Ir a contenido

ARQUITECTOS DE ESPERANZA

Los ángeles de la investigación biomédica

Carreras populares, atractivas cenas, conciertos y venta de todo tipo de artesanías suman fondos para la gran conquista de la salud universal en manos de los investigadores

Carme Escales

Venta de pulseras del proyecto Candela de Sant Joan de Déu.

Venta de pulseras del proyecto Candela de Sant Joan de Déu.

Semillas que germinan a muy largo plazo nuestra sociedad compra pocas, por mucho que el potencial fruto sea muy prometedor para la vida misma. Pero los caminos de la investigación biomédica las necesitan. Sin ellas, la esperanza de hallar fórmulas que libren al cuerpo humano de amenazas que se cuelan o afloran en él no existiría. Seguiríamos muriendo por un resfriado. La labor de investigadoras e investigadores horas y horas ante un microscopio hilvana caminos de mejores diagnósticos y tratamientos médicos. Son verdaderos arquitectos de la esperanza de vida.

Entidades como la Fundació Catalana per a la Recerca i la Innovació (www.fundaciorecerca.cat) nacieron para incrementar el interés social por la investigación y suscitar la participación en ella. Donaciones de particulares y empresas inyectan energía monetaria para seguir investigando cómo vivir mejor, un mecenazgo vital que también llega de acciones grupales, la mayoría de veces tocadas por una enfermedad que enciende ganas de alentar a los investigadores a ampliar su labor. Son carreras populares que a cambio de un dorsal recaudan dinero para estudiar enfermedades comunes o minoritarias (www.enfermedades-raras.org). El próximo 11 de noviembre, mujeres de toda edad correrán en Barcelona La Carrera de la Mujer (www.carreradelamujer.com) que se convoca anualmente en diferentes capitales y donde competir es superación física y dar fondos para estudiar cánceres como el de mama, que el 19 de Octubre celebra su Día Mundial.

En palabras de la doctora Cristina Saura. del grupo de estudio del cáncer de mama del Instituto de Oncología del Vall d’Hebron (VHIO www.vhio.net), “como médico y persona considero una manera preciosa vehicular así el agradecimiento de pacientes o familiares por tratamientos recibidos. Canalizar sus gracias hacia la investigación nos permite realizar estudios académicos sin apoyo de la industria farmacéutica, y recoger datos preliminares para solicitar becas internacionales de investigación”.

"Recaudar fondos para investigar es una manera preciosa de vehicular el agradecimiento", dice desde el VHIO la doctora Cristina Saura

Positive es un ejemplo. “Queremos saber si el pronóstico de una paciente que ha vivido un cáncer de mama empeora tras un embarazo. Para ello, nos unimos a un grupo cooperativo europeo de investigación, el IBCSG, para evaluar a mujeres que en esas circunstancias deciden quedarse embarazadas”, explica Saura. El estudio se financia gracias a iniciativas solidarias como cenas o actividades que se montan espontáneamente. “Pueden parecer pequeñas contribuciones, pero son de gran valor para nuestro trabajo”, asegura la doctora.

La esperanza médica en manos de esos pequeños gestos sociales enlazan cada día desde cualquier rincón del territorio la mayor esperanza de todas: sumar iniciativas a cada instante para hacer que la rueda de la investigación gire cada vez más y más rápido, con más profesionales haciendo diana en lo que nos inquieta de la salud. Desde Prats de Lluçanès, Ester Armengol ha vinculado a su iniciativa empresarial –como tantos emprendedores- su contribución a la investigación médica. Hace un año creó una marca de cosmética 100% natural (www.monaromanatural.com). Una de sus creaciones, un brillo de labios (lipgloss), la hizo pensando decididamente en donar la recaudación de ventas a la Unidad de Investigación del Hospital General de Vic para que la dedique a estudios sobre todo tipo de cáncer. Su impulso solidario partió de la enfermedad de su madre, “pasó un cáncer de útero mientras mis niñas eran pequeñas y por ello no pude estar a su lado tanto como quise”, explica. “Solemos homenajear a quien ya no está, pero ¿por qué no a quienes, como mi madre, han superado un cáncer?”, expone.

UNA AYUDA MARATONIANA

En diciembre de 1992 en un plató de Televisió de Catalunya nacía la Marató, una jornada televisiva completa dedicada a difundir información sobre una enfermedad, con intervención de pacientes, familiares, médicos e investigadores. A estos últimos incumbe directamente el objetivo principal de la maratoniana emisión: recoger donativos para investigar. La leucemia fue la primera protagonista de la Marató que en aquella primera edición recaudó 1.230.128 euros para estudiar este cáncer de los glóbulos blancos. El pasado año, las enfermedades infecciosas recogieron 9.758.075 euros. Hasta el 2016 se han financiado 793 proyectos de investigación -los del 2017 no se han distribuido aún- gracias en gran parte a la movilización de la gente organizando actividades el mismo día de la Marató o durante todo el año. “El tejido asociativo en Catalunya es tan impresionante que más de un millón de personas han montado más de 3.000 actividades, también en ciudades como París o Bruselas, para recoger fondos”, señala el coordinador de actividades de la Fundació La Marató de TV-3, Joaquim Condomines. La próxima edición (16 de diciembre) se dedica al cáncer.

Temas: +Personas