Ir a contenido

DENUNCIADO POR ACOSADOR

Terry Richardson: el último paria

Tras el estallido del 'escándalo Weinstein', la estrella del fotógrafo de moda se está apagando

Ricardo Mir de Francia

Terry Richardson: el último paria

TÀSSIES

La fotografía de Terry Richardson tiene algo de paseo funambulista por el filo de la navaja, una mirada cruda, provocadora y casi siempre sexualmente explícita. El maquillaje escasea y también los filtros o la sobreproducción que suele vestir la estética del glamur, el pastoso concepto que inunda revistas y anuncios de televisión. Sus imágenes sugieren noche, travesuras y excesos. Son descarnadas como una mala resaca. Obscenas como una versión para todos los públicos de un concierto de G.G. Allin. Y, a veces, denigrantemente sexistas. Evocan transgresión e incorrección política, el motivo seguramente por el que Richardson se convirtió en uno de los fotógrafos fetiche de la industria de la moda, las estrellas del cine y de la música. Un estatus que se está yendo ahora rápidamente al garete.

‘Omertà’ corporativista

Posiblemente nada hubiera sucedido –o tal vez, sí– de no haber generado tanto revuelo el caso de Harvey Weinstein, el endiosado productor de Hollywood al que numerosas mujeres han acusado de abusos sexuales y violación. La omertà corporativista se ha roto, al menos temporalmente, y el #MeToo (Yo también) ha irrumpido en las redes sociales como una catarsis colectiva de muchas que hasta ahora no se atrevieron a hablar de sus experiencias denigrantes o directamente criminales de las que han sido objeto. En el caso de Richardson han sido sus clientes los que han dado el paso ante el runrún que desde hace años le persigue y el nuevo clima de supuesta tolerancia cero que se ha impuesto hacia ciertos comportamientos.

Condé Nast International, la editora de 'Vogue', 'Vanity Fair', 'GQ' o 'Glamour' fue la primera en airear que dejaba de trabajar con el neoyorquino de 52 años. «El acoso sexual en cualquiera de sus formas es inaceptable y no será tolerado», dijo su subsidiaria americana. Al plante se han sumado la histórica 'Harper’s Baazar', uno de los mejores clientes de Richardson, o el 'Wall Street Journal', que en septiembre publicó uno de sus últimos trabajos en la revista 'W'. Marcas como Bulgari, Valentino o Diesel han hecho lo propio con el que era hasta ahora uno de los talentos con más caché de la industria, con unos honorarios que rondarían los 160.000 dólares al día, según se ha publicado. 

Durante años ha cultivado con orgullo una reputación de libertino indomable

Richardson nunca ha ocultado sus pulsiones. Durante años ha cultivado con orgullo una reputación de libertino indomable, o de pervertido insaciable si se prefiere, sin importarle aparentemente que le describieran como «el secreto más vergonzoso de la moda» ('The Guardian') o «el notorio cerdo fotógrafo de moda» ('The Village Voice'). El sexo era parte de su arte. En sus campañas de moda retrató a modelos abiertas de piernas, simulando felaciones con plátanos y ubres de vaca u orinando sobre la nieve. Él mismo les pedía que le llamaran 'tío Terry', y era de dominio público que se desnudaba a menudo al fotografiarlas. Uno de sus trabajos más extremos, Kibosh, es un libro de más de 300 páginas explícitas que puede leerse como un monumento a su pene. «Es el trabajo de mi vida», llegó a afirmar. 

Frente a la prensa, no disimulaba. Decía lo que otros practicaban o conocían, pero callaban. «No se trata de a quién conoces, sino a quién se la chupas. Por algo tengo un agujero en mis vaqueros», dijo en una entrevista. O «yo fui un chico tímido y ahora soy este tipo poderoso y empalmado que domina a todas estas chicas».

Obama no tuvo reparos en ponerse frente a su cámara. Ni Beyoncé, ni Lady Gaga, ni Leonardo di CaprioLena Dunham o Jessica AlbaMiley Cyrus se desnudó para él en uno de sus vídeos y se retrató frente a su cámara chupando helados. 

Richardson siempre ha negado que haya cometido comportamientos ilícitos, y esta semana lo ha vuelto a hacer. «Terry es un artista conocido por su trabajo sexualmente explícito», dijo su publicista. Todas sus modelos, añadió, «participaron de manera consentida», dijo su publicista.

Modelos indignadas

Por el momento, es su palabra contra la de algunas modelos que salieron escaldadas de sus sesiones fotográficas. Nombres como la danesa Rie Rasmussen, que en 2010 le acusó de «manipular» a jóvenes como ella para que se desnuden y «tomarles imágenes de las que luego se avergüenzan». Así se sintió la supermodelo Coco Rocha en un trabajo para la edición francesa de 'Vogue', en la que posó escupiendo leche en una posición poco digna. «Posé para él, pero no me sentí cómoda y no lo volveré a hacer», dijo aquel mismo año. En 2014 volvieron a aparecer nuevas alegaciones. Anna del Gaizo le acusó de haberla asaltado sexualmente al presionarla para que se tuviera sexo con él durante una sesión de fotos en su pasa. «De repente, sentí una polla presionándose en la cara», escribió en la revista 'Jezebel'. «Me la puso en los labios. Claramente quería una mamada y quería documentarlo con la cámara». Otras como Emma Appleton le acusaron de haberle pedido sexo a cambio de garantizarle que sus fotos saldrían en 'Vogue'. 

Richardson insiste en que está siendo víctima de una «emotiva caza de brujas», pero la industria ya le ha juzgado. Como Weinstein, se está convirtiendo en un paria.

0 Comentarios
cargando