Ir a contenido
Alicia Requena y María López: "Lo que sienten nuestras hijas por el fútbol es pasión"

JULIO CARBÓ

ENTREVISTA

Alicia Requena y María López: "Lo que sienten nuestras hijas por el fútbol es pasión"

Estas dos madres de jugadoras relatan cómo viven sus pequeñas la afición al deporte rey

Eva Melús

Mujer, cuñada y tía de futbolistas. Cuando Alicia Requena (44) supo que sus dos bebés serían niñas suspiró aliviada con la idea de fines de semana sin partido. La profesora de la academia de baile estaba encantada con Laia, la mayor, que en seguida mostró maneras. Noa, en cambio, no tenía ningún interés. "Ella nació con un balón en los pies y debajo del uniforme del colegio, se ponía la camiseta de Messi. Lo suyo es pasión", explica su madre. 

María López (43), a la que le pasó algo parecido, asiente. Su hermano jugaba a fútbol y la familia la arrastraba a ella domingo sí y domingo también a ver el partido. "Nunca en la vida me habría planteado jugar al fútbol ni pasarme la vida de estadio en estadio como ahora", ríe. La vida, que da muchas vueltas, quiso que sus dos hijas, Judith (12) y Mireia (8), fueran futbolistas entusiastas. "No quería caldo, pues dos tazas", bromea. 

"Hay chicos que 
no entienden
que una chica
quiera jugar",
dice María López,
madre de Judith
y Mireia

Cuatro años pueden marcar un mundo de diferencia. En una ocasión, unos niños hicieron caer a Judith al suelo en el partidillo del patio para que no pudiera jugar. Resultado, un esguince para ella y prohibición de jugar durante varias semanas para todos ellos. "Hay niños que no entienden que una niña quiera jugar. Seguramente son niños que oyen comentarios en casa contra las chicas", reflexiona María. 

Mireia lo ha tenido más fácil. Nadie le ha discutido que quiera jugar. A los tres años prefería el Canal Barça a los dibujos animados y, desde siempre, aprovechaba cualquier oportunidad para jugar al fútbol. "Era tan pequeña entre las jugadoras mayores…", se enternece su madre.