Ir a contenido

ENTREVISTA A LA MINISTRA DE TRANSICIÓN ECOLÓGICA

Teresa Ribera: "Las ayudas al vehículo eléctrico, incluidas bicis y patinetes, ya están a punto"

"El Castor no reabrirá. Ahora analizamos si hay que desmantelarlo o taponarlo definitivamente", agrega

El ministerio estudia la fórmula para que parte de los beneficios de las eléctricas se usen para bajar el recibo de la luz

Manuel Vilaseró

Entrevista a Teresa Ribera, Ministra para la Transición Ecológica / DAVID CASTRO

Teresa Ribera (Madrid, 1969), la ministra para la Transición Ecológica ha acordado sin ruido el plan de cierre de la obsoleta minería del carbón, ha embridado la desbocada tarifa eléctrica y eliminado el impuesto al sol en solo cuatro meses. Ahora acaba de sacudir la sociedad al poner fecha de caducidad al diésel y la gasolina en el borrador de la ley de cambio climático. Nos cuenta su visión de  este debate y nos adelanta alguna de las nuevas medidas que ya están en el horno.

Del revuelo causado por el anuncio de la prohibición de venta del diésel y la gasolina en el 2040 me quedo con la petición de los fabricantes que le han recordado que medidas similares en otros países como Francia y Alemania están siendo acompañadas con cuantiosas ayudas públicas a favor del coche eléctrico.

Me alegra mucho que tengan ese planteamiento porque hasta ahora solo reclamaban ayudas para vender y producir  los vehículos actuales, sin visión de futuro.  Nosotros sacaremos en breve, en las próximas semanas, una convocatoria a través del IDAE  (Instituto para a Diversificación y Ahorro de la Energía) con ayudas a la compra de vehículos, incluidos autobuses, así como motos, bicicletas y patinetes eléctricos, pero no solo esto. También apoyo a la I +D, aspecto clave para la reconversión que debe afrontar la industria, y a las infraestructuras de carga, que no hay.

¿Que prioridades se han fijado?

Las áreas metropolitanas. Me parece muy bien que la compañías eléctricas vayan a colocar electrolineras en todas las autovías, pero la gente tiene que perder el miedo al coche eléctrico y creo que la dimensión adecuada ahora son áreas metropolitanas, donde se puedan combinar distintas opciones de movilidad eléctrica.

Para eso hará falta dinero.

Tenemos un presupuesto asignado para este año de 50 millones  que estamos intentando incrementar al máximo, pero aún no me atrevo a dar una cifra.

¿Este plan tendrá continuación? Uno de los acuerdos con Podemos establecía ayudas ininterrumpidas a la movilidad eléctrica hasta el 2020.

El apoyo va a ser continuado en el tiempo. Hay algo que no ha salido a la luz y que nos va a ir muy bien. En la reunión de ministros de Medio Ambiente de la UE acordamos un sistema que incentiva la penetración de coches eléctricos creando un bonus para países que estén por debajo del umbral promedio de la UE. España está a la cola en la venta de coches eléctricos junto a los antiguos países del Este y seremos por tanto beneficiarios de ese apoyo financiero.

"Los fabricantes no cuentan que en Francia y Alemania la industria hace una aportación importante a las subvenciones"

¿Será suficiente?

Sí. Las ayudas se irán estableciendo de acuerdo con el sector y modulando lo que sea más necesario apoyar en cada momento. Lo que no cuentan los fabricantes es que en Alemania y Francia la industria hace una aportación importante a las subvenciones. La industria española ha hecho muy bien los deberes, con los ajustes necesarios durante los años de la crisis. Fue un ejercicio de responsabilidad importantísimo por parte de empresarios y de sindicatos pero llega el momento en que el planteamiento tiene que ser mucho más ambicioso y comprometido.

La reacción más dura la ha protagonizado de la UGT. Pepe Álvarez, su secretario general, lo ha calificado de barbaridad. ¿Ha hablado con él?

Si. Le he dicho que no lo comparto, que francamente lo que tienen que hacer es mirar al futuro, no al pasado. Si me parecieron, en cambio, muy clarificadoras las palabras del secretario de Comisiones Obreras, Unai Sordo, que creo que ha entendido de que va este debate: de acompañar este proceso de reconversión asegurando que el porcentaje del PIB de la industria y su empleo no se pierdan. Es absurdo poner puertas al campo.

La ministra, durante un momento de la entrevista. / DAVID CASTRO

También monopoliza usted el debate en la calle. Los ciudadanos se plantean que va a pasar con su coche ¿Que les diría?

Es que no estamos acostumbrados a pensar con tanta anticipación. A  mi me han llegado a hacer esta pregunta: “¿Qué hago con mi coche? No lo voy a poder vender”. Si usted piensa que el coche que tiene hoy lo va a mantener durante 25 años o 30 años es muy optimista porque duran un promedio 10 o 12 años. El coche que tenemos hoy es indiferente. Incluso si lo quiere comprar próximamente. Pero si lo va a adquirir más adelante simplemente lo que tiene que hacer es tomar nota de por donde van a ir las cosas.

