Ir a contenido

Reciclaje

¿Quién recicla más en Catalunya?

Un estudio promovido por Ecoembes revela que es hombre, mayor de 55 años y separado

El hábito de reciclar los envases es motivo de orgullo para la mayoría de catalanes

Una mujer deposita un envase de plástico en el contenedor amarillo.

Una mujer deposita un envase de plástico en el contenedor amarillo.

Hombre, mayor de 55 años y separado. Si tuviéramos que definir cómo es el 'súper reciclador' en Catalunya, este sería su perfil. Así lo muestra el estudio 'Hábitos del reciclaje' realizado por el Instituto Apolda para Ecoembes, la organización medioambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España.

De ese mismo estudio se desprende que el 83,4% de las personas encuestadas en esta comunidad asegura ejercer el hábito del reciclaje en sus hogares. La principal razón por la que lo hacen: porque reciclar los envases es motivo de orgullo.

Para hacerlo posible, los catalanes tienen una media de 3,6 cubos en sus casas donde separar envases de plástico, latas o briks –los que van a contenedor amarillo-, entre otros, lo que viene a desmitificar aquello de ‘no reciclo porque no tengo espacio en casa donde separar los residuos’.

En términos generales, se podría decir que la sociedad catalana en su conjunto está concienciada con el acto de separar para reciclar, aunque los hombres (85,2%) lo hacen algo más que las mujeres (81,7%), cifras que en ambos casos están por encima de la media nacional (79,7% y 79,9%, respectivamente). Por franjas de edad, las personas con más de 55 años son las más recicladoras (86,7%), justo lo contrario de los jóvenes de entre 16 y 24 años (77,4%), el grupo de edad que menos ejerce el hábito del reciclaje en sus hogares. Por estado civil, son los separados quienes, con un 92,5%, lideran ese hábito.

Cada vez se recicla más y mejor

Con todo, los catalanes que consideran importante separar en origen sus residuos para su posterior reciclaje son la abrumadora mayoría. Además, cada año, según las encuestas realizadas, no solo se recicla más, sino que también se recicla mejor. Esto lo demuestra el hecho de que cada vez se tienen menos dudas a la hora de separar los residuos. Por ejemplo, el 80,2% de los encuestados afirma que deposita en el contenedor amarillo botellas, botes o garrafas de plástico, mientras que el 71,3% hace lo propio con los briks. Otros envases que la mayoría de ciudadanos relaciona de forma correcta con el contenedor amarillo son las tarrinas o vasos de yogurt de plástico (70,3%) y las bolsas, envoltorios y papel film de plástico (65,5%).

Una mujer introduce una caja de cartón en el contendor azul. 

Sin embargo, hay envases como los aerosoles y las pastas de dientes en los que los catalanes tienen más dudas. Para ayudar a resolver, Ecoembes pone a disposición de los ciudadanos A.I.R-e, un asistente de reciclaje disponible en 'app' gratuita, Twitter, Facebook Messenger y Alexa al que se pueden consultar todas las dudas para saber dónde depositar cada residuo de forma correcta y que, así, pueda ser reciclado.   

En 2018, los catalanes reciclaron 261.701 toneladas de envases de plástico, latas y briks (contendor amarillo) y de papel y cartón (contenedor azul), un 3,3% más que el año anterior. Traducido a kilos de envases por habitante, en el caso de los del contenedor amarillo fueron 18,5 y, en el del azul, 24,9.

Temas: Reciclaje