Crisis climática

Un estudio advierte de que la cuenta atrás para evitar un calentamiento extremo se acelera

Naciones Unidas advierte de los "seis puntos de inflexión" que podrían causar "daños irreversibles" en la salud del planeta

15.000 científicos advierten sobre el drástico empeoramiento de los 'signos vitales' del planeta

Imagen de un central térmica de carbón.

Imagen de un central térmica de carbón.

Valentina Raffio

Valentina Raffio

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Si la humanidad no toma medidas drásticas para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, el mundo tiene un 50% de probabilidades de superar el umbral del calentamiento extremo antes de que acabe esta década. Este es el pronóstico al que apunta un estudio liderado por el Imperial College de Londres en el que se advierte de que, de seguir así, todo apunta a que en breve el calentamiento global superará los 1,5 grados de media y dará pie a aún más caos climático. "La ventana para evitar limitar el calentamiento global a unos niveles seguros se está cerrando rápidamente", comentan los expertos en un artículo publicado este mismo lunes en la revista científica 'Nature climate change'.

Según explican los impulsores del trabajo, estamos ante el análisis más exhaustivo y completo publicado hasta la fecha sobre el llamado presupuesto de carbono. Este concepto, acuñado hace ya décadas, sirve para ilustrar cuántos gases de efecto invernadero puede emitir la humanidad antes de provocar un determinado aumento de las temperaturas. En 2015, con la firma del ya famoso Acuerdo de París, casi dos centenares de países se comprometieron a reducir drásticamente sus emisiones para frenar el aumento de los termómetros a 1,5 grados de media ya que, según apuntan innumerables estudios científicos, este es el único umbral seguro para preservar la seguridad del planeta y las personas

"La ventana para evitar limitar el calentamiento global a unos niveles seguros se está cerrando rápidamente"

Siete años después de la entrada en vigor de este tratado, los registros demuestran que no solo no se está cumpliendo, sino que, además, incluso si se lograra aplicar al pie de la letra de forma inmediata sería insuficiente para esquivar el calentamiento global extremo. El análisis publicado este lunes advierte, por un lado, de que si seguimos emitiendo como hasta ahora en tan solo seis años habremos agotado el presupuesto de carbono disponible y, por el otro, que la cuenta atrás para evitar el calentamiento extremo parece que se está acelerando aún más. "Necesitamos tomar medidas más contundentes", advierte el equipo liderado por Robin Lamboll. 

Impacto real

Los números hablan claro. Según apunta el análisis publicado este lunes, para esquivar un calentamiento global extremo la humanidad debería emitir un máximo de 250 gigatoneladas de dióxido de carbono. Esta estimación es prácticamente la mitad de lo que se planteó hace tan solo unos años. Ello ha sido en parte porque desde la firma del Acuerdo de París las emisiones de gases de efecto invernadero han seguido creciendo (aunque a un ritmo menor al que se preveía antes de la entrada en vigor del tratado), y también porque algunos de los fenómenos que estaban ayudando a mitigar el impacto de estos gases están perdiendo potencia (como es el caso, por ejemplo, del impacto de algunos aerosoles). 

Los expertos, en este sentido, reclaman revisar de forma continua tanto la evolución del presupuesto de carbono como el impacto real de las medidas tomadas hasta la fecha para reducir las emisiones. "Sabemos que cualquier cálculo, por riguroso que sea, está sujeto a cambios y necesita ser revisado para entender su evolución", afirma el investigador Benjamin Sanderson, del Centre for International Climate and Environmental Research, en un análisis publicado en la 'News and views'. "Este último análisis demuestra qué tan pequeño es el presupuesto de carbono para alcanzar los 1,5 grados", añade el especialista. 

Llamada a la acción

¿Pero qué implicaciones tiene el hecho que, tal como señala este trabajo, el presupuesto de carbono se esté agotando más rápido de lo previsto? ¿Significa que no hay nada más que hacer para salvar el planeta? Los expertos afirman que estos resultados deberían tomarse más bien como una llamada a la acción.

"Cada tonelada ahorrada conduce a un menor aumento de la temperatura global"

Niklas Höhne

— Climatólogo

"Esto de ninguna manera significa que debamos rendirnos, todo lo contrario. Ahora que sabemos que el presupuesto de carbono es aún más ajustado de lo que creíamos, cada tonelada de dióxido de carbono ahorrada es aún más importante", comenta Niklas Höhne, director del Instituto New Climate, en declaraciones al portal 'Science Media Centre'. "Cada tonelada ahorrada conduce a un menor aumento de la temperatura global y, por lo tanto, a menos daños para el planeta", reflexiona el especialista tras la publicación de este trabajo.