Algunos han hablado de brindis al sol.

Nuestra propuesta lo que hace es dar orientaciones para que haya capacidad de anticipación y orientación para la reconversión de la industria en 22 años. Por tanto, no es un brindis al sol, es una señal orientadora importante. Es muy dificil pensar en un horizonte más laxo. Pensemos  que muchas ciudades en Europa y en Asia ya han introducido prohibiciones de circulación en 2025 y de matriculación en 2030. Las cosas hay que enmarcarlas en su justo contexto y sin exageraciones. Nadie piensa hoy, ni los fabricantes de coches, que los vehículos que circulen en 2040 será una emulación del actual. No sabemos si será eléctrico, de hidrógeno o de otra tecnología, pero lo que si sabemos es que serán vehículos que no emitirán CO2 ni otros contaminantes por nuestra salud y la de nuestros hijos.

"La mayor irresponsabilidad sería mirar hacia otro lado cuando está muy claro a donde vamos"

¿Si no nos ponemos las pilas corremos el riesgo de que en unos años nos invadan los coches eléctricos chinos, que van muy por delante?

Si dejamos pasar el tren es muy posible que nos pase por encima y ya no podamos subir. Y eso España no se lo puede permitir. El mayor riesgo, la mayor irresponsabilidad es mirar para otro lado cuando las señales están muy claras en cuanto a donde vamos. Lo que deberíamos conseguir es estructurar un plan para el sector del automóvil que determine cuales son las cualificaciones profesionales que se requieren, concentrar la inversión en la producción de los coches más avanzados y que el I+D se oriente en ese sentido.

"El impuesto al diésel se subirá aunque no haya presupuestos"

¿La equipración del impuesto al diésel se mantendrá aunque no se aprueben los presupuestos?

Es una subida de un tipo impositivo, de una figura fiscal que ya existe, con lo que basta con una decisión del Gobierno. Los motivos de la reforma fiscal siguen estando ahí. No hay nada que nos permita pensar que la fiscalidad del diésel  debe ser inferior a la de la gasolina.

¿Barajan la opción de alargar la vida de algunas nucleares?

Este es el núcleo del trabajo que estamos haciendo en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Estamos perfilando cual debe ser el escenario más razonable del mix energético y le pido paciencia porque en unas semanas lo daremos a conocer.

"El primer trimestre del 2019 haremos la primera subasta de renovables, como mínimo de 3.000 MW"

¿Es realmente posible instalar 3.000 megawatios de renovables al año hasta el 2030, como prevé el borrador de la ley? ¿Se hará siguiendo con el sistema de subastas?

Este es un gran desafío porque efectivamente se requieren subastas que vamos a llevar  cabo ya. La primera se hará el primer trimestre del 2019 y como mínimo será de 3.000 MW. Pero hay mucho más que podemos hacer. Nos planteamos hibridar parques eólicos y solares, instalando uno donde ya exista otro porque podemos aprovechar los puntos de conexión. El autoconsumo que acabamos de desbloquear también es importante. Así como potenciar el almacenamiento, que es fundamental en un proceso de transición.

¿Es viable ya desde el punto de vista tecnológico?

Hay una capacidad de almacenamiento fantástica que nunca ha sido contemplada a través del bombeo de la hidráulica con renovables. La misma agua vuelve a produce electricidad varias veces.  O como ya hace en Alemania, que aprovecha las baterías de los coches para verter a la red la energía que tienen almacenada, lo que ya es el colmo.

Usted dijo en una de sus primeras entrevistas que antes del verano tendría una respuesta para los inversores españoles atrapados por los recortes a la renovables del anterior Gobierno.

La vamos a tener pronto. No solamente para los inversores españoles, sino para todos.

¿Va a intentar alcanzar acuerdos con los inversiones extranjeros que han presentado demandas por valor de 15.000 millones de euros y han empeado a ganarlas? 

La estrategia jurídica emprendida por el anterior Gobierno hace difícil alcanzar acuerdos extrajudiciales. Pero es un asunto que hay que resolver ya porque hay un gran potencial de inversión extranjera para la modernización de nuestro país, pero esos inversores todavía tienen que superar la barrera de cerrar ese capítulo.

"Trabajamos en una ley que devuelva una retribución razonable a los inversores que sufrieron el recorte de la renovables"

¿Cómo?

Trabajamos ya en las soluciones. Es urgente que la ley resuelva esta situación cuanto antes para que recuperen una retribución razonable.  Los recortes han sido una de las cosas que más daño ha hecho en un momento en que es fundamental generar un buen clima de negocios y de confianza en la economía.

