Ir a contenido

Colabora:

Recursos propios

Eloi Badia Casas

El territorio metropolitano tiene una gran necesidad hídrica, tanto al consumo de agua potable como para usos industriales y también agrícolas. Esto nos ha obligado históricamente a buscar agua fuera de nuestras cuencas, especialmente a la del Ter, que se ha convertido en una fuente esencial del agua que consumimos.

Hoy estamos ya encontrando soluciones locales dentro del territorio que, respetando al máximo las cuencas de los ríos, merman el impacto de este trasvase permanente, así como la amenaza de un cambio climático que hará aumentar la escasez de agua.

El uso de agua regenerada será posible gracias a la puesta en marcha de la ERA del Llobregat, que nos permitirá disponer de agua de calidad para proteger a nuestros acuíferos contra la intrusión del agua del mar, manteniendo el caudal del Llobregat y aprovechándola para riego agrícola o uso industrial.

ambién está previsto que se pueda utilizar como agua de boca, completando así el ciclo urbano del agua dentro del mismo territorio. Se trata de una planta que puede llegar a aportar el 25% del consumo que tenemos en el área metropolitana, liberando así la necesidad de coger agua del Ter, pero también previniendo los efectos de posibles sequías y alejándose para siempre la opción de los trasvases.

Actuamos hoy, conscientes de que el agua es un elemento indispensable para la vida, una de nuestras prioridades como administración y un bien común de todos los ciudadanos, para asegurar el mañana.

Eloi Badia, Vicepresidente de Medioambiente del AMB