Ir a contenido

Colabora:

CAMBIO DE HÁBITOS

Mariana Eslava: «Con la T-Verde descubro nuevos lugares»

Mariana Eslava (1960, Barcelona) trabaja como administrativa en un hospital de Barcelona y cada día utiliza el transporte público para ir a trabajar gracias a la T-Verde.

Anna Rocasalva

¿Cómo conoció la T-Verde?

Me enteré por los medios de comunicación, un año antes de que se materializase la idea. Yo tenía un Peugeot 205, que era una maravilla, pero ya tenía casi 30 años y estaba empezando a averiarse. Para ir a trabajar ya estaba cogiendo mucho el transporte público y buscaba alternativas sobre qué hacer con mi coche.

¿Y cuando decidió lanzarse?

Desde el primer día que escuché la propuesta. Pensé que para mí era perfecta por sus grandes beneficios. Te quitas de encima un coche que, si lo vendieses, no te darían nada. Económicamente ya sale rentable. Y luego está el beneficio medioambiental al que contribuyes con un coche menos. Y eso es importante para la ciudad.

¿Para qué utiliza la T-Verde?

Para todo. No sólo para desplazarme al trabajo, sino también, para descubrir nuevos lugares a los que puedo ir en transporte público y que son fácilmente accesibles. Por ejemplo la playa de Badalona. Nunca había ido y ahora he descubierto que me sale más a cuenta ir allí que no ir la de Barcelona. Tardo sólo media hora. Cojo los ferrocarriles hasta Plaza Cataluña y de allí empalmo con el tren, que son unas cuatro estaciones, y me deja a pie de playa. No necesito el coche. Además la T-Verde tiene la ventaja de que es válida en las seis coronas metropolitanas, con lo cual no tienes que limitarte. Te puedes ir a Canet o a Sant Pol, por ejemplo. ¡Y con el ahorro que esto comporta!.

¿Mejoraría algo de la T-Verde?

Una menudencia pero que sería una molestia menos. Y es la calidad de la tarjeta física en sí. Una vez se me rompió y tuve que hacer muchos trámites para conseguir una de nueva. Entiendo que aporta grandes beneficios para el usuario y la administración tiene que asegurarse de que no se cometa ningún fraude. Pero es que, además, al ser algo tan nuevo, los técnicos no sabían muy bien cómo hacerlo y creo que hace falta un poquito más de información al respecto. Por lo demás estoy realmente contenta y satisfecha.

¿La recomendarías a más personas?

De hecho, ya la he recomendado. Enseguida se lo dije a una compañera de trabajo que le faltó tiempo para gestionarlo todo y también está muy contenta.