Ir a contenido

Colabora:

CAMBIO DE HÁBITOS

Un año con la Tarjeta Verde

El título de transporte metropolitano saca de la circulación a 2543 vehículos contaminantes

Anna Rocasalva

Un año con la Tarjeta Verde

La reducción de la contaminación atmosférica es una de las prioridades de la agenda política del AMB, en coordinación con el resto los 36 municipios metropolitanos. 

El pasado 21 de enero del año 2017, el Consejo Metropolitano del AMB aprobó el Programa Metropolitano de Medidas Contra la Contaminación Atmosférica, un conjunto de 33 disposiciones específicas en los ámbitos de movilidad y medioambiente, de entre las cuales destaca la instauración de la Zona de Bajas Emisiones y la creación de la Tarjeta Verde Metropolitana para mejorar la calidad del aire de la metrópolis.
«Más del 50% de la contaminación de las ciudades proviene del tráfico rodado y desde el AMB creemos que es muy importante contribuir a la reducción de estos vehículos», explica el Director Movilidad y Transporte del AMB, Joan Maria Bigas. «Además, los antiguos contaminan un 30% más que los nuevos - prosigue - Y estos serán los que, a partir del año 2020, no podrán circular por la Zona de Bajas emisiones».

La buena noticia es que para posibilitar el cambio a una movilidad más sostenible, facilitando el paso de un vehículo contaminante al transporte público, el AMB ideó una alternativa que se puso en marcha el 2 de octubre del pasado 2017. Y esta alternativa es la T-Verde Metropolitana, un nuevo título de transporte que permite utilizar todos los servicios de transporte público integrados de forma gratuita durante tres años al desguazar un vehículo que no disponga de etiqueta ambiental. 

Es decir, todos los turismos diésel hasta EUR 3, matriculados antes de 2006 y los turismos de gasolina o gas hasta EUR 2, matriculados antes de 2000 (ambos sin etiqueta de la DGT); y las motos tipo pre-EUR o EUR 1 (ciclomotores matriculados antes del 17/06/2002 y motocicletas matriculadas antes del 01/07/2004).

LOS INDICADORES

El número de solicitudes recibidas desde el 8 de octubre de 2017 hasta el 1 de octubre de este año ha sido de 3.102, de las cuales 2.543 cumplían con todos los requisitos y se han podido tramitar como “aceptadas”. Asimismo, de dichas solicitudes aceptadas, 2.400 corresponden a coches y/o turismos y 143 a motocicletas y/o ciclomotores. «Estamos muy satisfechos de la respuesta ciudadana que además se ha adecuado a la las previsiones de 2.500 solicitudes anuales», comenta la Directora de AMB Información, Cristina Farré. «Además, la demanda se ha producido de forma muy gradual y estable, con unas 200 solicitudes mensuales», agrega.

Barcelona, Badalona y el Hospitalet de Llobregat han sido las ciudades metropolitanas donde más demanda de T-Verdes ha habido. Así como, las personas de más de 40 años han sido las principales solicitarias, siendo el rango de edad de mayores de 60 los que más tarjetas han demandado y obtenido. «Tiene sentido porque las personas mayores son las que suelen tener un coche más antiguo», comenta Farré. Pero más allá de los números, estas cifras se traducen en que las ventajas de la Tarjeta Verde compensan a sus usuarios, ya que han conseguido sacar de la circulación a un gran número de vehículos contaminantes que equivalen a la contaminación de unos 75.000 vehículos modernos.

Paralelamente el AMB también está haciendo un esfuerzo importante en cuanto a los vehículos del transporte público. Durante este mandato se han renovado unos 450 autobuses, entre la flota pública de TMB y la flota de operadores privados del área metropolitana. «Ya no compramos vehículos diesels y la mayoría son híbridos, con lo cual reducimos un 30% de contaminación - explica Bigas - Y luego también estamos adquiriendo autobuses eléctricos y de gas natural en el caso de TMB». Y el objetivo es que, con el horizonte en el 2025-2030, haya una renovación importante con la que desaparezcan los autobuses diésel en el área metropolitana. Y es que «tenemos que predicar con el ejemplo», concluye el Director de Movilidad y Transporte del Área Metropolitana de Barcelona.