23 oct 2020

Ir a contenido

INSPIRADOS EN GRETA THUNBERG

Los activistas de Friday for Future vuelven a manifestarse en todo el mundo

Los jóvenes han recordado la necesidad de luchar contra la emergencia climática

Manifestación de Fridays for Future en Barcelona, este viernes.

Manifestación de Fridays for Future en Barcelona, este viernes. / AFP / JOAN LAGO

Fridays For Future ha reclamado este viernes por la tarde "justicia climática" con una sentada en el centro de Barcelona, en el marco de las concentraciones que el movimiento ecologista ha organizado en ciudades de todo el mundo.

La protesta ha congregado a más de un centenar de personas en el carril central del Passeig de Gràcia, que ha sido acordonado con vallas como medida de seguridad ante el Covid-19.

Los manifestantes han clamado que "no hay un planeta B" y han defendido en un manifiesto la importancia de movilizarse por el clima, especialmente tras una pandemia que ha evidenciado la crisis global preexistente.

"El virus no es la causa, sino la consecuencia de una crisis sistémica profunda, y supone un cambio de contexto que apenas empezamos a comprender", han declarado.

Los ecologistas también han centrado parte de sus reivindicaciones en el ámbito del trabajo: "No podemos sostener un modelo que precariza y destruye vidas, territorios y ecosistemas. Queremos un modelo laboral que avance hacia una descarbonización real, que pase por la reducción de la producción y consumo de materias y energías".

Greta Thunberg en Estocolmo

En Estocolmo, los manifestantes se congregaron frente al Parlamento, ahí donde la joven militante Greta Thunberg inició su combate contra el cambio climático hace ahora dos años. Rodeada de una decena de activistas, la adolescente de 17 años pidió "aumentar la presión a las personas en el poder". "Tenemos que tratar la crisis climática como una crisis, es tan simple como eso", continuó, con su famoso cartel "Skolstrejk för klimatet" ("Huelga escolar por el clima") en la mano y llevando mascarilla.

Desde su regreso a Suecia tras un año sabático para defender la causa climática a través del mundo, Greta Thunberg retomó su costumbre de instalarse en los accesos del Parlamento cada viernes por la mañana. En Suecia estaban previstos unos 250 eventos con un límite de 50 participantes cada uno, según las restricciones sanitarias vigentes en el país.

A más de 2.000 kilómetros de la capital sueca, en el Ártico, Mya-Rose Craig, una ornitóloga de 18 años conocida como "birdgirl", es probablemente la activista más septentrional que se unió al día de movilizaciones.

La joven, con una pancarta "Youth Strike for Climate" (Huelga Juvenil por el Clima) en la mano, según fotos difundidas por la oenegé Greenpeace y tomadas el 20 de septiembre, se manifestó en el archipiélago noruego de Svalbard, en primera línea del cambio climático.

Medidas antiaglomeraciones

Desde Islandia hasta Australia, pasando por Jamaica, se esperaban más de 3.000 acciones el viernes en todo el mundo. En Viena, 6.000 manifestantes según los organizadores, 2.500 según la policía, se manifestaron pese al mal tiempo. Solo en Alemania, había más de 400 manifestaciones previstas, según "Fridays for future".

En Hamburgo, más de 6.000 personas participaron en esta primera movilización contra el cambio climático desde hace varios meses, según la policía. En Colonia, fueron 7.000, en Friburgo, 6.000 y en Bonn, 3.000, de acuerdo con recuentos de la policía.

No obstante, las autoridades locales habían limitado el número de participantes en varias ciudades por la pandemia de covid-19. En Múnich, la gran manifestación que estaba prevista fue finalmente anulada debido al alto índice de infección en la capital bávara, y fue sustituida por una concentración de 500 participantes.