victorias seguidas del mítico Giacomo Agostini, en Imatra (Finlandia). Así que Márquez, que hace ya mucho tiempo que ha dejado de pensar en marcas, récords y gestas (es más, al bajar del podio de Brno se enteró de que había igualado las 76 victoria del campeonísimo británico Mike Hailwood “¿de verdad?”), piensa, sobre todo, en acumular títulos, no victorias.

“Ser este el único circuito que se me resiste es, sin duda, una motivación extra, añadida, pero sin perder de vista que la motivación única, fundamental, es la de ganar el título y nada, absolutamente nada, puede despistarme de esa meta”, señaló ayer Márquez al llegar a Spielberg, propiedad de su principal patrocinador personal, la bebida Red Bull. “Dicho eso, añadiré que estoy aquí para ganar. Con el paso de los entrenamientos, los rivales nos pondrán en nuestro sitio pero, sí, quiero ganar, ¡claro que quiero ganar!”

Todo muy igualado

Márquez recordó que, a excepción del primer año de Austria (2016, que ganó Andrea Iannone), los dos últimos años ha perdido frente a Ducati (siempre ha ganado Ducati en Spielberg) por 176 milésimas ante ‘Dovi’ (2017) y por 130 milésimas frente a Jorge Lorenzo (2018), “así que está claro que cada vez estoy más cerca de romper el maleficio, aunque este es un trazado que me encanta y en el que disfruto sobre la moto. Creo que este año puedo ganar, por fin, sí”.

El mismo Dovizioso, en ausencia de Lorenzo, que regresará al Mundial, la última semana de agosto, en Silverstone (Inglaterra), reconoce que este puede ser el año en que Márquez “también gane en Austria”. “Es evidente que el hecho de que solo Ducati haya logrado ganar en este trazado, nos da cierta ventaja, pero ni Marc ni la Honda son como el año pasado, los dos son mucho mejores y han dado algunos pasos adelante con respecto a nosotros, especialmente su moto, que es mejor que la del año pasado”, señaló el de Forli (Italia).

Un mapamundi espectacular

“Yo, desde luego, no veo un duelo Ducati-Honda, Dovizioso-Márquez, pues creo que el nuevo Michelin trasero ofrecerá mejor y mayor agarre a Yamaha y Suzuki y, por tanto, estoy convencido de que Viñales, Rossi, Quartararo y Rins estarán ahí, delante, con nosotros”, comentó ayer Márquez, que insistió en que tanto por su pilotaje como por el carácter de su Honda, Spielberg no es un mal sitio para conseguir la séptima victoria (Argentina, Jerez, Le Mans, Barcelona, Alemania y Brno) en 11 carreras.

“Ver extendido ese mapamundi de victorias genera mucha alegría, pero todo eso es pasado y, sí, nos demuestra que estamos en la buena línea, pero hay que seguir peleando pues el Mundial acaba de atravesar el ecuador, solo eso”, indica Márquez, que suma 76 victorias (125 podios) en 196 grandes premios.