11 jul 2020

Ir a contenido

MUNDIAL DE MOTOCICLISMO

¿Se puede correr un GP con una clavícula recién reconstruida?

Rodrigo, piloto hispanoargentino, de 22 años, contratado por Honda (Moto3), se rompió el hueso el sábado e intenta correr, este fin de semana, en Catar

El doctor Xavier Mir le ha soldado la clavícula con una plaquita y seis tornillos de titanio y espera que pueda superar las pruebas físicas este mismo jueves en Doha

Emilio Pérez de Rozas

Placa y tornillos de titatio que el doctor Xavier Mir le colocó a Gabriel Rodrigo, ayer, en su clavícula derecha para que se suelde.

Placa y tornillos de titatio que el doctor Xavier Mir le colocó a Gabriel Rodrigo, ayer, en su clavícula derecha para que se suelde. / EL PERIÓDICO

¿Se puede tener más mala suerte?, imposible. Bueno, sí, solo hay una posibilidad de tener peor fortuna: lesionarte el viernes o el sábado en los primeros entrenamientos oficiales del Gran Premio de Catar, que se disputa este fin de semana, bajo los focos del trazado de Losail, en Doha, capital de Catar, horas antes de que arranque el Mundial de motociclismo, en este caso, el campeonato de Moto3.

El piloto hispano-argentino Gabriel Rodrigo (Kömmerling Gresini Moto3), de 22 años, uno de los grandes favoritos para conquistar este año el título de la pequeña cilindrada, pues ha heredado la Honda con la que el español Jorge Martin conquistó, el pasado año, el cetro mundial, no sabrá, hasta bien entrado el jueves de esta misma semana, si podrá o no tomar parte en el primero GP del Mundial.

Rodrigo, que luce el nº 19, acaba de ser operado por el doctor Xavier Mir, en el Institut Dexeus, de Barcelona, de una fractura que, en principio, parecía complicada y que, una vez en el quirófano, ha resultado (afortunadamente para el piloto de Honda) de mejor pronóstico de lo previsto, pues casi, casi, es limpia en su hueso derecho, el mismo que ya se rompió y operó la pasada temporada.

El doctor Xavier Mir y Gabriel Rodrigo celebran, esta mañana, el éxito de la operación en su clavícula derecha, aunque no saben aún si podrá participar en el GP de Catar, qu abre el Mundial este fin de semana. / KÖMMERLING GRESINO MOTO3

Rodrigo se fue el suelo en el entrenamiento del pasado sábado en Losail, al no poder controlar su Honda en la curva 5 del trazado catarí. Experto en esa lesión, Rodrigo se dio cuenta enseguida que se había vuelto a fracturar la clavícula y, nada más llegar al boxe del equipo propiedad del excampeón italiano Fausto Gresini, lo preparó todo para regresar a Barcelona y habló con Mir para que le interviniese, ayer mismo, nada más aterrizar en El Prat.

"Estos chicos son de otro planeta. Yo ya he dejado de hacer pronósticos sobre ellos, pues tienen unas ganas locas de volver a correr. Veremos, veremos"

Doctor Xavier Mir

Especialista del tren superior del Institut Dexeus, de Barcelona

Mir, que temía lo peor, es decir, que la fractura fuese complicada, comprobó, una vez en el quirófano, que era más sencilla de lo previsto y le colocó una plaquita con seis tornillos de titanio, más como apoyo, como protección, que para forzar la soldadura del hueso, que no está en demasiado mal estado.

Mejor pronóstico del previsto

Ni que decir tiene que el doctor se niega a hacer pronóstico alguno sobre la posibilidad de que Rodrigo pueda correr en Catar. “Yo, sobre la capacidad de estos muchachos de soportar el dolor, las intervenciones quirúrgicas y su rehabilitación he dejado de opinar. Me parecen gentes de otro planeta y, sí, antes de entrar en el quirófano ya me dijo que hiciese lo que hiciese, él viajaría a Doha para intentar correr”.

Y, no solo eso, sino que el doctor Mir ha decidido acompañar a Rodrigo (“bueno, la verdad es que ya pensaba ir a Catar, pues, desde siempre, formo parte del equipo del doctor Ángel Charte”) y viajar, el próximo miércoles, a Doha para comprobar ‘in situ’ si Rodrigo es capaz de superar las pruebas físicas a las que le someterá el médico responsable del circuito cataría para darle le visto bueno de cara a los primeros entrenamientos del viernes por la mañana (11.50 horas, DAZN TV).

"Estoy esperanzado en poder salir a pista. Me duele menos que cuando me la fracturé el pasado año"

Gabriel Rodrigo

Piloto oficial de Honda Moto3 en el equipo Kömmerling Gresini

“Estaba siendo una pretemporada perfecta, me estaba adaptando a las mil maravillas, no solo a la Honda sino al excelente equipo que tengo en la escudería Gresini”, ha comentado Gabriel Rodrigo, que, en efecto, está muy ilusionado para poder tomar parte, cinco días después de fracturarse la clavícula derecha, en el GP de Catar. “Pero ya sabemos que, en esta profesión, en este deporte, el riesgo siempre está presente, como las caídas, las lesiones y las fractiras. Por suerte, la fractura ha sido más limpia de lo que creíamos y, según me ha contado el doctor Mir, la plaquita y los tornillos son más de soporte que de soldadura. Ya he empezado la rehabilitación y, la verdad, me duele bastante menos de lo que recuerdo me dolió, el pasado año, cuando me la fracture”.

Es evidente que la intención de Rodrigo es intentar competir en Doha, no tanto para conseguir un grandioso resultado como para seguir teniendo buenas sensaciones, agradecer, según ha contado, el apoyo y la fe que Gresini tuvo en él para escogerlo como sustituto del campeón Jorge Martin y, sobre todo, intentar sumar los primeros puntos que, quien sabe, tal y como se presagia podría ser vitales, al final del Mundial, para pelear por el título.

Temas Moto3