27 nov 2020

Ir a contenido

CIVISMO

¿Quién hay detrás del reciclaje?

Ciudadanos, empresas, administraciones públicas, plantas de selección y recicladores tienen cada vez más claro su papel como agentes imprescindibles del ciclo del reciclaje

Lara Bau

¿Quién hay detrás del reciclaje?

El año pasado se reciclaron 270.716 toneladas de envases en Catalunya, contribuyendo de forma significativa a las más de 1,5 millones de toneladas recicladas a nivel nacional. Las cifras hablan por sí solas: la conservación del medioambiente día a día, envase tras envase, se ha convertido en una prioridad en nuestra sociedad. Pero, para conseguir y mantener los buenos resultados en esta asignatura obligatoria, es vital la implicación de todos los agentes del reciclaje.

La ciudadanía, acompañada por las administraciones locales y regionales, las empresas de distintos sectores, las plantas de selección y los recicladores forman los distintos eslabones de la cadena del reciclaje. Todos ellos ejercen un rol activo que se convierte en imprescindible para contribuir a salvar el planeta.

Para cumplir con este objetivo común, todos ellos trabajan de la mano de Ecoembes, la organización ambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases del contenedor amarillo y azul. Su tarea se centra en garantizar que el ciclo del reciclaje funciona y seguir impulsando la economía circular. Gracias a las sinergias entre todos ellos, la sociedad obtiene cada vez mejores resultados en esta tarea: gracias a los envases reciclados el pasado año se evitó la emisión de 1,6 millones de toneladas de CO₂ y se ahorraron 1,5 millones de toneladas de materias primas. Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer.

Todo empieza en casa

El ciclo del reciclaje comienza en casa, donde la vida cotidiana implica la generación de residuos. Comienza también en casa de Iris García, vecina de Sant Martí de Tous (Anoia, Barcelona), quién lleva muchos años reciclando y colaborando con la administración pública para el fomento de estos hábitos entre sus vecinos. “Reciclo para contribuir a una mejor gestión de los recursos naturales, considero que se consumen en exceso”, explica García. Para ella, como para la mayoría de la ciudadanía, la separación de los residuos se ha convertido en un hábito más en casa -37 millones de españoles declaran hacerlo a diario-, necesario para garantizar la sostenibilidad de nuestro entorno.

Iris García, vecina de Sant Martí de Tous: "mi estrategia principal es reducir los residuos que generamos"

En su compromiso con el reciclaje, García participó en el programa piloto de Anoiaverda para fomentar la recogida puerta a puerta en esta comarca catalana, y está convencida de sus ventajas: “este sistema nos ayuda a separar absolutamente todo y a ser más conscientes de lo que generamos, porque no lo tiramos automáticamente en el contenedor: lo acumulamos en casa hasta que lo pasan a recoger”.

Sin embargo, García lo tiene claro: la mejor táctica para proteger el medioambiente es reducir y consumir responsablemente. “Mi estrategia principal para cuidar el medioambiente es reducir los residuos que generamos, por lo que opto por la compra de proximidad” explica.

Las claves para las compañías

Hasta que no se dé con alternativas, o no se popularicen, una gran parte de empresas envasadoras requieren de materias primas de todo tipo para seguir ofreciendo sus productos y que las estanterías de tiendas y supermercados sigan abastecidas. Estas compañías conforman el segundo eslabón de la cadena del reciclaje y su compromiso es vital para lograr este reto común.

Ana Palencia, directora de comunicación de Unilever España: "hemos podido reducir los residuos hasta un 30% con el ecodiseño"

Es el caso, por ejemplo, de Unilever España, una compañía especializada en la fabricación y comercialización de alimentos, productos de higiene personal y cosmética y productos para la limpieza del hogar. Es plenamente consciente de su papel en la generación de residuos y, por ello, “en el etiquetado de nuestros envases aparece el Punto Verde, que significa que la empresa que los produce está adherida a un sistema de gestión del residuo del envase”, puntualiza Ana Palencia, directora de comunicación de Unilever.

De la misma forma que Unilever, hasta 12.500 empresas españolas (2.527 de las cuales están en Catalunya), forman parte de Ecoembes con el fin de que los envases que ponen en el mercado sean reciclados, cumpliendo con lo que marca la ley.

