Informe de la ONU

El 97% de los peces migratorios están en grave riesgo de extinción

"Cada vez que desaparece una especie es como si perdiéramos una obra de un museo"

De estar al borde de la extinción a reinar de nuevo en los mares: así se han recuperado las ballenas jorobadas

Ejemplares de tiburón martillo, una especie en grave riesgo de extinción.

Ejemplares de tiburón martillo, una especie en grave riesgo de extinción. / REUTERS/Jorge Silva

Valentina Raffio

Valentina Raffio

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Un panel de científicos de Naciones Unidas acaba de publicar el informe más exhaustivo elaborado hasta la fecha sobre el estado de las especies migratorias que recorren el globo y el diagnóstico es desgarrador. El número de animales migratorios en riesgo de extinción se ha multiplicado exponencialmente en las últimas décadas. Entre los casos más preocupantes destaca el de los peces. Los registros apuntan a que las poblaciones de peces, tiburones, rayas y esturiones migratorios del mundo se han reducido un 90% desde la década de los setenta. Ahora mismo, según apunta el informe publicado este lunes por expertos de la ONU, el 97% de las especies de peces monitorizadas en la Convención sobre la Conservación de Animales Silvestres (CMS) están en riesgo de extinción

Según explican los impulsores de este trabajo, se trata de la primera radiografía global de las especies migratorias del mundo elaborada en el marco del tratado de biodiversidad de Naciones Unidas. El trabajo analiza el estado de 1.189 especies que cada año se desplazan miles de kilómetros y cruzan continentes para alimentarse o reproducirse y que, por lo tanto, requieren medidas de protección internacional. También se aportan datos adicionales sobre 3.000 especies migratorias que por el momento no están incluidas en los tratados de cooperación global. El diagnóstico arrojado por los expertos es claro. Las poblaciones de especies migratorias están reduciéndose a un ritmo alarmante. Y esto está directamente relacionado con el avance de la crisis climática y el impacto del hombre. 

Las poblaciones de tiburones, rayas y esturiones migratorios se han reducido un 90% desde la década de los setenta

"Las actividades humanas insostenibles están poniendo en peligro el futuro de las especies migratorias, unas criaturas que no solo actúan como indicadores del cambio ambiental sino que también desempeñan un papel en el mantenimiento de los ecosistemas de nuestro planeta", comenta Inger Andersen, directora ejecutiva del programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) tras la publicación de este análisis. "Dada la precaria situación de muchos de estos animales, no podemos darnos el lujo de demorarnos y debemos trabajar juntos para aplicar medidas de conservación internacionales", comenta la portavoz de Naciones Unidas en el arranque de la cumbre para la conservación de la vida silvestre de Uzbekistán. 

En los últimos treinta años, se calcula que al menos 70 especies migratorias han empeorado su estado de conservación y se han situado al borde de la extinción. Es el caso, por ejemplo, del águila esteparia, el alimoche o el camello salvaje. O como la anguila europea, el tiburón martillo o el mero estriado. Por el contrario, solo se han detectado 14 especies que hayan mejorado su estado de salud en las últimas décadas. Entre ellas destacan las ballenas azules y jorobadas, el águila marina de cola blanca y la espátula de cara negra. En total, se calcula que casi la mitad de las especies migratorias del mundo están perdiendo población. Y una de cada cinco está actualmente en riesgo de extinción

Principales amenazas

Uno de los principales factores que está contribuyendo al declive de estas especies es la pérdida de hábitats debido a la actividad humana. En este sentido, el informe apunta a que tres de cada cuatro especies migratorias incluidas en los tratados de Naciones Unidas se ven afectadas por la pérdida, degradación y fragmentación de su ecosistema. Esto se debe, en parte, a las actividades agrícolas y, en parte, a la expansión de las infraestructuras de transporte y energía. En estos momentos, también se calcula que el 58% de las áreas clave para las especies migratorias están experimentando "niveles insostenibles de contaminación" causada por nuestra especie. Y al menos la mitad de estos espacios no cuenta con un estatus de protección oficial.

Los expertos apuntan a la pérdida de hábitats y a la sobreexplotación como las principales amenazas para las especies migratorias

La otra gran amenaza para las especies migratorias es la sobreexplotación. Según el panel de expertos que ha liderado este trabajo, siete de cada diez especies estudiadas se ven afectadas por "la caza o la pesca insostenible y la captura recreativa o accidental animales".

También preocupa, y mucho, el impacto de fenómenos globales como el calentamiento global y el aumento exponencial de la contaminación lumínica, acústica, química y plástica en ecosistemas de tierra, mar y aire de todo el globo. "Las especies migratorias se enfrentan a muchas amenazas a lo largo de su camino. Por eso necesitamos esfuerzos globales para protegerlas", comenta Amy Fraenkel, secretaria ejecutiva de la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS).  

Medidas de protección

Tras la publicación de este preocupante diagnóstico, los expertos apuntan a la necesidad de forjar compromisos internacionales para proteger estas especies migratorias durante todo su ciclo de vida. En este sentido, una de las medidas más demandadas es la protección de los espacios que sirven para la reproducción, alimentación y migración de estos animales. "Necesitamos incrementar las acciones para identificar, proteger, conectar y gestionar eficazmente sitios importantes para las especies migratorias de todo el mundo", reclama el panel de científicos que ha liderado este trabajo. 

La comunidad científica también pide "fortalecer y ampliar los esfuerzos" para abordar la "captura ilegal e insostenible" de especies migratorias. Sobre todo, en el caso de los peces. Asimismo, se piden medidas más contundentes para proteger aquellas especies en mayor peligro de extinción. Y en general, "intensificar los esfuerzos para abordar el cambio climático así como la contaminación" que ahora mismo invade el planeta. "Las directrices proporcionadas por este informe ayudarán a respaldar acciones políticas muy necesarias para garantizar que las especies migratorias continúen prosperando en todo el mundo", añade Fraenkel durante la presentación de este trabajo.