Ir a contenido
Rafa Nadal y Xisca Perelló, en una gala de la fundación del tenista.

Todo lo que se sabe (y lo que no) de la boda de Rafa Nadal

El Periódico

La localidad mallorquina de Pollença se convertirá el próximo sábado, 19 de octubre, en un plató global con la boda del tenista Rafa Nadal y la economista Xisca Perelló –con este nombre se la conoce, pese a que ella últimamente prefiere que la llamen Mery– , que se casarán tras 14 años de noviazgo en una ceremonia religiosa y acorazada. A pesar del voto de silencio y discreción que han impuesto los novios –los móviles estarán vetados y los empleados y proveedores han tenido que firmar contratos de confidencialidad–, aquí va una guía de los preparativos que han ido trascendiendo del secreto de sumario. 

Vista aérea de 'Sa Fortalesa', un castillo del siglo XVII. 

Una fortaleza por 40.000 euros al día

Dado que la discreción siempre ha sido el tercer integrante de la pareja, los novios han elegido una de las fincas más inexpugnables e impresionantes de Mallorca, informa Clàudia Darder. 'Sa Fortalesa' –un castillo del siglo XVII situado en la península de la Punta Avançada de Pollença– es, tal como apunta su nombre, una finca blindada a la que se puede acceder por tierra (se llega por el camino de Formentor), mar (tiene dos calas con amarres) y aire (cuenta con heliopuerto, donde se prevé que aterrice el rey emérito Juan Carlos, al que la pareja invitó personalmente cuando, el pasado julio, visitó la academia del tenista junto a la reina Sofía, si es que al final asiste al enlace).

La propiedad, de 87.000 metros cuadrados, cuenta con impresionantes vistas al mar

El blindaje, sin embargo, arroja abultadas facturas. Alquilar la fortaleza un día –sin incluir el arrendamiento de las habitaciones– cuesta alrededor de 40.000 euros. Esta minuta permite utilizar la mayoría de los espacios de la finca, que incluye una pequeña caseta en la que los novios suelen cambiarse y prepararse. La propiedad, de  87.000 metros cuadrados, cuenta con impresionantes vistas al mar, jardines que se pierden en el horizonte y construcciones interiores totalmente equipadas que ya fueron testigo de la boda de tres días del futbolista galés Gareth Bale.

Sophie Kors, el ‘señor lobo’ del enlace

En la sala de máquinas del fabuloso engranaje que supone una boda para 500 invitados se encuentra la empresa de Barcelona Sophie Kors, especializada en la organización de enlaces. Marta Cors y Anna Hernández, que ya han colaborado con el tenista en diversos actos deportivos, llevan más de 20 años trabajando en la producción de  bodas y eventos, tareas en las que prometen precisión suiza y, por supuesto, confidencialidad. Por ejemplo, ya ejercieron de 'señores lobo' en la boda sorpresa del futbolista del Valencia Mario Suárez y la mallorquina Malena Costa, quien, como el resto de invitados, pensando que iba a un cumpleaños se encontró con su pareja aguardándola vestido de blanco frente a un altar a pie de playa. Por suerte, no le pareció mal el plan y se casaron.  

Tomeu Català, el sacerdote que casará Rafa Nadal y Xisca Perelló.  /C. Darder

Un cura fundador de Projecte Home

Asegura el sacerdote Tomeu Català que en realidad se enteró por la prensa de que era uno de los candidatos para casar a Rafa Nadal y Xisca Perelló. No solo eso: también supo por los diarios la hora exacta en la que iba a celebrarse la ceremonia. «Tuve que llamarles para saber si era cierto», cuenta entre risas el párroco, absolutamente ajeno al zumbido mediático de un acontecimiento que, para él, se resume en que casará «a dos personas que se quieren».  Fundador de Projecte Home, el religioso, que solo tiene palabras afables para la pareja, es un viejo conocido de la familia Nadal.

Las barcelonesas Marta Cors y Anna Hernández se han encargado de los preparativos nupciales

El abuelo del tenista, al que le debe el nombre, era director de orquesta y participó en numerosas ocasiones en conciertos destinados a esta entidad que trabaja en favor de la rehabilitación de personas con problemas de adicción. El padre del deportista, Sebastián, que dirige una empresa de cristales y varios negocios inmobiliarios, también contribuyó en la construcción de la nueva sede en Palma de Projecte Home. Y con el novio coincidió el párroco en el 2006 en una entrega de premios donde ambos fueron galardonados. «Desde entonces he seguido su carrera muy de cerca, es una persona que ama y es amado, y eso ni se compra ni se vende», asegura el sacerdote, quien subraya que los novios desean un enlace «sencillo, personal e íntimo».

La chef mallorquina Maca de Castro. 

La "brutal" proyección de Pollença

Todo lo que Tomeu Cifre, alcalde de Pollença, sabe del enlace le ha llegado por la prensa y por los comentarios a pie de acera. Y aunque con los compañeros del ayuntamiento bromea con que «es una lástima» que no hayan sido invitados a la boda, entiende que el despliegue «tendrá una trascendencia brutal para Pollença», ya que personas de todo el mundo podrán descubrir, asegura, que «este es un lugar turístico privilegiado». Según el alcalde, que sí casó al jugador de básquet palmesano Rudy Fernández y a la modelo Helen Lindes en el mismo enclave, la policía local ese día estará a disposición de la Guardia Civil, encargada del dispositivo de seguridad del enlace.

'Dress code': de blanco y etiqueta

Todas las quinielas apuntan–entre ellas la de la revista '¡Hola!', decana en lo suyo– que Rosa Clará firmará finalmente el vestido nupcial de Xisca, del que se supone, teniendo en cuenta el clasicismo de la pareja, que será largo y blanco. La revista también insistía esta semana en que el sastre italiano Brunello Cucinelli, apodado el filósofo del 'cashemer', será el encargado de vestir al tenista en su tránsito al matrimonio.

Una chef mallorquina estrella Michelin

La chef mallorquina Macarena de Castro, con una estrella Michelin, será la encargada de conseguir que los invitados de la boda de Rafa Nadal y Xisca Perelló se relaman durante el convite. El Jardín, el catering que lleva junto a su hermano Dani de Castro, es uno de los más grandes de Mallorca, aunque puede ser que cuenten con el apoyo de alguna otra empresa. Es posible, además, que no sea la única chef que firme el menú, algo complicado de confirmar dado el hermetismo y los contratos de confidencialidad del evento.

Maca de Castro ha sido contratada por la Casa Real hasta en dos ocasiones para la habitual recepción oficial que ofrecen los Reyes todos los veranos en el Palau de l’Almudaina. Además, también ha cocinado para seis comensales en Marivent.