Ir a contenido

GESTIÓN DE LOS RECURSOS

Barcelona se prepara para reutilizar para consumo humano el agua de la depuradora de El Prat

Agbar defiende la regeneración como alternativa sostenible y asumible económicamente frente a la sequía

El agua obtenida, que tiene una pureza superior a la del río Llobregat, acabaría en los grifos domésticos

Antonio Madridejos

Vista de la EDAR (estación depuradora de aguas residuales) del Llobregat, en el municipio de El Prat. Incluye un tratamiento terciario o de ultradepuración.

Vista de la EDAR (estación depuradora de aguas residuales) del Llobregat, en el municipio de El Prat. Incluye un tratamiento terciario o de ultradepuración. / JOAN CORTADELLAS

Aigües de Barcelona tiene todo a punto para activar la red de reutilización si la actual sequía se agrava y es necesario echar mano de recursos de emergencia. Mediante sucesivos tratamientos de depuración, que se cuentan entre los más avanzados del mundo, las aguas residuales generadas por más de dos millones de personas, o al menos una parte del total, podrían acabar nuevamente en los grifos.

"En un plazo máximo de cuatro o cinco meses, los sistemas de reutilización podrían funcionar al 100% de su capacidad", ha explicado esta mañana Javier Santos, responsable de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) del Baix Llobregat. Sin embargo, lo cierto es que por ahora solo se encuentran al 0,7% de su capacidad total porque las administraciones no lo han considerado necesario y han preferido apostar por la desalinización, según ha lamentado Santos.

Teóricamente no hay un umbral a partir del cual la Generalitat dará el visto bueno a la reutilización de aguas para consumo humano. Los embalses de las Cuencas Internas de Catalunya, que abastecen a Barcelona y su región metropolitana, se encuentran en fase de prealerta con unas reservas al 46%, pero aún queda un buen trecho para llegar al 16% en el que empezarían a aplicarse restricciones domésticas. A partir del 40%, no obstante, ya empezarían las limitaciones para el riego urbano, fuentes ornamentales y llenado de piscinas, entre otras medidas.

¿Opción permanente?

En cualquier caso, Aigües de Barcelona considera que la reutilización es una opción que merecería ser permanente, no puntual, al estilo de lo que sucede en California, Israel, Kuwait y otros territorios muy avanzados en la gestión de los recursos hídricos. "La mejor alternativa para garantizar el suministro de agua potable es el empleo de agua regenerada", ha añadido Santos. El caso más conocido es el del condado californiano de Orange, con unos dos millones de habitantes, que cuenta con el sistema de reciclado con capacidad para generar hasta 265 millones de litros diarios.

La planta del Llobregat es la tercera mayor de España por volumen tratado, tras la EDAR Sur de Madrid y la EDAR del Besòs, y la única de Europa que incluye los sistemas más avanzados para realizar la regeneración completa del agua, incluyendo microfiltros y un tratamiento de desinfección por luz ultravioleta e hipoclorito de sodio, así como unas membranas de ósmosis inversa para eliminar la sal. Es lo que técnicamente se conocen como sistemas "terciario" y "cuaternario". Con estos avances, el agua obtenida es de calidad muy superior a la del propio río Llobregat, dice Santos. "Estamos regenerando 60 millones de litros al mes, cuando tenemos potencial para 300 millones de litros al día, el equivalente a 100 piscinas olímpicas", lamenta el jefe de la planta. 

La planta de regeneración se construyó de emergencia en el año 2007 con motivo de la última gran sequía, pero solo funcionó dos semanas de prueba porque unas repentinas lluvias pusieron fin al déficit de agua en los embalses. Desde entonces se mantiene al 0,7%, el mínimo para garantizar que no se deterioren los sistemas.

Tras los sistema de regeneración, el segundo pilar del proceso de regeneración es una conducción de 15 kilómetros que, siguiendo aproximadamente el cauce del Llobregat, parte de la EDAR y llega hasta Molins de Rei. Si fuera necesario, unos 2.000 litros por segundo de agua regenerada podrían ser impulsados hasta allí y vertidos al cauce del río. Y teniendo en cuenta que el caudal medio anual del Llobregat en esa zona ronda los seis metros cúbicos por segundo, la maniobra supondría un aporte extra de hasta el 30% y contribuiría a rellenar los maltrechos acuíferos. Finalmente, el agua avanzaría río abajo y sería captada en la planta potabilizadora de Sant Joan Despí para su definitiva redistribución por la red doméstica.

Además, sin necesidad de pasar por la potabilizadora, y por tanto sin tener el obligatorio visto bueno sanitario, la misma agua de la planta de regeneración también se podría enviar a las lagunas del delta del río Llobregat o emplearse para aumentar el caudal ecológico del río y su calidad ambiental, abastecer a las industrias de la Zona Franca y regar jardines. 

Sobrecoste asumible frente a la desalinizadora

El jefe de planta reconoce que poner en marcha los procesos de regeneración y bombear el agua por la tubería tendría un sobrecoste de 10 céntimos por cada metro cúbico (1.000 litros). Además, supondría una inversión inicial de 300.000 euros que debería aportar la Administración, propietaria de la instalación.

Sin embargo, Santos defiende en todo momento que esta opción es la "más idónea"para hacer frente a la sequía. "El mejor recurso sería la lluvia porque es una solución natural, pero la regeneración es la mejor infraestructura para paliar la sequía porque es la más eficiente y sostenible", asegura. El agua obtenida en la desalinizadora, insiste, es "tres o cuatro veces más cara que la reutilización de agua regenerada". "Es un recurso más eficiente y sostenible", resume.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.