Un gran metanero atraviesa por primera vez el Ártico entre Europa y Asia

El 'Christophe de Margerie viajó sin ayuda de rompehielos de Noruega a Corea del Sur en 19 días

La nueva ruta marítima, infranqueable hasta hace pocos años, es un 40% más rápida que el trayecto por Suez

El buque metanero ’Christophe de Margerie’.

El buque metanero ’Christophe de Margerie’. / TOTAL

Se lee en minutos

Un metanero ruso de 300 metros de eslora, el 'Christophe de Margerie', se ha convertido en el primer gran barco comercial que surca sin la ayuda de rompehielos el llamado Paso del Noreste, la indómita ruta que comunica Europa con el Pacífico a través de las costas de Siberia y el estrecho de Bering.

Debido a la presencia perpetua de espeso hielo, recorrer el Paso del Noreste -también conocido como Ruta del Norte- era hasta hace poco una quimera, pero la nueva realidad derivada del cambio climático, con las costas expeditas de hielo en los meses de verano, ha cambiado la situación y augura el surgimiento de una importante ruta comercial. "Es un gran acontecimiento para la apertura del Ártico", clamó el presidente ruso, Vladimir Putin, cuando zarpó el buque.

En lo que era su viaje inaugural, el 'Christophe de Margerie' completó el trayecto entre los puertos de Hammerfest, en Noruega, y Boryeong, en Corea del Sur, en solo 19 días, lo que supone un 40% menos tiempo que la ruta tradicional a través del canal de Suez, según ha explicado la empresa propietaria del buque, Sovcomflot. El buque hizo una escala para cargar el gas natural en el puerto de Sabetta, en el mar de Kara (península de Yamal), y luego llegó sin contratiempos al puerto asiático.

Claro está que el 'Christophe de Margerie', que lleva el nombre del exdirector ejecutivo de la petrolera francesa Total, fallecido hace tres años en un accidente aéreo, no es un metanero cualquiera. Tras ser botado el 27 de julio en Noruega, enseguida empezó su singular periplo. Además de una capacidad de carga que asciende a 172.600 metros cúbicos de gas natural licuado (GNL), el buque fue concebido específicamente para resistir la navegación por un mar parcialmente helado –su casco reforzado le permite romper hielos de hasta 2,1 metros de espesor- y operar con temperaturas de hasta -52º. Tiene además dos motores diésel que le confieren una potencia similar a la del gran rompehielos nuclear ruso Arktika, como destaca el fabricante, lo que le ha permitido efectuar el recorrido a una velocidad media de 14 nudos. 

¿Todo el año?

Todas estas características han llevado a Sovcomflot a considerar que el metanero podría hacer el viaje durante "todo el año". De hecho, los ensayos efectuados en enero y febrero en los mares de Kara y Laptev confirmaron estas posibilidades. Sin embargo, el recorrido por el Ártico no es por ahora tan ventajoso como podría parecer debido a los elevados seguros que se deben suscribir.

La Ruta del Norte se abrió a la navegación comercial en el año 2009, pero lógicamente todavía no tiene gran tráfico. El año pasado, por ejemplo, transitaron por ella solo 16 mercantes, siempre con el apoyo de un rompehielos.  Rusia, no obstante, es optimista y considera que el tráfico comercial podría multiplicarse por 10 de aquí al 2020.

Evolución de la banquisa

La banquisa o capa de hielo flotante en el Ártico durante el mínimo anual, que suele alcanzarse a principios de septiembre, ocupa de media un 40% menos superficie que hace 30 años. Tras el mínimo registrado el año pasado, el resultado más alarmante de las últimas décadas, este verano se espera un ligera recuperación, según muestran las mediciones del Centro de Datos sobre Hielo y Nieve de Estados Unidos. La presente temporada se sitúa por ahora como la cuarta con menos hielo después de 2016, 2007, 2011 y 2012, pero todo indica que es una breve tregua y que el Ártico perdiendo cada vez más hielo. 

Rusia confía en que la fusión de los hielos costeros facilite la explotación y el transporte de sus enormes reservas de gas

Te puede interesar

El 'Christophe de Margerie' es el primero de una flota de 15 grandes metaneros que transportarán el GNL extraído en los ricos yacimientos de la península de Yamal, con unas reservas estimadas de 926.000 millones de metros cúbicos, hasta Asia. El proyecto en Yamal es propiedad mayoritaria de Novatek, el mayor productor independiente de gas de Rusia. 

La fusión de los hielos del Ártico alimenta la explotación de los recursos del subsuelo por parte de los países ribereños y trae consigo un aumento de las tensiones políticas por el control de las aguas. También las asociaciones ambientalistas han expresado su preocupación por los riesgos puede acarrear el aumento del tráfico en un ecosistema tan frágil como es el Ártico. Sovcomflot, no obstante, destaca que el 'Christophe de Margerie' puede ser propulsado por el gas licuado que está transportando,  lo que reduce sus emisiones de óxido de azufre en un 90% y las emisiones de óxido nitroso en otro 80%.