Ir a contenido
Lucia Moholy.

Archivo

LUCÍA MOHOLY

Fotógrafa. 1894-1989

Núria Navarro

Sin su sistemática acta notarial de la Bauhaus, entre 1923 y 1928, la historia de la escuela perdería contorno. Lucia Schultz, hija de judíos adinerados propensos al socialismo, asistió a clases de Filosofía e Historia del Arte en Praga, en 1920 aceptó un puesto en la editorial berlinesa Ernst Rowohlt Verlag y se enamoró de un artista joven y pobre, László Moholy-Nagy. Cuando el húngaro fue nombrado maestro en la Bauhaus, en abril de 1923, ella le siguió a regañadientes. Una vez en Weimar, cogió la Leica y no dejó rincón, objetos y personas sin fotografiar.

Foto de la Bauhaus tomada por Lucia Schultz. / Archivo

En 1928, los Moholy abandonaron la Bauhaus para instalarse en Berlín, y un año después se divorciaron. Lucia abrió su propio estudio, tocando temas de arquitectura y publicidad y, a partir de 1929, vivió con el diputado comunista Theodor Neubauer, miembro de la resistencia antinazi que fue arrestado y encerrado en un campo de concentración.

Huyó a Praga y luego a Londres –donde se reunió el matrimonio–, depositando los negativos al cuidado de Moholy-Nagy, que a su vez los entregó a Gropius, que los empleó para relanzar la Bauhaus en Estados Unidos. Pero Lucia no tuvo acceso a su propio material original durante 12 años, cosa que lamentó en una carta de 1956. "Todos, excepto yo, se han beneficiado por el uso de mis fotografías".