“Creemos que las empresas somos un actor importante en la cadena, para ello estamos comprometidos con la sostenibilidad y la economía circular”, explica Palencia. En consecuencia, en el marco de este compromiso analizan el ciclo de vida de nuestros productos –desde las materias primas utilizadas, la forma de fabricarlos, transportarlos, el uso que se les da y la forma de reciclarlos– para reducir los residuos generados.

Una de sus herramientas en este proceso es el ecodiseño, que, entre otras medidas, estudia reducir la cantidad de material empleado en la fabricación del envase y la reintroducción de plástico y cartón reciclado en la cadena de producción. “Hemos hecho un análisis de los envases de todos los productos y, a través del ecodiseño, hemos podido reducir los residuos hasta un 30%”, destaca Palencia. Todos los esfuerzos, pequeños y grandes, son necesarios para lograr el éxito.

A través del ecodiseño, las empresas logran reducir la cantidad de material empleado en los envases

Ayuntamientos, garantes del servicio de reciclaje

De nada serviría el esfuerzo de ciudadanos y empresas sin el acompañamiento de los ayuntamientos. Ellos son los encargados de gestionar el servicio de recogida selectiva y el tratamiento de los residuos, convirtiéndose, de esta forma, en el tercer agente del ciclo del reciclaje.

“Como administración más cercana al ciudadano, tenemos el compromiso de trasladar de forma directa la importancia que tiene la recogida de residuos tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de vista de cuidado del medioambiente”, explica David Bote, alcalde de Mataró (Maresme, Barcelona) y presidente del Consorci per al tractament de residus sòlids urbans del Maresme, en referencia a la responsabilidad que tienen los ayuntamientos en el ciclo del reciclaje.

David Bote, alcalde de Mataró: "tenemos el compromiso de trasladar la importancia del reciclaje"

Para lograr esa misión “tenemos acciones previstas para concienciar de la necesidad de reciclar más y mejor”, resalta Bote. De hecho, en su compromiso por alcanzar los mejores datos de reciclaje, el ayuntamiento de la capital del Maresme apuesta por un plan estratégico de recogida selectiva en la ciudad más allá de las campañas: “probaremos con nuevos sistemas de recogida para avanzar más rápido y mejorar los porcentajes de recogida selectiva”, destaca el alcalde de la ciudad.

Todo sea para fomentar el reciclaje entre la ciudadanía, ya que, como explica Bote, “la materia prima es finita y pensar en las generaciones futuras es pensar en los materiales del futuro”.

Los últimos e imprescindibles

Tras la recogida, los residuos de los distintos contenedores se trasladan a una de las 96 plantas de selección que hay en España. Son el penúltimo eslabón de la cadena, teniendo en cuenta que ahí los materiales se clasifican para ser transformados en nueva materia primas en los recicladores.

Joan Valls, gerente de una planta de selección: "la ciudadanía deposita más envases en el contenedor amarillo"

Joan Valls es el gerente de una de las plantas de selección, en este caso dedicada a los envases que pertenecen al contenedor amarillo: “lo que hacemos es dividir los envases según sus tipologías utilizando elementos mecánicos”, explica.

De esta forma, en esta planta de Santa Maria de Palautordera (Vallès Oriental, Barcelona) diferencian entre film, PET, PEAD, plástico mezcla, acero, aluminio y briks. “La ciudadanía cada vez deposita más envases en el contenedor amarillo”, reflexiona Valls al respecto.

Balas de envases separados en planta de selección.

Sin embargo, las plantas de selección no son el último eslabón del ciclo. “En la planta separamos todos estos materiales por tipologías y los enviamos al reciclador correspondiente, que lleva a cabo los procesos químicos y de limpieza para que el material reciclado pueda competir en igualdad de condiciones con el material virgen”, explica Valls.

En España hay 422 recicladores homologados que consiguen que los envases se conviertan en una nueva materia prima con la que fabricar nuevos envases, fibra textil, mobiliario urbano o llantas de bicicleta, entre otras. Son los responsables de cerrar y volver a iniciar el ciclo del reciclaje, un ciclo en el que todos tenemos mucho que aportar.

Temas Reciclaje