Ir a contenido

Propósitos de Año Nuevo

Lucía Etxebarria

Propósitos de Año Nuevo

JORDI COTRINA

Esta noche muchos van a redactar una lista de deseos. Como las uvas solo me permiten 12, yo suelo tirar por  la lista de Propósitos de Año Nuevo, que llega a ser tan larga como la lista de la compra para los días de fiesta. Ahora que me estaba planteando redactar la de este año, es cuando veo que no he cumplido uno solo de los que me planteé el año pasado. Así que es importante recordar que el Año Nuevo no es el tiempo indicado para proponerse cambios de carácter extraordinarios ni tampoco para pedir imposibles. Si nos planteamos propósitos o deseos realistas tendremos más probabilidades de cumplirlos durante el año.

ALGUNOS EJEMPLOS:

Adelgazar. Tranqui. Vas a adelgazar parte de lo ganado en las fiestas, más que nada porque es muy probable que a 6 de enero tu estómago esté más destrozado que la carrera del niño de 'Solo en casa'Si aún deseas adelgazar más, recuerda: si eres mujer, fíjate en Kim Kardashian. No necesitas adelgazar, solo necesitas una buena faja. Si eres hombre, adopta la estética oso: pelo rapado, barba poblada y barriga cervecera lucida con orgullo (una camisa de leñador a cuadros es opcional). La vida es demasiado corta para contar calorías.

Dejar de fumar. Te puedes hacer adicto a los chicles de nicotina. En ese caso es probable que desarrolles cáncer de mandíbula dentro de un tiempo, así que no tendrás que preocuparte por el de pulmón. Por cierto, este propósito es incompatible con el anterior (adelgazar). Procura que ambos no coincidan en las listas.

Ir al gimnasio. Para cumplir este propósito hay dos sistemas que suelen resultar efectivos. Ve al Metropolitan. Es carísimo, pero la gente es tan guapa que no irás a hacer ejercicio, irás a mirarlos. Y tendrás que hacer algo de ejercicio para disimular. Si no tienes dinero para pagar su desorbitada tarifa, existe otro sistema: llámale 'caranchoa' al mayor malote de tu barrio. Ya no te quedará más remedio que ir todos los días al gimnasio a hacer pesas, por si acaso te lo vuelves a encontrar.

Ser ordenado/ organizado. Los que hacemos este propósito y lo incumplimos cada año deberíamos ser realistas y cambiarlo por el de ser un poquitín ordenado/ organizado. Yo suelo limpiar y organizar mi despacho. Esto lleva a que todos los papeles que han salido de mi despacho acaben en la mesa del comedor o encima de mi cama. Como estoy obligada a comer y dormir, acabo trasladando el papeleo a la cocina. Incluso a la terraza. Eso sí, el despacho está organizado. Si tienes la suerte de tener garaje, un mundo de posibilidades se abre ante ti.

No conducir, enviar mensajes de guasap, o mails o colgar fotos  en  redes sociales si estás borracho. Ya sabes que te vas a arrepentir cuando recibas las respuestas. (Muy especialmente si ni siquiera recuerdas lo que enviaste o colgaste). Como es muy probable que cuando estés borracho no recuerdes este sabio consejo, informa de este propósito a tus más cercanas amistades, y entrégales el móvil antes de salir de fiesta.

Amate y acéptate. Este es el propósito más importante y el que incluye en sí a todos los demás. Tan simple como repetir unos sencillos mantras del estilo: "Dejo marchar mis sentimientos de culpa y acepto a mi psicópata interior", "Asumo las responsabilidades y consecuencias de mis actos excepto si puedo culpar a otra persona", "No necesito sufrir en silencio si puedo gimotear y dar la brasa en compañía", "Celebro, abrazo y honro cada uno de los aspectos de mi ser, los brillantes y los que grises proyectan mis sombras, incluso si algunos no están en consonancia con el Código Penal". Seguro que se te ocurren otros. Es cuestión de imaginación.

Sal de tu zona de confort. Por ejemplo: ¿te pasas todas las noches en pijama en la cama, enganchado al ordenador, viendo una serie tras otra? Trata de hacerlo vestido y en la mesa del comedor.

Lo dicho: no nos impongamos una meta hercúlea el primero de año, no le pidamos a las uvas lo que no nos van a conceder. Son uvas, no son el genio de la lámpara:lo que no puede ser no puede ser y además es imposible.

También puede ser usted más expeditivo y hacerse el siguiente propósito para el 2017: No escribir más listas de propósitos. Si es usted capaz de conseguirlos, le envidio. Yo soy adicta.

Feliz 2017 de todo corazón.

0 Comentarios
cargando