Tambien figura en el acuerdo con Podemos la supresión de los llamados ‘beneficios caídos del cielo’, las retribuciones extra que obtienen las compañías por la centrales hidroélectricas y nucleares que ya están amortizadas.

Sobre estos beneficios hay un debate teórico sobre si en realidad las centrales están o no amortizadas, pero más allá de esto se nos presenta un dilema ¿Como podemos combinar la electrificación de la sociedad, que generará también un gran volumen de negocio a las compañías, con los precios tan elevados que tenemos ahora. No es viable seguir así. Los precios son tan elevados porque surgen de un mercado en el que toda la electricidad se retribuye al coste del último megawatio que entra en el sistema que por definición es el más caro,  porque sus materias primas son caras y tienen un impuesto al CO2 a través del comercio de derechos de emisión. Se trata de ver como se socializa ese beneficio para facilitar el proceso de transición. Tenemos que ser suficientemente hábiles para hacerlo bien. No se trata de buscar castigar a nadie, sino que parte de esos beneficios sean destinados al interés público, a bajar la factura de la luz. Si electrificamos el país no podemos hacerlo con una factura inabordable.

"No sería viable electrificar el país con unas tarifas tan altas como las que tenemos"

¿Se va a desmantelar el Castor?

Tenemos un informe de Enagás y uno del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusets) y vamos a remitir esta información al Parlamento, que es a lo que yo me comprometí. Es bastante obvio que no hay que recuperar este almacén. Somos bastante escépticos sobre que sea necesario invertir en nuevas instalaciones de gas. Pero luego hay que tomar una decisión más compleja sobre lo que se ha quedado ahí. La lógica nos lleva a pensar que si no vamos a utilizarlo, lo que hay que hacer es desmantelarlo cuanto antes pero tenemos de hacerlo en condiciones de seguridad para evitar que se repitan los terremotos. Ante esta opción, los técnicos se muestran preocupados porque no es tan sencillo. La otra opción sería el taponamiento definitivo. Hoy hay un taponamiento provisional que evidentemente habría que reforzar."Las tormentas de este otoño ponen cara al cambio climático. Para evitar males mayores es urgente la reducción de emisiones"

"Las tormentas de este otoño ponen cara al cambio climático. Para evitar males mayores es urgente la reducción de emisiones"

Llevamos un otoño con temporales muy destructivos que no cesan y causan un goteo de muertes, la última en el descarrilamiento de un tren en Catalunya. Asumiendo que es una manifestación del cambio climático que ya lleva tiempo entre nosotros ¿Tenemos que acostumbrarnos o se podrá revertir en el futuro?

La mayor parte de estos fenómenos, su especial intensidad y frecuencia, son anomalías que han sido descritas por los científicos subrayando desde hace años que este es el tipo de cosas ponen ya cara al cambio climático. Y es muy probable que tengamos que acostumbranos a ello. Para evitar males mayores es urgente la reducción de emisiones. También tenemos que lograr que nuestras infraestructuras puedan resistir lo que está por venir.

Respecto a la reducción de las emisiones de CO2, las cinco grandes organizaciones ecologistas le reclaman más ambición. La UE se ha fijado un objetivo para el 2030 del 40% repecto a 1990, que quizás eleve al 45% y nosotros nos conformamos con el 20%.

He tenido la suerte, entre comillas, de formar parte de dos gobiernos que se han encontrado con el mismo problema. Y es que el gobierno anterior no se había tomado en serio la lucha contra el cambio climático. Discrepo de estas organizaciones. Nosotros reduciremos las emisiones un 37% en once años, lo que es un esfuerzo importantísimo  y nos colocará en el camino de lograr la descarbonización completa  veinte años más tarde. Dudo que tengamos capacidad de digerir todos los procesos que supondrían ir más allá de esta reducción.

La responsable de Transición Ecológica, respondiendo a las preguntas de este diario / DAVID CASTRO

"Rajoy firmó el acuerdo de París"

No será fácil conseguir que la ley de Cambio Climático se apruebe por consenso. Pablo Casado ha dicho que trabajan con datos manipulados de contaminación y  que ahora todo lo posible para que no se apruebe la fecha del 2040, mientras Ciudadanos habla de “chapuza” e improvisación”.

No es improvisación ni chapuza. Es de lo más corriente con respecto a lo que ocurre en países de nuestro entorno para cumplir con los acuerdos de París. Por cierto suscritos, firmados y ratificados siendo presidente Mariano Rajoy y respaldados por el Congreso por unanimidad. Es imposible cumplir París si no hay un proceso de cambio importantísimo en nuestro modelo de movilidad. Segunda cosa, los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son apabullantes. Conviene que antes de acusarnos de manipulacion se repasen los datos oficiales ofrecidos por la Comisión Europea y por la OMS sobre los efectos sobre la salud. La manipulaciones que si han existido y han salido a la luz son las de las emisiones de coches diésel llevadas a cabo por algunos fabricantes.