Ir a contenido
Frank Zappa, cómo desintegrar el rock'n'roll

LA VIGENCIA ARTÍSTICA

Frank Zappa, cómo desintegrar el rock'n'roll

El músico de Baltimore rompió moldes y enseñó a tergiversar los clichés del género, si bien su influjo se advierte sobre todo en la música 'underground'

Jordi Bianciotto

Frank Zappa -de quien el próximo martes 4 de diciembre se cumplen 25 años de su muerte- es uno de los clásicos del rock en los que se registra una distancia más grande entre el prestigio de su figura y el conocimiento de su obra. Decir que fue un genio es un lugar común, pero el elogio suele espesarse cuando se solicita un poco de concreción. ¿Por qué fue importante Zappa para la evolución musical?

Nadie ha sonado como él, fruto de un instinto rompemoldes y de una sólida cultura musical. Vanguardista sin ser pretencioso, fundió virtuosismo y sentido del humor. Su obra, desde la psicodelia ‘free’ de ‘Peaches en Regalia’ hasta divertimentos en forma de estribillo en bucle como ‘You are what you is’, es un poliedro en el que hay experimentación, tergiversación de los géneros y un juguetón sexto sentido pop.

 

Las vanguardias de ayer

En la base, obsesiones como el compositor francés Edgar Varèse, con cuya pieza de 1930 ‘Ionisation’ (para trece percusionistas) torturó de jovencito a su madre hasta que esta le vetó el tocadiscos del comedor. Y Stravinsky, Cage, y ‘bluesmen’ como Howlin’ Wolf. Pero Zappa sintonizó con el rock’n’roll para apropiarse de su estética, su conexión popular y sus solos de guitarra, y enseñó a no darle tanta importancia y a denunciar sus clichés.

Sus creaciones deslizan armonías distintas, timbres inhabituales, giros bruscos, repeticiones obsesivas, coros burlescos y estribillos muy amigables pero envueltos en un halo excéntrico. Y letras ácidas; sexuales o políticas. Un cuerpo artístico extraño: ¿influyente en las sucesivas generaciones del rock?

Sí, pero hay que buscar bajo radar, en la vanguardia neoyorkina de The Red Krayola, en el pop imprevisible de They Might Be Giants, en el rock selvático de The Mars Volta o en el prog-metal de Primus y Mr. Bungle. En nuestras latitudes, en Javier Colis y Mil Dolores Pequeños, o en la Barcelona 'underground' que enlaza a Perucho's con el Moviment d’Insurrecció Sonora. Y en los músicos que él hizo crecer, como Adrian Belew (que Bowie le birló en plena gira, en 1978) y el héroe metalero Steve Vai. Todos tienen algo de él, aunque Zappa solo hubo uno.

Temas: Música